Málaga

De la Torre cree que los restos encontrados en el Astoria no condicionan el futuro auditorio bajo tierra

  • "No lo veo como algo apasionante y absolutamente brillante como para crear un espacio de visita arqueológica", argumenta

  • La oposición y el socio de gobierno del alcalde, Cs, abogan por continuar con las excavaciones en el solar

De la Torre dialoga con una de las arqueólogas en el excavación realizada en la parcela del Astoria. De la Torre dialoga con una de las arqueólogas en el excavación realizada en la parcela del Astoria.

De la Torre dialoga con una de las arqueólogas en el excavación realizada en la parcela del Astoria. / Javier Albiñana

La controversia empieza a cernirse de manera casi imparable sobre los restos arqueológicos sacados a la luz en el solar de los antiguos cines Astoria y Victoria. La excavación, iniciada hace ahora casi un año, ha permitido llegar hasta la cota -5,5 metros de profundidad, encontrando en su avance piletas de vino y aceite, así como varios enterramientos de época romana, correspondientes a los siglos I y II después de Cristo; restos del arrabal musulmán de Fontanella, y más de 300 enterramientos que, según los arqueólogos responsables de la intervención, podrían estar ligados a la toma de Málaga por parte de los Reyes Católicos.

El punto de profundidad máximo hasta el que se ha llegado en esta actuación es casi la mitad de la dimensión del auditorio de dos plantas bajo tierra que pretende impulsar el Ayuntamiento de la mano de un socio privado en esta misma parcela. ¿Por qué entonces los sondeos no se han llevabo a una cota mayor?  

La posibilidad o no de ir más allá en la operación queda ahora en manos de la Delegación de Cultura de la Junta de Andalucía, cuyos técnicos serán los que, previo informe de la dirección arqueológica del tajo, emitirán un dictamen final que podría obligar a profundizar más en el terreno o, por el contrario, dará por buena la actuación realizada. Incluso en este supesto quedaría por ver si a ojos de estos especialistas lo hallado tiene valor suficiente para condicionar o no la futura edificación.

El alcalde, Francisco de la Torre, que ha encabezado este lunes una visita a la parcela junto a miembros de la Corporación, ha venido a quitar importanto a lo encontrado hasta la fecha y ha dudado de que sea necesario ir más abajo en la intervención. "Lo que he visto no me parece que condicione; no lo veo como algo apasionante y absolutamente brillante como para crear un espacio de visita arqueológica", ha afirmado, incidiendo en su idea de que pueda seguir adelante la idea de construir un nuevo edificio sobre la parcela.

Para los grupos de la oposición, por el contrario, se está ante la oportunidad de seguir profundizando en el sector. "El pasado de Málaga no puede permanecer sepultado bajo los cimientos de un edificio, sería un atentado contra nuestro patrimonio irreparable", ha expresado la edil socialista Begoña Medina. Una línea de pensamiento que también comparte el socio de gobierno del alcalde, Ciudadanos. En este sentido, desde el grupo naranja apoyan la idea de profundizar en la excavación, al entender que "un gran lugar para comprender bien las diferentes capas y estratos históricos de Málaga".

Una de las integrantes de la dirección arqueológica, Ana Arancibia, ha admitido que la posibilidad de seguir trabajando bajo los niveles actualmente localizados traería consigo la destrucción de parte de ellos, admitiendo dudas respecto a lo que puede encontrarse. "Excavar por excavar está prohibido; vemos que hay unos niveles de grava importantes por los ríos que venían, es zona de incidencia de río; para saber lo que hay habría que bajar y a lo mejor no hay nada", ha explicado. Lo que sí dan por seguro las especialistas es que bajo el Astoria no está el anfiteatro romano.

La excavación ha localizado piletas de aceite y vino en la parte norte y enterramientos romanos, en la parte sur

A esta argumentación hay que sumar la aportada desde Urbanismo, en el sentido de indicar que la cota de -5,5 metros se adoptó tras el planteamiento de la asistencia técnica contratada por el organismo, siendo validada por la propia Junta, que ya tenía conocimiento de la propuesta de desarrollar en este espacio un auditorio de dos plantas bajo tierra.

Atendiendo a los elementos objetivos extraídos del subsuelo de los antiguos cines, la evolución deja patente la riqueza del espacio. Bajo los restos del antiguo hospital de Santa Ana, Arancibia ha detallado el encuentro con un arrabal musulmán con edificios y viviendas que previamente tuvo un compejo industrial asociado a una serie de hornos, "del que hemos indentificado uno", si bien su estado de conservación no era óptimo. 

"Y lo que no podíamos esperar es, en los laterales de la parcela, niveles asociados al momento romano; en el norte, parte de lo que era un complejo de piletas asociado a aceite y vino, mientras en la parte sur, hemos encontrado enterramientos que estaban dispuestos a lo que era una alcazaba de entrada a la ciudad de Málaga; las fechas nos hacen pensar que estábamos llegando al final de la ocupación", ha indicado. Sobre los enterramientos, de los que ya se tiene constancia en otros puntos como la calle Victoria, ha indicado que permite idea del trazado de lo que sería una vía de entrada a la ciudad.

A estos hallazgos hay que sumar el de más de 300 enterramientos "pertenecientes a la toma de Málaga". "Eso es una novedad tanto para la arqueología malagueña como para los investigadores; son una serie de tumbas, creemos que era gente que participó en la toma de Málaga y entendemos que tiene mucha importancia para la historia de la ciudad, es una aportación a nuestro ADN malagueño", ha enfatizado. Para incrementar el conocimiento que se tiene de los mismos, se está realizando una investigación profunda de los restos.

Una de las curiosidades extraídas en la excavación es el de una pieza de cerámica "con un estampillado con las manos de Fátima, decoración epoca nazarí, siglo XIII pero el enterramiento que tiene dentro era cristiano, con lo que se supone que hubo un reutilización posterior". "Eso no es muy normal porque casi todos los que encontramos de época Cristiana aparecen con las manos en el pecho, en señal de oración y mirando al sol”, ha precisado Arancibia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios