Málaga Hoy En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Málaga

Pacientes piden más recursos para que la sanidad "no se venga abajo"

  • Quince asociaciones denuncian la falta de personal, el aumento de las listas de espera y la peor asistencia

El verano pasado, unos 40 médicos con cargos intermedios advirtieron del deterioro de la sanidad pública debido a los recortes. Ayer, fueron los enfermos los que hicieron piña para exigir más recursos y denunciar la falta de personal, el aumento de las listas de espera y el empeoramiento de la asistencia en los últimos años. Quince asociaciones de pacientes y el Colegio de Médicos de Málaga firmaron un decálogo con el que reclaman tanto al Gobierno central como a la Junta de Andalucía "medidas efectivas que den respuesta real a las necesidades".

"Percibimos con preocupación la situación actual de la sanidad debido a los recortes", apuntó el presidente de la entidad colegial, Juan José Sánchez Luque, quien explicó que el decálogo pretende ser un toque de atención "para que la sanidad de Málaga no se venga abajo". Las organizaciones reclamaron una reunión con el consejero de Salud, Aquilino Alonso, para que facultativos y pacientes le informen de la situación que atraviesa la sanidad malagueña.

La lectura del documento se hizo en un acto en el Colegio de Médicos al que asistieron las organizaciones firmantes. El Decálogo de médicos y pacientes por una sanidad mejor sostiene que el sistema "no debe estar a merced de recortes presupuestarios, sino dirigirse con unos criterios adecuados de gestión que garanticen la sostenibilidad del sistema, así como una asistencia de calidad a los ciudadanos".

Marcelino Herranz, de la Asociación Malagueña de Polio y Postpolio (Amapyp), resumió la situación: "No se sustituyen a los médicos, en Urgencias se ha disminuido el personal con respecto a hace unos años y las listas de espera se han alargado considerablemente. Intentan decirnos que se cumplen los plazos [topes de espera para pruebas, consultas y operaciones], pero no es así".

La vicepresidenta de la Asociación de Pacientes de Fibromialgia de Málaga (Apafima), Carmen Villén, afirmó que los recortes repercuten en los enfermos y puso como ejemplo que su colectivo no accede ni a rehabilitación ni a los reumatólogos.

Josefa Gómez, presidenta de la Asociación para la Lucha contra las Enfermedades del Riñón (Alcer), sintetizó su queja: "No se hacen sustituciones, hay menos personal y más masificación. Cada día se hacen más trasplantes, pero no se aumenta la plantilla para atender a los trasplantados".

El toque de atención se dirigió tanto a la Administración central como a la autonómica. "Con los recortes se ha eliminado la financiación pública de algunos medicamentos", dijo Margarita Mejías, de la Asociación de Lupus.

La Asociación Malagueña para la Investigación de la Leucemia (Ampile) denunció los recortes a los investigadores durante los años de la crisis. Juan Cristóbal Corral, representante de la organización, advirtió que "la investigación es la única esperanza" de aquellas personas que padecen una enfermedad rara.

Uno a uno, los representantes de las asociaciones fueron desgranado sus críticas por la pérdida asistencial que han supuesto los recortes. María Victoria Martín, de la Asociación de Anticoagulados, afirmó que hay pacientes con patologías coronarias que están en lista de espera "hasta un año" para ser vistos por un especialista.

En representación de la Asociación Malagueña de Familiares y Afectados de Esclerosis Múltiple (Amfaem), Iluminada García, apuntó que debido a los recortes hay personas con esa patología "que son dadas de alta, pese a que se trata de una enfermedad neurodegenerativa".

El tratamiento integral de las patologías crónicas, la unión de esfuerzos públicos y privados para sustentar la actividad investigadora, la eliminación de diferencias territoriales en la asistencia y la mejora en el acceso a la sanidad sin más criterios que la necesidad de la salud son algunas de las reivindicaciones del decálogo.

Además de las citadas, apoyan en decálogo asociaciones de familiares de enfermos mentales (Afenes), de cáncer (AECC), de obesos, de artritis reumatoide y de médicos-pacientes, entre otras.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios