El baloncodo malagueño se extiende a nueve países

  • La práctica, ideada por un profesor de la capital, cuenta con varios premios

El creador de la disciplina, junto a la delegada de Educación, con una camiseta de baloncodo. El creador de la disciplina, junto a la delegada de Educación, con una camiseta de baloncodo.

El creador de la disciplina, junto a la delegada de Educación, con una camiseta de baloncodo.

El profesor de Educación Física Norberto Domínguez Jurado practicaba la vuelta a la calma en el final de una de sus clases con una pelota suiza, es decir, las que se utilizan en las clases de yoga. En un momento de la actividad, una de ellas fue hacia él y, tal y como estaba, con los brazos en jarras, la golpeó con el codo. Uno de sus alumnos le dijo que parecía el cenachero. Un simple gesto y una referencia al típico vendedor de pescado malagueño que llevaba en los codos los cenachos de esparto con el género fue el origen del baloncodo, una disciplina deportiva que nació a finales de 2015 cuenta y que no sólo se practica ya en Málaga sino en otros puntos de Andalucía, España y en ocho países más: Brasil, Argentina, Uruguay, Costa Rica, República Dominicana, Colombia, México y se está iniciando también en Perú, según confirma Domínguez.

Este profesor en el colegio Hans Christian Andersen de la capital malagueña, estaba realizando su tesis doctoral sobre esa vuelta a la calma tras las clases de gimnasia cuando se produjo ese gesto que desembocó en el nacimiento de un deporte que desde el principio quiso vincular con Málaga y el resto de Andalucía, comenzando, de esta manera, un proyecto educativo y de investigación que ha logrado diversos premios.

Destacan, entre ellos, el más reciente, el Premio Nacional Escuela Infantil en la categoría Psicomotricidad, Hábitos de Vida Saludable y Educación Especial, valorado entre más de medio millar de proyectos presentados. También cuenta con el XXIX Premio Joaquín Guichot a la innovación educativa en Andalucía.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios