Estepona

La pandemia y el teletrabajo prolongan la estancia en Málaga de los turistas residenciales

  • La nueva normalidad cambia los patrones establecidos en el sector turístico residencial

  • La tendencia afecta tanto a los mercados nacionales como internacionales

Turistas caminando por el paseo marítimo de Marbella este verano. Turistas caminando por el paseo marítimo de Marbella este verano.

Turistas caminando por el paseo marítimo de Marbella este verano. / M. J. S. (Marbella)

La nueva normalidad generada por la pandemia de coronavirus ha modificado todos los patrones de funcionamiento existentes hasta ahora, y la proliferación del teletrabajo o el miedo a los contagios en las grandes ciudades son factores que pueden prolongar la estancia de turistas residentes en la Costa del Sol, una tendencia que afecta tanto a los mercados nacionales como a los internacionales.

Así se ha pronunciado el alcalde de Estepona, José María García Urbano, que prevé que muchos turistas con segundas viviendas que han visitado la ciudad en verano se quedarán durante el otoño, una inclinación que argumenta en que “cada vez son más las personas que nos lo hacen saber”, así como “hay datos objetivos” que apuntan a ello como la recogida de residuos sólidos urbanos, que ha crecido en julio y agosto respecto a 2019.

El regidor ha explicado que esta disposición “se debe a la calidad de vida que ofrece la ciudad, a la inexistencia de grandes aglomeraciones de personas en los barrios, a la prestación de servicios de calidad y al modelo de ciudad sostenible que hemos propiciado con una baja densidad de vivienda por hectárea”.

Según ha detallado, el atractivo del municipio costasoleño para el turismo residencial y la prolongación de las estancias es un factor que “se venía detectando con anterioridad” a la pandemia, principalmente en el mercado internacional, y que ahora con la crisis sanitaria “se ha acrecentado no sólo con extranjeros, sino con españoles que tienen la oportunidad de establecer aquí su residencia como consecuencia del teletrabajo”.

Sobre el perfil de estos turistas que cuentan con segundas viviendas en la costa, ha señalado que “es doble” y responde “tanto a personas jubiladas con residencia en la ciudad que deciden prolongar su estancia, como gente que con la posibilidad del teletrabajo optan por establecerse en la ciudad” y son de origen tanto nacional como internacional.

Por otro lado, ha apuntado que Estepona cuenta con “un parque de más de 15.000 viviendas de segunda residencia” y ofrece a este segmento turístico “calidad de vida, infraestructuras adecuadas, servicios de calidad, buen clima y una oferta de ocio y cultura”. 

Respecto a las medidas de restricción a la movilidad decretadas el pasado viernes en la comunidad de Madrid y si éstas pueden influir en la llegada de madrileños a la Costa del Sol, el alcalde ha valorado que  “no se puede determinar el grado de ocupación por la incertidumbre sobre lo que puede suceder”, aunque en una entrevista radiofónica realizada esta semana indicó que  “todo el que siendo de Madrid tiene la oportunidad de quedarse en el otoño, bien porque no tenga obligaciones laborales, o bien porque puede hacer teletrabajo; va a seguir en las costas españolas y posiblemente muchos en el sur en Málaga, en Marbella y toda la Costa del Sol porque se está mejor, viven mejor, están más tranquilos y no tienen las consecuencias negativas de vivir en una gran ciudad”. 

En la misma línea se ha pronunciado la Asociación de empresarios para la vivienda de alta calidad DOM3, desde donde han señalado que “clientes de Madrid que tienen segunda residencia aquí -y han pasado el verano-, han decidido mudarse, incluso han cambiado a los niños de colegio” debido a la proliferación de los contagios de Covid-19, así como han notado una “subida importante” de trabajos fotográficos de viviendas en alquiler durante la temporada estival. 

Por otra parte, asociaciones y profesionales relacionados con el turismo residencial tampoco ven “descabellado” que se produzca esta tendencia, aunque la incertidumbre impera sobre cualquier opinión en el contexto actual. El presidente de la Federación andaluza de urbanizadores y turismo residencial, Ricardo Arranz, ha valorado que “todo aquel que esté semiretirado o que pueda trabajar a distancia va a venir a la costa”, entre ellos “muchos de mis amigos”, ha asegurado el empresario, quien ha aprovechado para pedir a la Junta que “anule el impuesto de patrimonio” para que este turista no vaya a Portugal.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios