Málaga

Dos edificios históricos malagueños entran en una lista por riesgo de desaparecer

El Corralón de las Dos Puertas.

El Corralón de las Dos Puertas. / Javier Albiñana

Cinco edificios históricos de Andalucía, dos de ellos situados en Málaga, acaban de entrar en la Lista Roja que elabora la asociación Hispania Nostra, donde se recogen más de un millar de monumentos españoles sometidos a riesgo de desaparecer, destruirse o sufrir una alteración esencial de sus valores.

Abandonados, arruinados y sin ningún mantenimiento es como asegura este colectivo que se encuentran el Corralón de las Dos Puertas y la Huerta de Godino, en Málaga; el descargador de mineral del ferrocarril minero Bédar-Garrucha (Mojácar, Almería), el Castillo de Aznalmara (Benaocaz, Cádiz) y la Casa del Tinte (Baza, Granada).

El corralón, denominado "de las Dos Puertas" por tener entrada por las calles Curadero y Rosal Blanco, se encuentra recogido en varias obras sobre la vivienda obrera y popular en Málaga y era uno de los últimos que se mantuvieron habitados hasta que fue desalojado por su estado de conservación en 2013, tras lo que fue abandonado.

Es el último corralón existente en Málaga sin alterar por reformas; mantiene la tipología clásica de la casa de vecinos malagueña por antonomasia: el corralón; el patio es el elemento organizador del espacio; las galerías son abiertas y todos sus vanos son adintelados (los de la planta primera con balcones de poco vuelo).

Se encuentra en estado de ruina aparente, tapiado y desde la calle Rosal Blanco se observa cómo la medianera tiene una parte caída, lo que permite la entrada de agua de lluvia y aumenta el riesgo de desplome.

Huerta de Godino

Huerta de Godino. Huerta de Godino.

Huerta de Godino. / Javier Albiñana

La Huerta de Godino es una enorme noria de agua, un ingenio hidráulico muy común de la era preindustrial cuya finalidad consistía en obtener el preciado líquido directamente de los ríos, arroyos o del subsuelo, encauzarlo y distribuirlo para poder regar las cercanas y productivas huertas.

Consta de una plataforma de planta circular y de gran altura, debido a la necesidad de elevar el nivel del agua para lograr el regadío por gravedad y no goza de ningún grado de protección oficial. Se encuentra en el Arroyo de los Ángeles.

El descargador de mineral del ferrocarril minero Bédar-Garrucha se trata de una construcción en piedra, de sillería en algunas partes, que ha perdido ya numerosas piezas y algunas de las cuales se encuentran desperdigadas en la zona. 

Tanto el descargador como la línea férrea de vía estrecha fueron construidos por la sociedad Chávarri, Le Coq y Cía. y entraron en funcionamiento en 1896, permanecieron en operación hasta 1923 y en la actualidad la vía férrea ha desaparecido en su totalidad.

El Castillo de Aznalmara fue un puesto fortificado de pequeño tamaño, aunque situado en un lugar estratégico de gran importancia y, al parecer, fue construido por los almohades a principios del siglo XIII y formaría parte de una red defensiva nazarí junto con los castillos de Olvera, Zahara de la Sierra, Setenil de las Bodegas, Fatetar, en Espera, y de Fátima, en Ubrique.

También conocido como castillo de Tavizna, los lejanos orígenes íberos y romanos de la fortificación no ocultan su fuerte protagonismo árabe.

La Casa del Tinte es un inmueble que el cabildo bastetano compró en 1549 e instaló en él la tintorería municipal, actuación incluida en un programa para mantener, potenciar y controlar las industrias derivadas de la lana, en este caso el tinte, regulando su control con las ordenanzas y veedores públicos y prohibiendo tintar lanas ajenas fuera de la urbe.

Conserva de la arquitectura popular la planitud de los muros desornamentados y el recorte de los vanos limpiamente, sin molduras, pero sin las irregularidades en la distribución y tamaño propias de las peculiaridades compositivas de la arquitectura tradicional y están muy geometrizados, vano sobre vano

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios