José María Reguera | Jefe de Enfermedades Infecciosas del Hospital Regional “La pandemia nos hace vulnerables y ha puesto el sistema sanitario al límite”

  • Dice que el Covid es la situación más dura que ha vivido como médico

  • Cree que la mayor vacunación antigripal contribuirá a la contención de los procesos de infecciones respiratorias

Reguera en el Servicio de Infecciosos del Hospital Regional.

Reguera en el Servicio de Infecciosos del Hospital Regional. / M. H.

Su área es en estos momentos clave en la asistencia sanitaria; el epicentro de la lucha contra la pandemia junto con la UCI. El lugar donde pacientes y profesionales intentan vencer al Covid y a muchos otros virus más. José María Reguera es el jefe del Servicio de Enfermedades Infecciosas del Hospital Regional y asegura que ese centro sanitario “está preparado” con un plan de contingencia por fases que se irán activando en función de lo necesario.

–¿Cómo se prepara el Hospital Regional para este otoño con gripe y Covid?

–Es evidente que, aunque en la actualidad predomina el Covid-19, no podemos perder de vista la gripe, ya que todos los años supone un enorme problema de salud pública. Todos recordamos cada invierno el aumento de presión asistencial al que somos sometidos en el sistema sanitario. Por ello cabe destacar que la unión de ambas infecciones podría ser catastrófica y pese a que los profesionales sanitarios esperamos que no sea el caso, nuestro hospital ha elaborado planes de contingencia como son la liberación de camas y optimizar las plantillas para poder combatir futuras situaciones.

–¿Están preocupados ante esta temporada invernal singular?

–Ya estamos muy preocupados por las cifras del Covid-19 en las últimas semanas y esperando que la llegada de otros patógenos propios del invierno como la gripe no agraven más la situación. Creemos que las medidas empleadas para el Covid-19 serán útiles para prevenir otros virus invernales y los datos de la gripe en el hemisferio sur así lo demuestran, por lo que estamos muy esperanzados en que su comportamiento sea similar en nuestro hemisferio. El esfuerzo que se está realizando en fomentar la vacunación antigripal puede ayudar también a la contención.

–¿Se ha reforzado la plantilla del área? ¿Con cuántos profesionales?

–La gestión de las plantillas para la atención de los pacientes de Covid-19 llevada a cabo por la dirección del hospital ha sido muy acertada, ofreciendo a los servicios implicados nuevos contratos de profesionales cuando la situación lo ha requerido. En pocas fechas veremos si son necesarios más refuerzos.

–¿Cuántas camas tiene el área y cuántas puede llegar a incrementar si fuera necesario?

–En el Hospital Regional de Málaga existe un Servicio de Enfermedades Infecciosas con un total de 25 camas (9 habitaciones de aislamiento y 4 con presión negativa). Durante la primera ola de la pandemia se multiplicó el número de atenciones y fue fundamental la labor de los servicios de Medicina Interna y Neumología fundamentalmente en coordinación con nuestro servicio, llegando a habilitar hasta 200 camas de las que se ocuparon en el momento más intenso de la primera ola hasta 160.

–¿Cuántos años lleva en esta especialidad? ¿El Covid es lo más duro a lo que se ha enfrentado?

–Desde que acabe la residencia, casi siempre me ha dedicado a las enfermedades infecciosas, pero con dedicación plena desde la creación del servicio en el Hospital Regional de Málaga en el año 2006. Sin duda, el Covid-19 ha sido la experiencia más dura que he vivido como médico, tanto desde el punto de vista personal como profesional. Esta pandemia ha puesto de manifiesto que somos seres muy vulnerables y además ha demostrado como un sistema sanitario que considerábamos muy robusto ha sido puesto al límite.

Reguera ante la zona de aislamiento. Reguera ante la zona de aislamiento.

Reguera ante la zona de aislamiento. / M. H.

–¿Cuál fue el pico de enfermos ingresados con Covid en el Regional? ¿Cuántos pacientes hubo a la vez en el punto máximo de la pandemia? ¿Y cuántos ha tratado en total de Covid el hospital?

–Durante la primera oleada de la pandemia el número máximo de pacientes ingresados fue de 160 (contando los pacientes de UCI). Durante la segunda oleada, de momento, ya hemos sobrepasado los 50. El número total de pacientes ingresados con Covid-19 desde marzo hasta la actualidad ha sido aproximadamente de 700.

–¿Hasta cuántos pacientes podría asumir el Regional de Covid?

–El hospital ya llevó a cabo durante los meses de febrero y marzo una política de liberación de camas que fue considerada muy eficaz. Esta política consistió en el traslado de ciertas especialidades quirúrgicas y médicas a otras zonas del complejo hospitalario e incluso a otros hospitales de la ciudad, lo cual permitía el ingreso de los pacientes con Covid-19 hasta prácticamente ocupar el hospital general. Este invierno está preparado igualmente el plan de contingencia y se irá activando medidas si fuera necesario.

–¿Qué es lo más difícil para los pacientes en esta enfermedad?

–Depende de la situación clínica. Los pacientes graves que requieren ingreso hospitalario sufren una primera situación estresante por el aislamiento que supone la infección y no poder tener contactos con sus familiares. Se ven sometidos a una gran incertidumbre ante las múltiples noticias que han escuchado sobre la infección y además sufren el miedo que provoca el Covid-19 por el elevado número de fallecimientos.

–¿Qué es lo más difícil para los sanitarios en esta enfermedad?

–Para los profesionales sanitarios lo más complicado de gestionar ha sido la elevada mortalidad de la infección, pero también la gran cantidad de enfermos que requieren ingreso en el hospital, la diferente relación médico-paciente, el poco contacto físico, el miedo al contagio y otras circunstancias que están haciendo de esta pandemia una situación nunca vivida.

–Tienen ahora mayor capacidad diagnóstica para PCR y test que antes, ¿es suficiente? ¿es rápida?

–Desde el comienzo de la pandemia se han realizado grandes esfuerzos para conseguir una mayor capacidad diagnóstica y sobre todo más rapidez. El Servicio de Microbiología de nuestro hospital es capaz de realizar en la actualidad más de 2.000 PCR al día y dar una respuesta en menos de tres horas cuando es necesario e incluso en 15 minutos empleando los nuevos test de antígenos. El próximo reto será el diagnóstico de Covid-19 y gripe al mismo tiempo y poder agilizar el manejo de estos pacientes en espacios separados.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios