Infraestructuras

El Ministerio de Cultura rebaja a 12 millones el coste de la biblioteca en el convento de San Agustín

  • La cifra manejada contrasta con los casi 16,4 millones del proyecto original

  • El Gobierno mantiene la idea de licitar antes de finales de año las obras de rehabilitación

Vista del patio principal del antiguo convento de San Agustín. Vista del patio principal del antiguo convento de San Agustín.

Vista del patio principal del antiguo convento de San Agustín. / Javier Albiñana (Málaga)

El tiempo en el que el antiguo convento de San Agustín pasará a abandonar el ostracismo y el olvido al que lo ha tenido sometido el Gobierno central en las últimas décadas parece algo más cercano. Aunque con un calendario aún sostenido por la incertidumbre, los compromisos de los actuales responsables del Ministerio de Cultura parecen ser firmes en el objetivo último de poner en marcha la maquinaria de contratación de los trabajos de rehabilitación integral del edificio y su adecuación como futura sede de la Biblioteca del Estado en la provincia antes de que finalice el presente ejercicio. Con lo que, incluso de mantenerse la apuesta inversora necesaria, no parece que sea factible su apertura antes de 2022.

Estado de uno de los espacios del patio. Estado de uno de los espacios del patio.

Estado de uno de los espacios del patio. / J. Albiñana (Málaga)

Antes, en cualquier caso, tendrá que culminar el prolijo proceso previo de revisión integral del proyecto de intervención que fue objeto de contratación por parte de la Administración central hace ahora unos doce años. Una de las principales novedades de la operación es que rebaja de manera considerable el valor estimado de la actuación, que frente a los 16,4 millones estimados en origen, quedaría reducida a algo más de 12, según la información oficial facilitada a este periódico por el ministerio.

La reducción está íntimamente ligada a la determinación de Cultura de respetar en la medida de lo posible el antiguo convento, disminuyendo la contundencia de la obra diseñada por el estudio de arquitectura Aepo. "En el proyecto que actualmente estamos redactando se prioriza la conservación de todos los elementos de valor patrimonial del edificio histórico, por lo que prevista se necesita conocer con el máximo detalle la situación estructural y realizar los correspondientes estudios arqueológicos en una zona de alto valor histórico", subrayaron desde el ministerio. Una fase de la intervención que ya ha tenido lugar, con una primera campaña arqueológica materializada en 2017, a la que siguió una segunda actuación a finales de 2018 en la parte del inmueble que da a la calle Pedro de Toledo.

Otro de los puntos del antiguo convento. Otro de los puntos del antiguo convento.

Otro de los puntos del antiguo convento. / J. Albiñana (Málaga)

En esta última se hallaron restos que "con una gran probabilidad" corresponden al convento primitivo. Esta parte del edificio destaca por "el mal estado estructural", que fue muy modificada tras el incendio del año 1931". De acuerdo con los detalles aportados por Cultura, lo que se han encontrado son restos de arcos y muros, cegados por las nuevas construcciones, "que deben mantenerse y restaurarse, quedando en el nuevo proyecto al descubierto e integrados en la nueva construcción de esa zona de la futura biblioteca".

El nuevo proyecto restaurará y mantendrá los arcos y muros del convento primitivo encontrados en las catas arqueológicas realizadas

En este marco de acción, a principios de 2019, el ministerio ha contratado la redacción del proyecto, así como la dirección de obra, de demolición parcial de las edificaciones existentes en la calle Pedro de Toledo. Ya con el documento en las manos se ha solicitado licencia al Ayuntamiento de Málaga para proceder cuanto antes al derribo de estas partes.

Desde el ministerio confían en disponer de esta autorización en unas semanas, ya que se está trabajando en ese asunto "de la mano de los técnicos tanto del Ayuntamiento como de la Junta de Andalucía". Al tiempo que se ejecuta la demolición antes señalada, se procederá a contratar un equipo de arqueología para "la excavación, estudio y conservación, de los restos del antiguo convento que ya se detectaron en las excavaciones de 2017".

Será cuando se culminen estos pasos previos cuando Cultura estará en disposición de finalizar el proyecto de intervención sobre el convento, que, es seguro, incluirá la restauración de las cubiertas, fachadas, despieces de carpinterías, azulejerías y solados, "poniendo en valor el gran espacio entre patios cubierto por artesonados del siglo XIII. Todo ello va en la línea de lo ya expresado en octubre del año pasado por el director general de Bellas Artes, Román Fernández-Baca, quien en una visita al edificio dio a conocer los detalles principales del modelo contemplado por el departamento ministerial. En aquella ocasión fue claro al avanzar que iba a ser "un proyecto más empírico".

El inmueble, con más de 4.000 metros cuadrados, permanece vacío y sin uso desde mediados de la década de los 90. El Gobierno adjudicó en 2007 al estudio de arquitectura Aepo el proyecto para rehabilitar el convento y convertirlo en la nueva sede de la Biblioteca, que desde hace dos décadas aguarda su rescate en una sede provisional en la Avenida de Europa. Los arquitectos plantearon un proyecto por un importe de 16,4 millones de euros. Supuestamente las obras debían estar listas en 2012, aunque nunca comenzaron.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios