Málaga

Sanidad: lo urgente y lo necesario

  • Sindicatos, colegios profesionales y pacientes coinciden en que la asistencia pública de Málaga requiere un plan de choque

  • A medio plazo, insisten en el tercer hospital

  • Advierten a Salud que las medidas deben tomarse para atajar los problemas, no las movilizaciones

Sanidad: lo urgente y lo necesario Sanidad: lo urgente y lo necesario

Sanidad: lo urgente y lo necesario

Con la propuesta de un puñado de profesionales del Regional de hacer un hospital en el aparcamiento del Civil sobre la mesa, el anuncio de la Consejería de Salud de estudiar la idea, miles de personas en la calle en dos movilizaciones, el consenso de la Diputación de ceder -con condiciones- esos terrenos y la disposición del presidente del ente supramunicipal de aportar parte de la financiación, Málaga Hoy reúne a las principales voces de la sanidad malagueña. Participan el presidente del Colegio de Médicos, Juan José Sánchez Luque; de Enfermería, Juan Antonio Astorga; los secretarios de sanidad de UGT, Ramón Sánchez; y de CCOO, Rafael González; y Alfredo de Pablos, de Málaga Accesible, en representación de los pacientes.

-Málaga Hoy (MH): Por dejar precisar ¿tercer hospital sí o no? ¿Y qué hacer en la zona este?

-Juan José Sánchez Luque (J. J. S. L.): La opinión del Colegio de Médicos es de cautela. En 2008, la anterior consejera, María Jesús Montero, planteó en los terrenos del Civil un hospital con 110 camas. Fue rechazado por la mayoría de colectivos. Plantear ahora si la ubicación es la correcta o no o si nos ceñimos a construir una torre ahí sería un enfoque parcial. Hay que hacer una valoración global de cómo está la estructura hospitalaria en Málaga capital y saber una serie de interrogantes. ¿Qué ocurriría con los dos edificios del Hospital Carlos Haya, qué ocurriría con la zona este, qué plazo de ejecución tendría ese hospital y si hay realmente recursos económicos? Hay una propuesta que han hecho un grupo de profesionales, pero todavía no hemos encontrado una respuesta por parte de la Administración. Ahora le toca mover ficha a la Administración; Que diga si realmente factible este planteamiento porque la hemeroteca es terrible. Desde 2008, llevamos hablando de proyectos que después han quedado en nada. Con esas premisas, el Colegio si hubiera una respuesta positiva -CCOO lo ha planteado y estamos de acuerdo- en el sentido de que hubiera un uso aunque fuera parcial del Hospital Carlos Haya, un chare u otro modelo en la zona este y se construyera un hospital; desde esa perspectiva integral, sí lo apoyaríamos. Pero ahora mismo mucha cautela.

-Alfredo de Pablos (A. P.): A veces nos parece que levantar la expectativa de un tercer hospital es una patada hacia adelante y transportar el problema a dentro de diez años. Desde las asociaciones de pacientes que represento entendemos que el problema lo tenemos ahora. Necesitamos una atención primaria donde los profesionales tengan tiempo para atendernos y en la atención especializada no nos preocupa tanto la ubicación como la eficacia y la eficiencia. Tener una infraestructura es relativamente fácil, el problema es llenarla. Ahí está el ejemplo del Hospital del Guadalhorce. El refrán dice que en casa del pobre, se mueven los muebles. No tiene sentido un hospital donde los especialistas tienen que ir del Clínico para pasar consulta; eso no resuelve el problema. La solución pasa porque haya más camas atendidas por profesionales no tan estresados y una atención primaria potente.

-Juan Antonio Astorga (J. A. A.): Es un tema manido el de los hospitales. Se ha vendido humo... La idea del Civil es una propuesta atractiva por la disponibilidad de metros que hay. Un estudio de CCOO cifra el déficit de camas [de hospital] en 800 para estar con una equidad de recursos respecto a poblaciones semejantes. Es importante, como se ha dicho, de que esto no sea dar una patada hacia adelante. Pero la cama no son cuatro patas y un cabecero; es un recurso que vale un dinero importante. Hay que ser reivindicativos para recuperar la ratio de camas, pero también debe haber un uso eficiente de esas camas. Tenemos que ser reivindicativos y eficientes. No solo los responsables públicos, sino también los profesionales. Y no vale solo montar un hospital, hay que mantenerlo. Además debemos ver qué pasa con las otras instalaciones porque a la media y larga estancia se la está dejando atrás. Los hospitales siguen enfocados a la fase aguda, pero hay crónicos y personas que reciben el alta muy pronta, que necesitan un soporte, pero los echan del hospital.

-Ramón Sánchez (R. S.): Cualquier infraestructura que se plantee nunca estaremos en contra. Pero hay distintos foros políticos y técnicos, como el Consejo del Salud de área, el Consejo Social del Ayuntamiento; se podría haber contado incluso con la junta facultativa, no solo con el grupo de médicos que han planteado la iniciativa. La actual estructura del Hospital Regional no se puede perder. Y sobre la ubicación, deben ser los técnicos los que la definan. Pero no hay que olvidar que esta infraestructura sería como poco sería a seis años y dependiendo de la disponibilidad presupuestaria. Por lo tanto, hay que optimizar los recursos que tenemos ahora, las plantas que están cerradas. Por ejemplo, en el Hospital de Cártama hay una planta cerrada, en el de Benalmádena hay un planta no muy ocupada que se usa para trabajo administrativo, en Torremolinos se planteó un centro de alta resolución, en el Regional el ala centra del pabellón B hay que rediseñarla porque se habilitaron salas de reuniones que eran camas que se han perdido...

-Rafael González (R. G.): Málaga tiene una histórica falta de inversiones. Ya lo denunciamos en el 2005 y vamos a peor. ¿Pero por qué ahora estamos tan mal? Por la política de recortes del Gobierno central y del autonómico. La tasa de reposición impuesta por el Gobierno central ha hecho que durante dos años no se haya cubierto ninguna jubilación en el SAS. Eso ha provocado una pérdida de casi 2.200 puestos de trabajo. Hay que dar la misma asistencia con 2.000 personas menos y eso no se puede hacer. A eso hay que añadirle la política de personal del SAS de no cubrir absolutamente nada. Y esto ha estallado; una situación que es extrapolable al resto de Andalucía. Pero la situación previa de Málaga, con un déficit de todo, ha hecho que hayamos llegado a una situación límite. La solución es crecer por encima de la tasa de reposición y que el SAS de una vez cambie su política de personal y simplemente cubra las bajas y las vacaciones. Porque por eso se cierran los centros de salud por las tardes o camas en verano, porque no hay personal para atender. La falta de personal afecta sobre todo a atención primaria y hay un colectivo al que literalmente han esquilmado, que es enfermería. Y sobre infraestructuras, proponemos un gran hospital. El Regional está repartido en tres pabellones lo que hace que haya tres uvis, tres cocinas, tres laboratorios. Eso es ineficiente, algo que no ocurre en ningún otro hospital de Andalucía. Se soluciona centralizándolo todo. Si la opción del Civil se consensúa y es más barata, bienvenida sea. Eso resolvería ineficiencias, pero no resuelve la falta de camas. Para alcanzar la ratio nacional de camas, en Málaga haría falta un hospital de 800 camas, si es la ratio andaluza son 450. Habría que construir un hospital de 1.600 camas y eso no cabe en los terrenos del Civil. Sí se podría hacer ahí un hospital parecido al actual Regional con unas 800 camas, que fuera de tercer nivel. Pero seguiríamos teniendo un déficit importante. La solución pasa por usar además uno o los dos pabellones del Regional, que están montados y la inversión solo sería un lavado de cara y personal. Hay otra deficiencia en la zona este. Entre Rincón, Totalán, Moclinejo, Olías, El Palo y Pedregalejo suman unos 80.000 habitantes. En Estepona -un área con 70.000 personas- se va a hacer un chare [centro hospitalario de alta resolución]. Veríamos bien un CARE [centro de alta resolución] o un chare en la zona este.

-J. J. S. L.: El problema es más profundo que el tercer hospital. La dotación presupuestaria, aunque este año se ha incrementado, no llega a superar la del 2010. Málaga necesita un plan de choque. Hacen falta más recursos humanos, la sustitución de profesionales, pero también coordinación interniveles. Ahora el Colegio tiene una mesa abierta con la Administración para mejorar esa comunicación que tiene muchas lagunas entre los hospitales y atención primaria. Tenemos diferentes lenguajes y es por un fracaso en los procesos asistenciales, que fue una medida muy buena que se ha ido desvaneciendo igual que se ha ido desvaneciendo la carrera profesional o el modelo de unidad de gestión clínica. Este modelo se plantea como una forma de autogestión y el margen que tienen hoy los directores de unidad en el nivel de recursos humanos es nulo. Hasta los gerentes están atados de pies y manos. Ahora con lo Granada se está creando un sentimiento de movilización andaluz y la Administración está reconociendo que esto no está tan bien como se decía. Reducir el debate a crear una infraestructura sería minimizar el problema. Además, eso va a tardar años y hace falta un plan de choque.

-M. H.: Pero la clave es ¿hay dinero para un tercer hospital?

-R. G.:Cuando se quiere hay dinero. En Granada, en ese hospital se han gastado 260 millones desde 2012 a 2016. En Córdoba, entre 2003 y 2010, se gastaron casi 150 millones. La propuesta que hace CCOO con tres infraestructuras puede tener un coste de 230 millones, 30 menos que lo que se han gastado en Granada. Utilizan el mantra de que no hay dinero. ¿De dónde ha salido el dinero para Granada? Alguna vez le tendrá que tocar a Málaga. El megahospital se hizo, pero 100 kilómetros al este de Málaga.

-M. H.: No hay sustituciones, a la Junta abrir el Hospital del Guadalhorce le está costando, el de Estepona lo hará con ayuda en la financiación ¿Es posible un nuevo hospital o estamos soñando?

-J. J. S. L.: Como plan de choque, si hay que priorizar, desde el Colegio demandamos recursos humanos. Hacen falta contrataciones para salir del bloqueo que tenemos. Pero insisto, estamos generando un debate sin conocer la opinión de la Junta. Si realmente no vamos a tener un sí, con un cronograma, una ejecución, unas fases, mejor cerramos porque sería una desilusión más para Málaga.

-R. G.:Yo discrepo. Tenemos que ir no a ver lo que va a hacer la Junta, sino con el planteamiento de 'queremos esto'. No se hace, entonces nos movilizamos. Nosotros tenemos que tener nuestra hoja de ruta. El primer punto de nuestras reivindicaciones es el reconocimiento explícito por parte de la Consejería de Salud de las deficiencias. Como con el Yak-42, lo primero que queremos es que reconozcan que hay déficit. Luego, queremos esto. No nos lo dan, nos vemos en la calle.

-R. S.: La cúpula del SAS y de la Consejería -ahora ha habido cambios- no se ha portado bien con Málaga. Es momento de que miren a esta provincia, es el momento de los profesionales. La vuelta a la jornada de 35 horas debe implicar aumento de contratación. Tenemos que situarnos al inicio de la crisis.

-M. H.: En el Consejo Social, la delegada dijo que iba a escuchar. Los colectivos plantearon que al margen del nuevo hospital hace falta un plan de choque. ¿Creéis que ha tomado nota?

-J. J. S. L.: Creo que sí. Hay un cambio de talante, de sentarse a dialogar. Pero hay que encontrar soluciones. No son tan complicadas, pero hay que ponerlas sobre la mesa. Las organizaciones, con matices, vamos a coincidir; pero tenemos que ver que realmente la Administración emprenda las medidas porque se necesitan medidas urgentes para Málaga.

-A. P.: Hay que tener en cuenta que en Málaga hay una población flotante importante. A Urgencias hay que meterle mano. También hay pacientes crónicos que acaparan el 70% de los recursos y a los que hay que darle una solución. Y cuanto mejor funcione la atención en primaria, habrá menos ingresos en agudos y menos recaídas. Hace falta tener las plantillas completas, poner en valor la atención primaria, mejorar la comunicación electrónica entre niveles... En una fábrica de tornillos mientras la falta de calidad representa 5.000 tornillos malos, aquí la falta de calidad en la asistencia tiene consecuencias graves sobre la vida de las personas.

-JAA:No podemos poner todo de todo en todas partes. El modelo de descentralizar la atención es positivo. Pero con la infradotación que tiene Málaga, parece que estamos en un hospital de campaña o una atención sanitaria de campaña. Lo más urgente es arreglar lo que tenemos. Pedir solamente el hospital nos puede condenar una vez aceptado eso, como hay poco dinero a que lo que hay es para el hospital y 'aguantaros'. Aquí camas hacen falta, pero el dinero es el que hay y si se dedica a esto no se puede dedicar a lo otro. Ese déficit hay que corregirlo, pero a cuenta de esto no se puede paralizar lo demás.

-M. H.: El efecto Granada ha sido un revulsivo...

-J. A. A.:Los individualismos mediáticos están ganando terreno y hay una inseguridad en los políticos a ver cuántos Spiriman salen. Pero por contenar se pueden a veces hacer disparates. Lo que hace falta es atender bien a los pacientes. Y no se les está atendiendo bien porque somos pocos y las camas no son suficientes. Málaga tiene una infradotación grave porque hay una población flotante que no se conoce y porque hay cuellos de botella dentro del sistema que deterioran la asistencia. Y si no se corrige lleva al colapso.

-J. J. S. L.:Salir a la calle por un hospital no era el objetivo. El objetivo está en la globalidad. Hay una serie de carencias y ese plan de choque pasa por tomar medidas. Es importante que no haya Spiriman. Esto tiene que ser plural. Hay que superar el debate de qué modelo queremos de hospital. Queremos un modelo de gestión diferente, que se reflexione y se hagan cambios, pero mientras eso se hace, un plan de choque para Málaga capital es urgente. Nos hemos acostumbrado a no tener sustitutos cuando un compañero se pone enfermo. Eso tiene que romperse. Si un profesional se pone enfermo tiene que haber un sustituto. Eso cuesta dinero, pero es la única manera de salir del cuello de botella que tenemos en la capital.

-R. G.: La Consejería ha estado inflexible hasta antes de ayer. El 16 de enero se volvió a las 35 horas. Gratamente estamos sorprendidos de que hayan contratado en el Regional y en el Clínico. Cierto cambio ha habido, pero no es suficiente. Tenemos que exigir que persona que se ponga mala, persona que se sustituya porque su trabajo alguien lo tiene que hacer.

-M. H.:¿Pero estas mesas de diálogo o este incremento de la contratación es voluntad real o para atajar las manifestaciones en la calle?

-R. G.: Ha habido un cambio importante. El gerente del SAS y el viceconsejero han dimitido. El gerente del SAS es el que ha dictado la política de personal con la que llevamos años luchando. Los ideólogos ya no están.

-M. H.: Pero ¿es un pequeño cambio para que nada cambie?

-J. A. A.: El modelo de gestión tiene que cambiar. La distancia entre los políticos y los gestores era poca y entre los gestores y los profesionales ha sido mucha. Este modelo no puede trabajar teniendo a comisarios. Los responsables de los centros tienen que ser personas que escuchen a los profesionales y a los pacientes. Ha habido mucho desencuentro. La base social que está moviendo el descontento no sabemos a dónde nos va a llevar.

-M. H.:¿Conclusiones?

-AP: El funcionar a base de redes sociales conlleva cierto abandono por parte de nuestra responsabilidad. Qué mejor que la articulación a través de los profesionales, los sindicatos, los colegios profesionales o las asociaciones de pacientes. Tenemos que hacer un esfuerzo de coordinación y reclamación constante. Articular unas estrategias y tener una tensión que no baje, que no se diluya. Montar una plataforma se monta en cinco minutos; en Facebook en un momento tienes 50.000 amigos. Pero quien tiene que articular todo esto son las estructuras estables y profesionales; la sociedad civil.

-J. A. A.:Mi cierre es que Málaga con hospital o sin hospital lo que necesita son enfermeros.

-R. G.: No sólo enfermeros...

-J. A. A.:No sólo, por favor.

-R. S.0: Yo confío en el cambio de talante de la Junta. Creo que va a venir bien que ya no haya mayorías absolutas. Creo que hace falta un pacto por la sanidad, establecer presupuestos finalistas, fijar una cantidad que deba destinarse a la sanidad necesariamente. Confío en que no tener mayoría absoluta vendrá bien. Porque las mayorías absolutas no han venido muy bien a la sanidad pública y tenemos los ejemplos en la comunidad de Valencia y Madrid.

-R. G.: Los deseos son dos. Uno, con carácter urgente, es que se solucione el problema de personal que nos tiene ahogados. Que se recuperen los 2.200 puestos de trabajo en un plazo trianual como máximo. Y sobre las infraestructuras, a ver cuándo le toca a Málaga. Porque desde 1992 cuando se abrió el Hospital Costa del Sol nuevo lo único que se ha hecho es el de Benalmádena que es chiquito. Porque el de Antequera fue un hospital que ya había y Ronda es lo mismo. En 25 años no ha habido ninguna gran inversión en la provincia y en ese tiempo, la población ha aumentado en medio millón de personas. Tenemos los mismos recursos que hace 25 años con medio millón de personas más.

-J. J. S. L.: Es el momento de un plan de choque, que aunque lo pedimos desde Málaga, quizás deba ser andaluz para no crear agravios. Quizás la mejor manera es que sea a nivel andaluz para que a Málaga también llegue. Lo pedimos con urgencia. Esperamos que la Delegación de Salud aplique las medidas que desde el Colegio le hemos propuesto.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios