El etarra de Portbou regresó a España para instalar un taller de explosivos

  • Grande-Marlaska ha decretado prisión sin fianza para Faustino Marcos, detenido el día 16 a bordo de un tren en Girona, y para Jon Rosales y Adur Atistegi, arrestados cerca de la frontera con Francia.

El presunto etarra Faustino Marcos Álvarez, detenido el pasado día 16 en Portbou (Girona) y que hoy ha ingresado en prisión sin fianza por orden del juez de la Audiencia Nacional Fernando Grande-Marlaska, había regresado a España con la intención de instalar un almacén y un taller de explosivos. Así consta en el auto de prisión dictado por Grande-Marlaska que relata que la razón de su vuelta a España tras permanecer casi 8 años en la clandestinidad en Francia era la "localización de un lugar donde depositar y elaborar artefactos explosivos".

El juez, que ha interrogado a Marcos en la Audiencia Nacional, también ha enviado a prisión a Jon Rosales Palenzuela y a Adur Aristegi Aragón, arrestados cerca de la frontera francesa en Camprodon (Girona) cuando intentaban huir al país vecino.

En sendos autos, el juez imputa a Faustino Marcos los delitos de integración en banda armada y de tenencia de armas y explosivos con fines terroristas. En el caso de Jon Rosales y Adur Aristegi Aragón, Grande-Marlaska les imputa la comisión de un delito de integración o colaboración con organización terrorista.

El juez relaciona a Rosales con Ibai Beobide, detenido el pasado sábado 13 de febrero en Guipúzcoa cuando circulaba en bicicleta y encargado de liderar al menos dos taldes de legales en el País Vasco, mientras que afirma que Aristegi intentaba ayudar a Rosales a huir a Francia. Según Grande-Marlaska, Beobide "dinamizó la constitución" de los taldes Imanol y Ezpala, para los que captó a Jon Rosales y a Ione Lozano Miranda, manifestando los dos su conformidad de integrarse en la banda terrorista. En el momento de su entrada en ETA, Beobide les entregó un lápiz de memoria que contenía el "sistema operativo" utilizado por la banda y diversa información sobre la elaboración de artefactos explosivos.

Tras la detención de Beobide el pasado sábado, Jon Rosales intenta huir a Francia pasando por Cataluña, momento en que fue arrestado en Camprodon junto a Adur Aristegi, quien le prestaba "auxilio" en su huida "poniendo los medios precisos" para su fuga a Francia. Aristegi ya fue detenido en julio 2008 por colaborar con el desarticulado comando Vizcaya, que entonces lideraba Arkaitz Goikoetxea.

Por su parte, Faustino Marcos ingresó en ETA en el año 2001, captado por Mikel Uzcudun Lizaur. Poco tiempo después, acudió a una cita con la dirigente etarra Ainhoa García Montero, quien le solicita que elabore informaciones de supuestos objetivos de la banda. En junio de 2002, y creyendo que podía ser objeto de seguimientos policiales, pasa a la clandestinidad a Francia, donde ha estado a las órdenes, entre otros, del entonces número uno de ETA Francisco Javier López Peña, alias Thierry, formando talde con Imanol Gómez González, fallecido en accidente de circulación.

Durante todo este tiempo mantiene contactos con otros liberados de ETA, actualmente en prisión en Francia, como Asier Eceiza Ayerra, Javier Arruabarrena, Ohiana Garmendia o Aitzol Iriondo, durante un tiempo jefe del aparato militar de la banda terrorista. Desde agosto de 2008, Marcos estaba a la órdenes de Mikel Oroz Torrea, en paradero desconocido, formando un talde con Alejandro Zobaran Arriola, dedicando fundamentalmente a la elaboración de explosivos, a la sustracción de vehículos y a la falsificación de placas de matrículas.

En el momento de su detención en Portbou en un tren Talgo con origen en Montpelier y destino Cartagena, Marcos portaba tres DNI falsos, dos documentos de identidad franceses falsificados y un revólver Smith & Wesson calibre 38 especial, cargado con seis balas. Asimismo, los agentes se incautaron de un ordenador portátil, dos discos duros y cinco lápices de memoria que están siendo analizados.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios