Cartas

Ley de CostasGazet Van Antwerpen

Calefacción escolar

Según declaraciones del nuevo delegado provincial de Educación hechas a este diario: "los centros escolares tienen instalación de calefacción, pero compete a los directores pagar las facturas; sólo es cuestión de organización". Pues no, señor delegado, me temo que está usted mal informado; por lo menos el 80 % de los institutos de Secundaria de la costa, y unos cuantos más en el interior, carecen de cualquier instalación fija de calefacción. Y en cuanto a los "calefactores" que menciona, esos que tenían ustedes en el último centro que dirigió, y que supongo eran portátiles, ¿quién se ocupaba de encenderlos antes de la primera clase? ¿Los había en todas las aulas? ¿Acaso recorría el conserje todas y cada una de las aulas para encenderlos antes de la llegada de profesores y alumnos al instituto? Por otra parte, si no me engaño, se refiere usted a aparatos de no más de 1.000 vatios. ¿Considera usted suficiente esa potencia para un aula de 40 metros cuadrados? Señor delegado, la única verdad es que en una gran mayoría de centros no existe calefacción alguna y se pasa un frío considerable, con lo que eso supone para la salud de los que en ellos trabajamos.

Gonzalo Guijarro Puebla (portavoz de la Asociación de Profesores de Instituto de Andalucía, APIA)

Inmigrantes

Se supone que España es un país libre y democrático, o por lo menos por ello luchamos, y nosotros mismos nos contradecimos. Criticamos a los emigrantes que vienen aquí para mejorar su calidad de vida, vienen con un permiso de turista de seis meses, y se quedan aquí sin papeles, porque lo prefieren así antes de regresar a su infierno. Decimos que nos quitan los puestos de trabajo porque a ellos no les importa trabajar día y noche para así en un mes poder ganar 800 euros, lo que cobran en su país en un año de trabajo, como por ejemplo Paraguay o Ecuador. No nos gusta (nos meteremos todos en el saco) que emigren a nuestro país, pero yo me pregunto: ¿y nuestros abuelos y otros familiares, que tuvieron que emigrar a países como Alemania porque aquí no podían mantener a su familia? Esos países nos acogieron, pero de eso ya nadie se acuerda, queda en el pasado, en la memoria de los que emigraron. ¿No fuimos los españoles también emigrantes algún día? Y, ¿quién sabe lo que pueda pasar? Quizás lo tengamos que hacer otra vez en un futuro, a ver como nos sentimos entonces.

Teresa López (Correo electrónico)

La gran vida

La banca española se ha dado la gran vida estos años con sus millonarios salarios+primas+stock option. Ahora dice que no hay dinero para los de siempre, que sólo hay dinero para el que ya tiene. Nada nuevo. La banca, por lo tanto, hace de banca. No sé qué esperaba este Gobierno. El Estado es el defensor y garante del interés general de un país. No puede dejar las políticas financieras en manos de una banca insolidaria y tramposa.

Antonio Ortiz (Correo electrónico)

Los propietarios de viviendas ubicadas en el litoral español, entre ellos numerosos belgas, vuelven a recuperar cierta serenidad después de que el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero decidiese moderar la controvertida Ley de Costas. Hace dos años, la ministra de Medio Ambiente, Cristina Narbona, desató una oleada de pánico en las costas al resucitar una ley aprobada hacía 20 años para proteger los 4.000 kilómetros de litoral contra construcciones ilegales y constructoras sin escrúpulos. Las reacciones no se hicieron esperar. Los propietarios, entre ellos numerosos extranjeros, declararon la guerra al Gobierno socialista. Las Embajadas del Reino Unido, Alemania y Bélgica pidieron esclarecimientos, y los europarlamentarios también presentaron preguntas. Madrid, sorprendido por las reacciones, anunció la semana pasada una modificación de la ley, que permitirá -a través de una puerta trasera- que los actuales propietarios puedan aún vender sus viviendas a particulares. Los extranjeros reaccionan con optimismo moderado, pero siguen expectantes porque aún persisten mucha incertidumbre. (...)

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios