Coronavirus Enfermeras malagueñas acuden a la llamada de auxilio de Madrid

  • Nadia e Irene pusieron rumbo a la capital ante la acuciante necesidad de profesionales sanitarios

  • Ambas estaban actualmente en paro antes de aceptar el puesto

Sanitarios malagueños durante uno de sus turnos. Sanitarios malagueños durante uno de sus turnos.

Sanitarios malagueños durante uno de sus turnos. / Javier Albiñana

Nadia Ríos era hasta el pasado sábado una enfermera malagueña más en el paro. Fue entonces cuando ella junto a otra compañera se subieron a un coche y decidieron subir al corazón de la pandemia, a Madrid. El Colegio de Enfermería de la comunidad había enviado horas antes una petición de auxilio para los profesionales de enfermería.

Nadia, en una entrevista a primera hora de la mañana del sábado, en la Cadena Ser, cuando circulaban en dirección a la capital de España, confesaba que sentía inquietud "pero no podíamos decir que no". Las dos enfermeras tienen previsto prestar servicio en el hospital universitario Príncipe de Asturias, en Alcalá de Henares. El colegio les ha reservado provisionalmente como alojamiento una residencia de estudiantes. Luego, les ha dicho, que le habilitarán habitaciones en un hotel. Refuerzo malagueño contra el virus.

Como ella, Irene López, otra malagueña que decidió hace días mandar su currículo a todos los hospitales de Madrid a la espera de que alguno respondiera ante los momentos de necesidad que venían produciéndose desde la capital. Este pasado viernes le sonó el teléfono, requerían sus servicios. La Comunidad de Madrid, ante la necesidad de camas que requería la ciudad, estaba preparando diversos pabellones de Ifema para medicalizarlos, así como un hotel junto al Hospital Universitario La Paz, el Hotel Vía Castellana. En él están habilitando diferentes plantas para llevar a pacientes que han dado positivo por Covid-19 y no pueden hacer la cuarentena en sus domicilios por diversos motivos (familiares inmunodeprimidos, extranjeros sin domicilio en España o pacientes que han recibido un primer alta pero necesitan observación).

Irene, pese al miedo que genera la situación, no dudó en aceptar la proposición y desde este domingo ayuda a los primeros pacientes que han ido derivando a este hotel. Sin residencia en la capital, a la malagueña le facilitan alojamiento donde quedará hospedada mientras dure su labor allí. Durante los primeros días del desarrollo de la pandemia, antes incluso que esta fuera considerada como tal por la OMS, esta enfermera ya había ofrecido su ayuda en diversos hospitales pero al no residir en la capital fueron derivando primero en aquellos que sí dispusieran de domicilio allí. La situación actual ha cambiado los hechos.

En la tarde de ayer comenzaron a derivar a los primeros pacientes en el mencionado hotel, donde enfermeras como Irene siguen dotando las diferentes plantas y habitaciones de todo el material necesario para la llegada de nuevas personas. La malacitana tomó parte en su primer día de la última fase de recuperación de aquellos que superan el coronavirus, todos pacientes que dieron positivo. Denota la necesidad de la ayuda que, como ella, presentan multitud de sanitarios estos días que abandonan su tierra para ayudar en el foco de la infección, en Madrid.

El de Irene y Nadia son solo un ejemplo de la implicación que presentan estos días los sanitarios de Málaga y el resto de España para combatir el coronavirus. Su historia puede servir de empujón para otros profesionales del gremio que, como ellas, tuvieron miedo pero no dudaron en responder a la llamada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios