Joaquín Sabina regresa a Málaga dentro de su gira 'Lo niego todo'

  • El Martín Carpena recibe este jueves al cantautor que llega cargado de éxitos nuevos y de siempre

Sabina el pasado 3 de septiembre en un concierto en Jerez. Sabina el pasado 3 de septiembre en un concierto en Jerez.

Sabina el pasado 3 de septiembre en un concierto en Jerez. / josé contreras

Dice que todo poema, novela o canción es una "mentira maravillosa que trata de corregir la tristeza de la vida" y que "aún queda todo por contar". Para Joaquín Sabina la existencia "es demasiado rica, demasiado variada e imprevista" como para no contarla ni cantarla y por ello, después de seis años en silencio y una momentánea retirada de los escenarios, el polifacético artista se lanzó de nuevo a estudios de grabación, escenarios y giras. Su álbum número 18 lo tituló Lo niego todo y, tras su paso por el Festival Starlite de Marbella el pasado 1 de agosto, regresa con él a Málaga este jueves. La cinta con el carismático cantautor será en el Palacio de Deportes José María Martín Carpena. Todavía quedan entradas a la venta.

En una entrevista reciente contaba que "está siendo una gira muy disfrutada y con muchísima complicidad con el público". El recibimiento por parte de critica y público de su nuevo disco ha sido unánime y este verano estuvo diez semanas consecutivas en el número uno en las listas de venta españolas. Además agotó localidades en la mitad de los conciertos programados. Algo que sigue haciendo. El próximo 30 de septiembre le esperan en el Teatro Romano de Mérida con el auditorio repleto. En octubre tiene programados dos conciertos en Bilbao y dos en Zaragoza y a partir del día 18 vuelve a cruzar el Atlántico para iniciar una amplia gira por Perú, Chile, Argentina y Uruguay con fechas hasta final de diciembre.

Parecía que Joaquín Sabina estaba despidiéndose de los escenarios cuando volvió con energías renovadas. "He cumplido 68, pero este año me he llevado la sorpresa de encontrarme en el escenario más cómodo que nunca", reconoció hace unos días. Por eso, explica, el adiós definitivo lo dirá cuando menos lo espere su público, ese que continúa fiel década tras década. Y los nuevos que van llegando, que se apuntan a sus letras llenas de ironía, de reivindicación, de noches en vela y de amor también, por qué no.

Fuera de las redes sociales, sin móvil que le perturbe, sin entrar en el juego del rumor perpetuo, de las malas interpretaciones, ni las cátedras sentadas en 140 caracteres, Sabina tampoco vive al margen de la actualidad. No en vano asegura que es "un bocazas" ajeno a lo "políticamente correcto". Este fin de semana fue noticia por el apoyo público a su amigo Joan Manuel Serrat, quien la pasada semana aseguró que el referéndum de independencia convocado para el 1 de octubre en Cataluña no es "transparente" y margina a la oposición. Durante un concierto en Alicante, Sabina expresó su apoyo público a Serrat "por decir con mucha sensatez y con mucho respeto a las opiniones contrarias lo que él opina". "Y yo lo firmo", apostilló entre los aplausos del público asistente al recital. Además, Sabina cambió la letra de su éxito Y nos dieron las diez, al cantar en esta ocasión el verso "sé que no lo soñé, protestaba mientras me esposaban los Mossos d'Esquadra".

Lo niego todo salió al mercado en marzo de este año tras el trabajo en colaboración con Leiva, productor del álbum, y el poeta Benjamín Prado. Doce canciones que se oirán junto a algún éxito de siempre, esas canciones inseparables de su icónica voz.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios