Charlas Una fisioterapeuta y una trabajadora social informan sobre la prevención en el hogar y las ayudas técnicas existentes

Formación para impedir que los mayores den un mal paso

  • La Fundación Objetivo 1 pone en marcha un programa para evitar caídas del que se beneficiarán más de 150 mayores

El 77% de los accidentes domésticos se podrían prevenir adaptando la vivienda a sus habitantes. Eso es lo que sostiene la Fundación Objetivo 1, del grupo empresarial malagueño Vértice, y por esta razón acaba de poner en marcha el programa Pasos firmes. Se trata de una iniciativa de formación de la que se beneficiarán directamente más de 150 mayores de la provincia y que tiene como fin la prevención de las caídas, algo tan común en este sector de la población. A través de charlas y de asistencia personal en el propio domicilio los usuarios de la campaña aprenderán normas de seguridad y trucos básicos para no dar un mal paso.

Durante tres meses una fisioterapeuta y una trabajadora social recorrerán distintos centros y residencias para explicar de forma práctica a mayores, discapacitados y cuidadores la mejor manera de evitar las caídas. "Los trastornos visuales o auditivos causados por la edad o los efectos de la propia enfermedad puede hacer que aumente el riesgo de accidentes", explica Carlos Megía, director gerente de Fundación Objetivo 1.

Pero también hay otras causas externas, subraya, como la ropa demasiado ancha, el calzado inadecuado, cortinas, edredones y manteles largos, alfombras, falta de iluminación o muebles en ciertas zonas de paso. "También informamos de todas las ayudas técnicas que existen para reducir estos siniestros, como bastones, andadores, sillas de rueda, grúas", comenta Megía. Como una parte muy importante de estas caídas se producen en el baño, se presta especial interés a esta parte de la casa. Se les aconseja que sustituyan la bañera por el plato ducha, que pongan sillas especiales y agarraderas para entrar y salir de la bañera.

Y si, a pesar de todo, lo inevitable es tocar el suelo, este programa también enseña cómo levantarse y cómo los acompañantes han de asistir al accidentado "para que sufra el menor daño posible", dice el director. Por ejemplo, si un mayor está solo se recomienda que se ponga bocabajo, se apoye en rodillas y manos y así intente ponerse en pie.

Pasos firmes también intenta evitar "el síndrome poscaída, es decir, el miedo que se genera posteriormente a realizar otras actividades, con lo que supone la pérdida de autonomía y las consecuencias que esto acarrea para los familiares", aseguran desde la Fundación Objetivo 1.

Tras la charla, los usuarios que lo soliciten contarán con el asesoramiento de los profesionales en sus propios domicilios. Allí le diseñarán los espacios para "mejorar su entorno y su calidad de vida", afirma Megía, que añade que el programa que se acaba de iniciar en marzo está teniendo muy buena acogida y ya hay peticiones de distintas entidades para participar en él. Además, los propios profesionales que se dedican al cuidado de mayores tienen interés por seguir el programa. De esta manera se podría cambiar la estadística que sostiene que el 56% de las viviendas que se adaptan se hacen tras sufrir un accidente.

Junto a este proyecto, la fundación lleva a cabo otro de ayuda a domicilio a personas con pocos recursos económicos. Se les ofrece acompañamiento diversos días a la semana para realizar tareas del hogar, acudir, por ejemplo, al médico o al banco. Asimismo, imparten dos cursos de auxiliar de enfermería en geriatría para una treintena de mujeres.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios