José Julio Blanes Ruíz

Superhéroes

Si usted está leyendo el periódico es un valiente. Hay que tener un valor digno de película abrir un periódico en sábado para leer, una detrás de otra, noticias sobre subidas, recortes, peleas y explicaciones ininteligibles. Es usted un monstruo, una heroína, un fuera de serie, una fiera. Y es que hay que tener mucho valor para:

Asistir 

Impertérrito, al lanzamiento de objetos mutuo que PP y PSOE se dedican, incapaces de  ponerse de acuerdo ni en el día de la semana que es, culpándose mutuamente de todo lo malo que ha ocurrido, ocurre y ocurrirá, sin comprender que nos importa un pimiento quién se ha cargado el coche, que lo que queremos es que lo arreglen. Ambos.

Observar 

Sin un pestañeo, cómo una semana habla el presidente del BCE y parece que se ve una pequeña luz de esperanza y la semana siguiente vuelve a hablar y se lleva la bombilla, el cable y el contador de la luz. Y si nos descuidamos nos deja hasta sin velas para ver algo.

Escuchar

Con una media sonrisa, cómo, cada semana, sube algo necesario. Ahora le ha tocado a la tarifa de la luz. Ya no es que vivamos por encima de nuestras posibilidades, ahora vamos a poner el lavavajillas por encima de nuestras posibilidades.

Resistir 

Sin amago de desmayo, la comparecencia del presidente del Gobierno, que, como si fuera la pasarela Cibeles, anuncia que, en materia laboral, lo que ahora se lleva son los despidos temporales. El azul marino también va a pegar fuerte esta temporada, Presidente.

Presenciar 

Sin cambiar el gesto, cómo se destapan los desmanes contables de cajas y bancos mientras los autores se llevan indemnizaciones millonarias. Esa sensación de estar frente a un trilero que te anima a buscar la bolita, intuyendo que da igual el cubilete que señales, que la bolita la tiene en el bolsillo, al lado de su cuenta corriente.

Mirar 

Con la tranquilidad de un monje budista, cómo tu equipo de fútbol, en el que iba a ser el mejor año de su historia, se empieza a descomponer a la velocidad del rayo, no del Rayo Vallecano, del rayo de verdad. Por suerte, este equipo es como los buenos de las películas, por mucho que lo maten, medio cojo, con la nariz partida y la cabeza abierta, siempre vuelve.

Supermán era inmune a todo menos a la kriptonita, y encima podía volar gratis. Así no tiene ningún mérito ser un superhéroe, lo suyo, lo nuestro, si que es para hacer una película. O una trilogía.

@jjblanesmalaga

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios