La rehabilitación de edificios vuelve a estar de moda en el centro

  • En los próximos meses habrá nuevas viviendas, oficinas y hoteles en la ciudad En la calle Casapalma ultiman las obras de un inmueble que se vende completo por 3 millones

Los andamios vuelven a estar de moda en el centro histórico de la ciudad. Basta con dar un pequeño paseo para comprobar que proliferan el número de edificios que están siendo rehabilitados y que serán utilizados como viviendas, oficinas u hoteles. En los próximos meses se podrán ver completamente reformados y en uso una serie de inmuebles que ahora mismo solo son una fachada deteriorada y en los que están trabajando a destajo decenas de personas de diferentes constructoras.

"Los promotores no están arrancando obras nuevas y una línea de trabajo que sí está creciendo es la rehabilitación porque hay ayudas del Ayuntamiento a través del Instituto Municipal de la Vivienda (IMV), de la Junta de Andalucía por Idea y del Gobierno mediante la agencia Idae", explica Violeta Aragón, secretaria general de la Asociación de Constructores y Promotores de Málaga, quien subraya que "teniendo en cuenta que las administraciones no impulsan las viviendas protegidas ni dan ayudas fiscales a los compradores, lo único que queda es la rehabilitación". A eso hay que sumarle que ha crecido el número de intervenciones porque desde la gerencia municipal de Urbanismo se ha requerido a los dueños de los inmuebles a hacer los trabajos necesarios para cumplir con los requerimientos de la Inspección Técnica de Edificios.

Alfonso Ramos es el arquitecto de un edificio que se está rehabilitando en la calle Alhóndiga, justo al lado del mercado de Atarazanas. Explica que tendrá cuatro viviendas para alquiler, uno por planta, al ser solo la esquina del inmueble. "Se conserva la estructura, se rehabilita la fachada y las zonas comunes, así como el interior y se incluye la instalación de un ascensor", afirma este profesional, quien destaca que "es un edificio de 110 años que se encuentra en un estado de conservación relativamente bueno, por lo que se va a poner en valor con una intervención no demasiado agresiva".

La obra se inició en febrero y está prevista su culminación a mediados de agosto. "Hemos intentado minimizar las molestias por la ubicación del edificio, ya que está en una zona de mucho tránsito entre el mercado y Casa Aranda", añade Ramos.

En la calle Niño de Guevara, junto a la plaza de Uncibay y calle Granada, también están los operarios a tope. Están rehabilitando un edificio completo para la construcción de 20 viviendas de uno y dos dormitorios y, según señala Natalia Villafranca, directora técnica de la promoción, "se ha conservado y reforzado la estructura, pero se ha tirado entero por dentro". Ese inmueble tenía antes dos viviendas por planta y ahora tendrá seis, por lo que es necesario cambiarlo todo.

La promotora es la empresa cordobesa Villafranca Hermanos. Compraron el edificio hace varios años y pidieron la licencia de obras en 2006, pero suspendieron la actuación con la llegada de la crisis y la previsible caída de ventas. La confianza vuelve y retomaron el proyecto en junio de 2014, con la intención de acabar la obra en marzo de 2016. Su apuesta ha tenido recompensa porque, según explica Villafranca, ya están todos los pisos vendidos. "El año pasado vendimos seis o siete y en lo que va de año hemos comercializado el resto, por lo que ha sido rápido", subraya. El precio oscila entre los 110.000 y los 165.000 euros.

En la inmobiliaria Ideacasa también confían en que se cierre rápido la venta de un edificio completo en la calle Casapalma, junto a Uncibay. El inmueble tiene una superficie construida de 781 metros cuadrados con planta baja y tres plantas en el que se están realizando 12 viviendas con tres estudios y un apartamento por planta y un local comercial con 170 metros cuadrados. También tiene una licencia provisional para ser utilizado como apartamentos turísticos. La idea de los promotores, unos empresarios malagueños, es, según explican desde la inmobiliaria, vender el edificio completo a algún inversor interesado. El precio son tres millones de euros y, dicen, "ya hay varios interesados porque el sitio es muy bueno y la calle se va a convertir en semipeatonal con aceras más anchas, por lo que tendrá más estilo".

En Ideacasa afirman que han restaurado la fachada, que es de estilo neomudejar de finales del siglo XIX, y el resto es completamente nuevo. "Por dentro está dividido y quedan por acometer los trabajos de fontanería, electricidad, etcétera por lo que pensamos que estará todo terminado, como mucho, en seis meses".

La calle Álamos es una de las que está teniendo más movimiento, hasta el punto que se están rehabilitando a la vez dos edificios que albergarán sendos hoteles de cuatro estrellas. En el número 20 de esta vía habrá un hotel de 16 habitaciones y el edificio está siendo rehabilitado de forma integral tras cambiar el uso de residencial a hotelero. El arquitecto de esta obra, Oscar Agudo, explica que la planta baja se utilizará de comedor y zona de lectura o informática, que están en fase de estructura y que la intención de la promotora, llamada Palomar Sánchez 2012, es iniciar la reserva de habitaciones a finales de este año de cara a abrir el inmueble en el primer trimestre de 2016.

Un poco más adelante, en la acera izquierda si se va en dirección plaza de la Merced, hay otro edificio en el que han puesto sus ojos un grupo inversor de Oriente Medio con residencia en Gran Bretaña. Fuentes del Grupo Rivervial, que están haciendo la obra, detallan que ya se ha rehabilitado la cubierta, que estaba en ruinas, y están a la espera de recibir la licencia para construir el hotel, que tendrá unas 20 habitaciones grandes y un restaurante. El objetivo es terminar la obra, cuya inversión supone 1,5 millones de euros, a finales del año que viene.

Otro edificio que está siendo reformado, en este caso para viviendas, está ubicado en la calle Beatas. Lo promueve la promotora Macesa y consta de planta baja más tres plantas superiores. Por otra parte, en la calle Liborio García los obreros están ultimando los trabajos en el edificio que ocupó durante años el Banco Central y, posteriormente, la tienda de moda C&A. En septiembre pasará a ser utilizado por Caixabank, que trasladará a esta calle colindante con Larios su dirección territorial en Andalucía Oriental, que engloba a casi un centenar de personas que atienden el desarrollo de esta entidad en Málaga, Granada, Almería, Córdoba, Jaén y Melilla.

Francisco Sarabia, decano del colegio de Arquitectos de Málaga, confirma el aumento de actividad en materia de rehabilitación en el centro "porque se está poniendo de moda el tema hotelero y de alojamiento, la gente se está apuntando al carro y se están dando algunas facilidades para renovar y mejorar los edificios, aunque no es suficiente para cubrir toda la oferta de arquitectos existentes". El Instituto Municipal de la Vivienda está apoyando este tipo de reformas, aunque, según los expertos consultados, con una dotación baja. Pero menos es nada. En este año tienen un presupuesto para la rehabilitación parcial del centro histórico de 600.000 euros, así como una línea especial de 900.000 euros. Según señalan desde este organismo, se subvenciona entre un 25 y un 100% del importe total para la rehabilitación de fachadas, cubiertas o zonas comunes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios