Málaga

La Junta ya trabaja para que el edificio de Correos sea destinado a hotel

  • Buena parte de las empresas interesadas en su compra, activa desde hace seis años, apuesta por un proyecto de este tipo

Comentarios 0

La Junta de Andalucía comienza a andar el camino que podría permitir la construcción de un hotel en el antiguo edificio de Correos. En él o en el solar que quedase tras la demolición de un inmueble cuyo estado de conservación genera dudas. La hoja de ruta tiene más razón de ser incluso después de saberse que las muchas empresas interesadas en adquirir esta edificación, situada en la Avenida de Andalucía, a escasos metros de la Alameda Principal, se marcan el objetivo de destinarlo a uso hotelero. Sin embargo, para que ello sea posible, dada la actual consideración urbanística, se necesita de una modificación del Plan General de Ordenación Urbanística (PGOU) de Málaga. Tarea a la que ha dado ya inicio la Administración regional.

Según confirmaron por medio de una respuesta oficial, la Dirección General de Patrimonio "está elaborando una modificación del uso del edificio de Correos, situado en la Avenida de Andalucía, para uso hotelero". Así consta de manera literal a contestación emitida por la Junta a una pregunta directa. Al tiempo, se alude a que tal variación urbanística se produce "mediante la figura de 'Actuación de Dotación', prevista en la Ley de Ordenación Urbanística de Andalucía (LOUA) y del Texto Refundido de la Ley del Suelo y Rehabilitación Urbana".

Si bien la iniciativa ahora confirmada oficialmente era objeto de análisis por parte del Gobierno andaluz desde hace meses, no ha sido hasta ahora cuando se ha avanzado en la misma. Presumiblemente, tal planteamiento deberá ser objeto de consenso y acuerdo con el Ayuntamiento de la capital de la Costa del Sol, al que compete dar luz verde a la modificación de usos propuesta. La calificación actual del edificio, como equipamiento, viene lastrando desde hace años la operación de enajenación del mismo.

La antigua sede central de Correos está sin uso desde que a mediados de 2010 dejó de ser ocupado por el servicio postal. La construcción pasó a manos de la Administración regional el 19 de marzo de 2010 como parte del pago de la deuda histórica acumulada por el Gobierno central con la autonomía. Seis años después de ese abono, no sólo no rinde beneficio alguno para el receptor, sino que además le genera unos aportes obligados en materia de tributos y mantenimiento. El último dato aportado por la Delegación del Gobierno andaluz en Málaga se corresponde con el IBI de 2015, ejercicio en el que se abonó al Consistorio 103.171 euros, lo que sumado a los años anteriores alcazaba casi los 600.000 euros por este tributo.

El escenario actual no ha impedido, sin embargo, como viene reconociendo el propio delegado del Gobierno andaluz en la provincia, José Luis Ruiz Espejo, la existencia de varios grupos de inversores interesados en la adquisición del edificio. Aunque el propio Ruiz Espejo incide en que este interés de momento no se ha formalizado en una oferta económica cierta. Sólo una de las mercantiles cantiles ofreció de manera concreta 15 millones de euros para hacerse con la propiedad del antiguo Correos, cifra insuficiente a los ojos de la Junta, que sitúa el precio de partida en unos 30 millones de euros, cuantía abierta a una posible rebaja pero mínima.

La construcción, que data de 1980, dispone de 17.000 metros cuadrados construidos, si bien la parcela está considerada desde el punto de vista urbanístico como suelo para Servicio de Interés Público y Social, acotando de forma evidente los posibles destinos de la construcción. Así, para pensar en la posible adecuación del inmueble como hotel, oficinas o comercio sería preciso, con carácter previo, tramitar una modificación del Plan General de Ordenación Urbanística (PGOU).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios