La 'Simpatía con el expresionismo' se concentra en el Museo Jorge Rando

  • La pinacoteca acoge hasta el 23 de mayo una exposición de 19 artistas que dedican al movimiento guiños en sus obras

El Museum Jorge Rando acoge hasta el 23 de mayo la exposición Simpatía con el expresionismo, una selección de 17 artistas del grupo internacional Pro Arte y Cultura y dos del Das Atelier de la propia pinacoteca. Las pinturas de la muestra difieren en su forma y contenido, pero coinciden en dedicar guiños y dejarse influenciar por este movimiento artístico.

"Es un recorrido de expresiones disonantes, como leer una novela de versos sueltos", indicó ayer en una rueda de prensa la directora del Museum Jorge Rando, Vanesa Díez, acompañada por responsables del grupo Pro Arte y Cultura. Este colectivo, fundado y dirigido por la pintora Mayte Spínola, une arte y solidaridad con el objetivo de promocionar a jóvenes artistas y emergentes, además de destinar ayudas a causas humanitarias como la investigación contra el cáncer o el terremoto de Haití en 2010. Para esta exposición ha seleccionado a 17 de sus más de 400 pintores, a los que se unen dos de la escuela del museo Das Atelier. En este sentido, Díez subrayó que el Museo posee "alma de pintor" y es un "espacio abiertoa la creación".

La muestra surgió a raíz del informalismo, que homenajeó a Velázquez por su libertad

Así, la muestra reúne 19 "miradas artísticas que en cada lienzo difieren en el tema, en el relato, en su lenguaje de líneas y manchas, en la elección de la abstracción o de la figuración, pero todos convergen en la necesidad de alcanzar una resonancia emocional", explicó la directora.

La idea de la muestra es la de unir a artistas consagrados con emergentes, por lo que ambos grupos comparten espacio en las paredes del museo, según explicó la comisaria de la exposición, Julia Sáez. "Es una idea que no siempre entienden los artistas maduros y con nombr e hecho. Exponer con artistas emergentes les pone nerviosos porque creen que el público espectador les puede rebajar su categoría", añadió.

También defendió la importancia del expresionismo como motor de cambio. La comisaria recordó cómo Picasso, tras la Primera Guerra Mundial, llegó a la conclusión de que aquella visión de las vanguardias como poder para hacer del mundo un lugar mejor no dio resultado y se planteó que el cubismo "al final es solo una gramática de las formas". Por el contrario, el expresionismo "es una tendencia que acarrea más cargas de profundidad que el cubismo. Es el gran movimiento de reflexión, de filosofía, de denuncia que ha tenido el sigloXX.

"Es un movimiento que se sigue moviendo, que no va a terminar porque está encarrilado en el alma humana", apuntó al respecto la otra comisaria de la muestra, Carmen Pallarés. Para la selección de las obras explicó que partieron del informalismo "en lo que se acerca al expresionismo". De hecho, unos informalistas españoles homenajearon a Velázquez en los 70 por su "afán de investigación, de libertad y de admirar lo que había en Zurbarán, pero no repetir a Zurbarán". El expresionismo hizo lo mismo con el informalismo y por eso quisieron crear la muestra.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios