Farmacéuticos llevan al Parlamento europeo las subastas de medicamentos

  • Dicen que el modelo andaluz discrimina a los pacientes que sólo acceden a 533 fármacos de los 14.000 disponibles en el resto de España

El próximo 24 de abril a las 17:30 el Parlamento europeo analizará el polémico modelo de subasta de medicamentos de Andalucía. Los boticarios llevan el asunto ante las autoridades comunitarias porque consideran que el sistema vulnera la libertad de elección de los pacientes y supone una discriminación, ya que los andaluces sólo acceden a 533 fármacos frente a los 14.000 disponibles para el resto de españoles. Sostienen además que atenta contra la libertad de dispensación de los farmacéuticos y contra la libre competencia. El modelo que utiliza la Junta para el suministro de fármacos consiste en una subasta a la baja. Los médicos deben prescribir los medicamentos de los laboratorios que resultan adjudicatarios de esa puja.

"Estamos hartos de que los pacientes se quejen de que los medicamentos les sientan mal", aseguró María Teresa Martín, de la Asociación de Farmacéuticos de Andalucía (Afaran), que ha llevado el tema al Parlamento europeo. Ese día, la Comisión de Peticiones analizará si abre el debate sobre este sistema. Los fármacos de la subasta están autorizados por la Agencia Española del Medicamento. La mayoría procede de laboratorios de Asia y Europa del este. Recientemente el Tribunal Constitucional dictaminó que la Junta no invade competencias al establecer el modelo. "La subasta será legal, pero es una chapuza. Afecta al principio de equidad y si no ayudamos a los pacientes, nos convertimos en tenderos. Además, se cercena la libre competencia", dijo Martín.

Afarán informó ayer en el Colegio de Farmacéuticos a estos profesionales y a asociaciones de pacientes de los pasos que ha dado hasta llegar al Parlamento comunitario. "Así como se habla de la pobreza energética, esto es pobreza sanitaria. En ningún país se aplica este sistema", denunció Martín.

Los boticarios también advierten que los cambios de laboratorios, con las consiguientes variaciones de las cajas, generan confusiones entre los pacientes que toman muchos fármacos y, por lo tanto, una peor adherencia a los tratamientos. Además, Afarán estima que los desabastecimientos -que se producen cuando el laboratorio adjudicatario no puede suministrar el fármaco- rozan el 50%. Un porcentaje que la Junta rebaja al 12%. Asociaciones de pacientes presentes en la reunión del Colegio denunciaron la falta de eficacia de algunos fármacos de la subasta y las confusiones frecuentes por los cambios en las cajas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios