Deportes

El protocolo para retomar la práctica del baloncesto en Andalucía

  • La FAB recibe el visto bueno de la Consejería de Salud, con mucha cautela

  • Tope de 800 espectadores en pabellones cubiertos y 1.500 al aire libre

Un partido del Unicaja infantil. Un partido del Unicaja infantil.

Un partido del Unicaja infantil. / acb photo

La Dirección General de Promoción del Deporte, Hábitos Saludables y Tejido Deportivo de la Consejería de Educación y Deporte de la Junta de Andalucía, tras obtención del visado favorable de la Consejería de Salud y Familias de la Junta de Andalucía, ha aprobado el Protocolo de Protección y Prevención de la Salud frente a la COVID-19 presentado por la Federación Andaluza de Baloncesto.

Era un documento que los clubes llevaban tiempo esperando para saber a qué atenerse para la temporada entrante. Hay que recordar que la temporada pasada se canceló una vez se decretó el estado de alarma y que los clubes empiezan a entrenar normalmente a finales de agosto para la temporada entrante. Es evidente que en esta pandemia no hay certezas y todo puede cambiar, pero hay una primera guía de comportamiento a la que atenerse para entrenar y jugar.

El protocolo comprende un documento de 33 páginas en el que se deja claro que "el baloncesto es un deporte de contacto, en el que no puede garantizarse la distancia mínima de seguridad (1.5 metros). Se puede practicar tanto en instalaciones al aire libre como cubiertas en las categorías Senior, Sub 22, Junior, Cadete, Infantil, Preinfantil, Minibasket, Preminibasket y Babybasket", se dice el escrito, en el que se deja claro que el máximo número de participantes en un entrenamiento será de 20, con cuatro entrenadores. Para los partidos, el tope es 16 deportistas por equipo, con un máximo de nueve asistentes y cinco árbitros.

Se enfatiza que todo el personal en los partidos utilice mascarillas desde su acceso a las instalaciones y se insiste en el lavado frecuente mediante agua y jabón, o dispensadores de gel hidroalcohólico o desinfectantes con actividad virucida, autorizados y registrados por el Ministerio de Sanidad para la limpieza de manos, material de secado de un solo uso...  Se desaconseja compartir objetos personales, herramientas ni equipos. En caso de tener que compartirlos deberá realizarse una correcta desinfección entre usos.

Además, se imponen otra serie de normas: Las uñas deben llevarse cortas y cuidadas, evitando el uso de anillos, pulseras, relojes de muñeca u otros adornos; recoger el cabello largo en una coleta o moño bajo; evitar el uso de lentillas; Evitar tocarse los ojos, la nariz y la boca y, si es necesario, desinfectar previamente las manos con gel hidroalcohólico o agua y jabón; al salir, lavarse las manos con agua y jabón o gel hidroalcohólico; evitar dar la mano al despedirse. Además, deberá realizarse una limpieza de la zona deportiva después de cada uso. Asimismo, la instalación al completo deberá ser desinfectada como mínimo dos veces al día.

Todas las personas que accedan a la instalación deportiva deberán lavarse las manos con hidrogeles y utilizar mascarillas si no puede mantenerse la distancia mínima de seguridad interpersonal. Se deberá proveer de dispensadores de hidrogeles en el acceso a los diferentes espacios deportivos de la instalación deportiva. La ocupación máxima para el uso de los aseos y vestuarios, visitantes o usuarios será de una persona para espacios de hasta cuatro metros cuadrados. No estará permitida la presencia de espectadores durante los entrenamientos. 

Además, deberá haber controles médicos a deportistas orientándolos particularmente hacia la identificación de signos, síntomas, efectos o secuelas de la enfermedad COVID19. Antes del inicio de cada sesión de entrenamiento y el mismo día de cada partido, se realizará por parte del personal técnico del club con información o formación o por el delegado COVID, la toma y registro de la temperatura de todos los deportistas, absteniéndose de asistir en caso de superar los 37,5º. Disponer de información de asistentes a los entrenamientos disponibles durante 14 días para su uso por parte de las Autoridades Sanitarias en caso de necesidad.

Mientras que las autoridades competentes sobre la materia no lo consideren adecuado en relación con la evolución de la pandemia de COVID-19, el documento recuerda que "no se podrán realizar entrenamientos tácticos exhaustivos o con contacto entre los deportistas. Se podrán realizar entrenamientos con ejercicios personales o en grupo, siempre que, por naturaleza de dichos entrenamientos se pueda mantener la distancia de seguridad. Por esta razón y hasta que la autoridad sanitaria competente lo autorice, se procurará los entrenamientos sin oposición, en situaciones de 1x0 a 5x0".

La fecha prevista para la reanudación de las competiciones Provinciales es partir del 15 de septiembre, para los Campeonatos de Andalucía a partir del 1 de octubre, mismo día que para las competiciones no oficiales, aunque todo sujeto a la evolución de la pandemia. Con anterioridad al inicio de la competición, se deberá hacer un examen médico deportivo inicial, conforme a la práctica médico-deportiva. Los profesionales sanitarios harán un especial seguimiento de lo ocurrido en la salud del deportista en general a lo largo del año 2020, orientándolo particularmente hacia la identificación de signos, síntomas, efectos o secuelas del virus COVID-19. Los deportistas que dieran positivo en una prueba PCR, aún asintomáticos, no podrán iniciar su práctica deportiva hasta ser negativos en la prueba de PCR.

En cuanto a la asistencia a los partidos, se establece un límite del aforo para la práctica físicodeportiva del 65% en espacios deportivos convencionales al aire libre, así como en los espacios deportivos convencionales cubiertos. El aforo para los espectadores se limitará al 65% en instalaciones deportivas convencionales al aire libre, hasta un máximo de 1.500 personas y al 65% en instalaciones deportivas convencionales cubiertas, con un máximo de 800 personas. Estas condiciones son adicionales, debiéndose de cumplir todas ellas, lo cual podría llevar a una disminución del aforo. El público deberá permanecer sentado y con localidades preasignadas, procurando evitar el cambio de ubicación.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios