La laguna de Casares está de moda

Alcazaba Lagoon es una propuesta novedosa y muy moderna que contrasta con otro gran foco de ocio acuático en la localidad: Los baños romanos de La Hedionda

Ir a la noticia: ¿Se bañó Julio César en Casares?

La laguna de Casares vista desde uno de sus establecimientos de restauración.
La laguna de Casares vista desde uno de sus establecimientos de restauración. / Alcazaba Lagoon
Redacción La Farola

30 de mayo 2022 - 19:34

Es curioso pero en el pueblo malagueño de Casares tiene dos de los lugares para disfrutar del agua con una diferencia de edad llamativa: de un lado los baños romanos de La Hedionda, donde probablemente se bañase nada menos que Julio César; y por otro lado la moderna Alcazaba Lagoon; una propuesta de ocio que llega de los Estados Unidos y se ha convertido en uno de los lugares de moda de la provincia malagueña en las últimas semanas, cuando el termómetro se ha instalado en las temperaturas casi veraniegas. Las dos propuestas en Casares son tan diferentes como satisfactorias. Eso sí, La Hedionda no está tan en boga como el complejo que se asienta cerca de la A-7, al menos no en este punto del siglo XXI, ya que sí fue un lugar de referencia en época romana y musulmana.

Casi hectárea y media de laguna con colorido y detalles que transportan a las aguas tranquilas de lugares exóticos, pero que se asientan por encima de la costa malagueña. Un modelo que ahora se está expandiendo en zonas estadounidenses pero también europeas pero que tiene en el complejo de Casares su primera opción en el Viejo Continente. La playa artificial que rodea la laguna construida en Casares no sólo está pensada para tomar el sol con todos los detalles de confort posibles, también tiene sitio y hondura en sus aguas para poder practicar todo tipo de deportes acuáticos, algo que provee de un riesgo algo menor las actividades en el agua que en el Mediterráneo.

Tiene puntos de piscina controlada para todos los niveles y edades, además, es navegable y junto a la natación, la vela, el windsurf y las atracciones acuáticas de todo tipo tienen la posibilidad de ser practicadas en esta laguna que está diseñada contando con todos los detalles no sólo a nivel de distribución de espacios. A su alrededor cuenta con una playa artificial y 4000 metros cuadrados de jardines adaptados al entorno y que son útiles a la hora de generar un ambiente distinto en torno a la laguna. También está equipada con restaurantes y zonas de expansión para los usuarios, aunque uno de los aspectos que no se ve directamente pero es llamativo es la manera que tiene de limpiar y mantener el agua: los ultrasonidos.

Aunque se está convirtiendo en uno de los reclamos turísticos más repetidos en las últimas semanas en la costa Oeste malagueña, su capacidad de acoger aforo es bastante amplia, aunque si no se quieren correr riesgos en lo referente a la masificación, siempre es posible contactar con Alcazaba Lagoon y tener referencias de qué previsiones de ocupación tendrá en la fecha que se quiera ir.

¿Cuánto cuesta la entrada a la playa artificial de Casares?

Es la primera en Europa de estas características, aunque se espera que se construyan más en los próximos años. El precio de la entrada es de 15 euros para los adultos y siete euros para los niños y eso servirá para pasar el día en las instalaciones. En las instalaciones hay un restaurante y un chiringuito. El restaurante tiene una carta pensada para un día de playa, igual que la del chiringuito que además cuenta con una selección de batidos en su carta. Una manera diferente de ocio que parece se expandirá por Europa en los próximos años y que tiene su recinto pionero en Casares. Está abierta todo el año y el horario es de 12:00 a 20:00 horas.

stats