Ana Arancibia, responsable de las excavaciones arqueológicas del Metro de Málaga "El Metro ha sido una oportunidad para incrementar el conocimiento y el patrimonio cultural de Málaga"

  • Vinculada a la construcción del suburbano desde su origen, pone en valor el peso que su avance ha tenido en la mejora del conocimiento que se tiene del pasado de la ciudad

Ana Arancibia, junto a los restos de la muralla nazarí encontrada bajo la Avenida de Andalucía. Ana Arancibia, junto a los restos de la muralla nazarí encontrada bajo la Avenida de Andalucía.

Ana Arancibia, junto a los restos de la muralla nazarí encontrada bajo la Avenida de Andalucía. / Javier Albiñana

La construcción del Metro de Málaga se ha demostrado responsable directa de algunos de los más destacados descubrimientos arqueológicos conocidos en la ciudad en los últimos años. El avance de la obra del suburbano, nacida hace ahora casi 15 años en el entorno del Martín Carpena, ha permitido explorar una parte de la Málaga enterrada, mejorando el conocimiento que hasta ese momento se tenía de civilizaciones antiguas como la romana, la musulmana y la fenicia.

Una labor de investigación en la que ha sido especialmente protagonista Ana Arancibia. Arqueóloga de la empresa Taller de Investigaciones Arqueológicas, ha estado implicada desde el origen mismo del proyecto en todos y cada uno de los pasos dados. Ahora, cuando la fase arqueológica se da por concluida, tras recuperar sendos tramos de la muralla nazarí localizados en la Avenida de Andalucía, es tiempo de hacer balance.

–Tras casi dos años de trabajos, ya se pueden dar por finalizadas las tareas arqueológicas en el tramo del Metro de Málaga de la Avenida de Andalucía. ¿Qué valoración hace de la labor realizada?

–Los trabajos de investigación arqueológica se han realizado conforme a los objetivos marcados en los proyectos arqueológicos redactados y sancionados por la Junta de Andalucía en su día. Esta investigación ha aportado un mayor conocimiento del arrabal musulmán del Attabanin incorporando un mayor valor al patrimonio histórico-cultural de la ciudad de Málaga; en definitiva, sabemos más de nuestra historia. El Metro ha contribuido a conocer mejor nuestra historia.

"Por la labor en el Metro sabemos que el ámbito periurbano de la ciudad fenicia llegaba a la avenida Juan XXIII”

–¿Cuáles diría que son las principales aportaciones que deja esta fase de la actuación para el mejor conocimiento de la historia de Málaga?

–La infraestructura del Metro ha sido una oportunidad para aportar conocimiento a grandes lagunas que teníamos de la formación de la ciudad. Este tipo de trabajo supone un gran esfuerzo donde se debe combinar la organización de la ejecución en obra con el trabajo científico en campo, laboratorio, etcétera, no se puede llevar acabo sin tener un gran equipo detrás. Y este equipo pasa por todos los que están implicados en la obra, desde los arqueólogos y personal de campo, a los integrantes de la Agencia de Obra Pública, pasando por las empresas contratistas que forman la UTE Conexión. Gracias a estos trabajos hoy sabemos que el ámbito periurbano de la ciudad fenicia llegaba hasta la avenida Juan XXIII. Por otra parte hemos podido constatar que el desarrollo de la ciudad musulmana desde los siglos XI a XV es mucho mayor de lo que intuíamos, caracterizando a Málaga como una de las ciudades importantes del Mediterráneo de aquellos tiempos. Para época moderna, siglos XVI al XVIII, hemos podido caracterizar el incipiente desarrollo industrial que coloca a Málaga a principios de la edad contemporánea en lo que ahora se plasma en su tejido urbano. En definitiva, un mejor conocimiento de nuestra historia nos ayuda a entender mejor nuestro presente.

Ana Arancibia, a la derecha de la imagen, junto a su compañera en la excavación Ana Espinar Cappa, a la izquierda Ana Arancibia, a la derecha de la imagen, junto a su compañera en la excavación Ana Espinar Cappa, a la izquierda

Ana Arancibia, a la derecha de la imagen, junto a su compañera en la excavación Ana Espinar Cappa, a la izquierda / Javier Albiñana

–Desde el momento en que se abrieron las primeras zanjas en esta parte del trazado, en la Avenida de Andalucía, hubo cierta controversia sobre la posible incidencia que la labor arqueológica iba a tener sobre el calendario del Metro. ¿Entiende esa duda permanece que parece existir siempre sobre la arqueología?

–En los todos los proyectos del Metro se ha previsto con suficiente antelación las investigaciones arqueológicas a realizar durante la posterior ejecución de las obras, de tal forma que estaban planificadas las actuaciones como una parte más del desarrollo de la obra; claro está, con el conocimiento que en aquellos momentos teníamos –a veces escaso– sobre la existencia de elementos arqueológicos. La investigación arqueológica por tanto siempre ha sido una parte más de la obra y que a medida que las excavaciones iban avanzando y en función de la naturaleza de los restos encontrados tenían uno u otro tratamiento. La obra consecuentemente tenía que adaptarse a estas nuevas situaciones. Por tanto, no veo que exista la controversia que menciona, dado que los trabajos arqueológicos como he dicho antes estaban planificados; a mi modo de ver es un debate más externo que interno.

"Como arqueóloga valoro el que se preserven elementos que forman parte del patrimonio de la ciudad"

–Tras un periodo inicial en el que no parecía clara la posición que iba a tener la Junta, finalmente ha optado por salvaguardar al menos una parte de los restos que han ido apareciendo. ¿Cómo valora esta decisión?

–El tratamiento a dar a los restos arqueológicos exhumados es competencia de la Delegación Territorial de Cultura en base a los trabajos de investigación realizados y a los informes emitidos por los inspectores arqueológicos adscritos a la Delegación. Como profesional de la arqueología valoro positivamente el que se preserven elementos arqueológicos que forman parte del patrimonio de la ciudad. Tanto desde la Consejería de Fomento, como desde su Agencia de Obra Pública, se ha sido siempre respetuoso y colaborador con la Delegación Territorial de Cultura y Patrimonio Histórico, aplicándose estrictamente las resoluciones que se ha ido dictando.

–Lo ocurrido con el tramo de la Avenida de Andalucía para nada ha sido habitual en los más de catorce años de la obra del Metro. De hecho, salvo la muralla nazarí en Callejones de El Perchel y el fuerte de San Lorenzo, ambos catalogados como BIC, no hay más restos que se hayan respetado. ¿Cree que ha sido una oportunidad perdida para Málaga?

–Me remito a las respuestas anteriores. Vuelvo a decir que la obra del Metro ha sido una oportunidad para el conocimiento y el incremento del patrimonio cultural de la ciudad.

"Gracias a los trabajos realizados se están llevando a cabo proyectos de investigación por distintas universidades andaluzas"

–Desde el inicio de los trabajos del suburbano, a mediados de 2006, hasta la fecha, son muchos los escenarios en los que su relación con la arqueología ha sido estrecha. ¿Cuál diría que ha sido el más significativo de todos?

–No existe un único elemento, sino el conocimiento general que nos han aportado las investigaciones realizadas desde el mundo fenicio hasta la edad contemporánea. Gracias a estos trabajos se están llevando a cabo proyectos de investigación por distintas universidades andaluzas.

–Salvo cambio de planes, la intención del Gobierno andaluz es que los restos protegidos en el tramo de la Avenida de Andalucía sean expuestos en una sala especial. ¿Le parece acertada la idea?

–Siempre será positivo que el público en general pueda ver, entender y apreciar su pasado a través de los elementos arqueológicos que forman parte de nuestro patrimonio histórico.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios