Jorge Rando apuesta todo o nada por el color en su nueva exposición

  • El museo del artista en el Molinillo inauguró ayer su nueva muestra, que podrá verse hasta el 30 de septiembre

El pintor malagueño Jorge Rando, ayer, en su museo. El pintor malagueño Jorge Rando, ayer, en su museo.

El pintor malagueño Jorge Rando, ayer, en su museo. / javier albiñana

El Museum Jorge Rando presentó ayer en su sede del malagueño barrio del Molinillo la exposición El nacimiento del color. La muestra acoge el ciclo temático más reciente de Jorge Rando, cuya obra se enfrenta a un "insólito" discurso estético y conceptual al aceptar el reto de mostrar el color, solo, como color, como organismo vivo independiente de la forma; una querencia a la que el pintor, como creador ligado al expresimonismo, ha dedicado no pocas obras y reflexiones.

El propio pintor malagueño Jorge Rando y la directora del museo, Vanesa Díez Barriuso, estuvieron ayer presentes en la inauguración de la muestra, en la que una formación camerística interpretó la partitura de Principio y Fin, obra del compositor Juan Manuel Parra, creada para la muestra. A la puesta de largo también asistieron personalidades del ámbito de la cultura en España y representantes de la cultura alemana como la Fundación Goethe, la Universidad de las Artes de Berlín, Consulado alemán o la Barlach Gesellchaft, entre otros.

Quiero que en estos lienzos el color nazca para presentarse con la libertad de ser sólo color"

La exposición, organizada por el propio Museum Jorge Rando, recorre a través de más de cien obras entre óleos de gran formato y acuarelas las cuatro salas del museo. La muestra, inédita en su mayor parte, se distribuye en dos ciclos del artista malagueño, La belleza llora con la tragedia y El nacimiento del color; ambos, como vértices de la exposición, podrán visitarse hasta el próximo 30 de septiembre, con entrada libre.

"La obra de Jorge Rando muestra la obsesión de un investigador insaciable del color como lenguaje. El pintor siempre se ha mostrado contrario a la semántica del color, a darle una simbología que nos permita entender los colores", explicó ayer Díez Barriuso sobre esta exposición. Por su parte, el autor de las obras resumió la propuesta como "la liberación del color de todas las ataduras que tiene desde su creación. Nunca el color fue libre ni lo va a ser nunca, siempre pertenecerá a algo o a alguien, pero quiero que en estos lienzos nazca de su existencia para presentarse ante nosotros con la libertad de ser sólo color".

Las Salas 1, 2 y 3 del Museum acogen unos lienzos en los que el color surge como un Big Bang en el lenguaje pictórico contemporáneo. El color explota y se emancipa para surgir con identidad propia en un discurso artístico que se simplifica en admirar al color. La muestra concluye en la Sala 4 con el ciclo La belleza llora con la tragedia. En estos lienzos el pintor quiere enfrentar al visitante a las desdichas que asolan el mundo: a la deshumanización, a la guerra, a la violencia y a la violación de los derechos humanos. Su obra es una revitalización del expresionismo que desea, mediante la fuerza de la espiritualidad, hacer visible al mundo una nueva orientación. Lienzos de silenciosa sublimidad cuyo lenguaje de color y de luz quieren devolver al hombre y a la naturaleza los valores humanísticos que ha perdido. Durante los cuatro meses en los que estará abierta la muestra se desarrollará una agenda cultural que acoge visitas guiadas y coloquios interactivos, cinefórum, conciertos, teatro y poesía, conferencias de arte y filosofía y una programación educativa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios