Unos encapuchados asaltan a un vigilante y queman el chiringuito

  • El establecimiento, ubicado en Estepona, quedó calcinado

  • Los agresores le exigieron el dinero y prendieron fuego a un colchón

El chiringuito quedó calcinado. El chiringuito quedó calcinado.

El chiringuito quedó calcinado. / imagen cedida por la policía nacional

La Policía Nacional ha abierto una investigación tras el incendio, al parecer intencionado, que tuvo lugar la madrugada del domingo al lunes en un chiringuito en Estepona en el que un vigilante de seguridad fue asaltado por unos encapuchados que prendieron fuego al establecimiento. Los hechos se produjeron en torno a las 00:30, en un chiringuito ubicado en la playa de Guadalmansa, según informaron ayer desde la Comisaría provincial a través de un comunicado. La principal hipótesis que los investigadores manejan es que el vigilante del establecimiento de playa fue sorprendido en un momento determinado por unos asaltantes que tenían el rostro cubierto. Tras exigirle dinero y sustraerle el teléfono móvil, estos supuestamente prendieron fuego a un colchón ubicado en la cocina. Las llamas se propagaron rápidamente por todo el local, al punto de quedar completamente calcinado.

Los responsables del incendio liberaron al vigilante a unos 500 metros del establecimiento en la autovía, apuntaron desde la Comisaría provincial. Las circunstancias de los hechos están siendo objeto de investigación por parte de agentes de la Policía Nacional. Al cierre de esta edición no se había producido ninguna detención. La Policía Nacional también tiene abierta una investigación por un robo en una casa habitada acontecido la noche del jueves en Málaga capital en la que maniataron a una mujer y a su hija, que, además, tenían diversas heridas. Agentes de la Policía Nacional y de la Policía Local acudieron la pasada madrugada a un domicilio de la zona norte de la capital, en torno a las 4:00.

Unos vecinos oyeron los gritos de auxilio de una mujer, que procedían del interior de un piso ubicado en una planta baja de un edificio de viviendas. Tras acceder los agentes a la terraza del inmueble, observaron signos de haber forzado una puerta que da acceso a la misma. Una vez en el interior localizaron en una habitación a dos mujeres, madre e hija, de 75 y 37 años, respectivamente, maniatadas y con heridas de consideración producidas, al parecer, en un enfrentamiento con los presuntos responsables del asalto.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios