Atletismo

Ouassim Oumaiz se entrena en Uganda con Joshua Cheptegei

  • El malagueño pasa varias semanas en África preparando la temporada 2021 con el recordman mundial de 5.000 y 10.000

Ouassim Oumaiz, detrás de Joshua Cheptegei. Ouassim Oumaiz, detrás de Joshua Cheptegei.

Ouassim Oumaiz, detrás de Joshua Cheptegei. / @joshuacheptegei

La dimensión de la carrera de Ouassim Oumaiz se explica con detalles como que entrene en las últimas semanas con el mejor fondista de la actualidad, el ugandés Joshua Cheptegei. El joven nerjeño (21 años) es el primer atleta español en formar parte del National Nederlanden Running Team, el elitista club neerlandés que tiene en su seno al grueso de los mejores del mundo en el atletismo de largo aliento. Y, como parte, de ese privilegio del que no pueden disfrutar muchos, experimenta desde hace un par de semanas una sensación única.

Concentrado en Kapchorwa, a casi 2.000 metros de altitud, en el Este de Uganda, cerca de la frontera con Kenia y de Eldoret, la mayor mina de atletas mundial en los últimos 50 años, se podía ver a Ouassim corriendo tras Cheptegei en una foto distribuida por el atleta ugandés por las redes, vigente recordman mundial de 5.000 y 10.000 metros y campeón del mundo en Doha en la última especialidad. Con 24 años, élite pura de este deporte de la que el malagueño puede aprender en primera persona. 

La última competición en la que se vio a Oumaiz, instalado en Madrid desde hace años para entrenar a las órdenes de Antonio Serrano, fue la San Silvestre Vallecana, en la que fue el mejor español. Desde allí se fue a África. El gran objetivo del año es ganarse la presencia para los Juegos Olímpicos. La marca mínima para estar en Tokio en los 5.000 metros, su prueba predilecta ahora, es 13:13.50, que ya rebajó el año pasado el malagueño en Mónaco, donde realizó su mejor marca. Batió registros nacionales sub 23 en 3.000 metros al aire libre y en pista cubierto, también firmó el récord europeo de 5 kilómetros en ruta y refrendó que es un atleta de altísimo calibre.

Con la temporada de cross echada por alto (las federaciones andaluza y españolas intentan que se celebren los respectivos campeonatos), sin las grandes carreras en las que Ouassim ha combatido en las dos últimas temporadas con los mejores, el atletismo en invierno se reduce a la pista cubierta. Tiene marca mínima para acudir a los Campeonatos de Europa de Torun (Polonia), del 5 al 7 de marzo, aunque hay un gran número de atletas españoles que la han conseguido y es previsible que las plazas se decidan en el Campeonato de España en Madrid, dos semanas antes. El malagueño aún no ha decidido qué hacer, si volver para hacerlo o quedarse algunas semanas en Uganda para hacer trabajo de fondo de cara a la mejor preparación para el verano, con el reto de hacer cuanto antes la mínima para los Juegos de Tokio y, una vez conseguida, afinar para, pandemia mediante, dar su mejor nivel en lo que sería su debut en un gran campeonato de pista a nivel absoluto con España. Las lesiones y la pandemia le han impedido hacerlo aún.

Es un momento de revolución en el atletismo mundial con el impacto de las nuevas zapatillas, que permiten rebajar marcas cada vez con más celeridad en las pruebas de fondo, los rankings se están agitando. El reto para Ouassim es acercarse o rebajar la frontera de los 13 minutos, que ya daría prurito de finalista olímpico y permitiría asaltar el récord de España.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios