Algo debe cambiar, y pronto

Andalucía no es capaz de absorber el talento que genera. Un talento que, por cierto, aprovechan sabiamente otros países sin haber invertido un solo euro.

Del aburrimiento

Aquellos que saben suspender momentáneamente su yo dejan que la prosa del mundo exprese su verdad para entablar así relaciones auténticas con el medio.