Málaga

La Sierra de las Nieves, a un paso de ser el tercer Parque Nacional

  • El enclave está en la última fase para obtener ese reconocimiento de protección y sería el tercero de España

Senderistas en un paraje de la Sierra de las Nieves. Senderistas en un paraje de la Sierra de las Nieves.

Senderistas en un paraje de la Sierra de las Nieves. / Javier Flores

La Sierra de las Nieves, refugio en la provincia de Málaga del pinsapo, se encuentra en la última fase para ser reconocida como Parque Nacional, una marca que dotará a la zona y a los 14 municipios que la integran de un impulso para consolidar esta joya medioambiental como destino turístico y frenar la despoblación que sufre. El documento de propuesta para su declaración remonta la idea de proteger los valores naturales existentes en la Sierra de las Nieves al siglo XIX y desde principios del XX comienza a reivindicarse su protección a nivel nacional. Desde entonces los propios ayuntamientos de la zona han sido fundamentales en la puesta en valor de este paraje, especialmente a través del primer hito, su declaración como Parque Natural en 1989.

A partir de entonces, la riqueza medioambiental de la que goza este enclave, situado en la comarca de la Serranía de Ronda, le ha valido para ser declarado Reserva de la Biosfera en 1995, además de ser designada ZEC (Zona Especial de Conservación) en el marco de la Red Natura 2000. Después de un siglo de esa primera llamada a la máxima protección en España de la Sierra de las Nieves, arrancan en 2011 los estudios de viabilidad para solicitar su paso a parque nacional, que se tramita de manera formal en 2015 de la mano de la Junta de Andalucía, la Reserva de la Biosfera, el Organismo Autónomo de Parques Nacionales y ayuntamientos de la zona.

Finalmente, y tras años de retraso, el pasado martes 26 de enero, el Consejo de Ministros aprobó de manera inicial la propuesta, lo que supone que el Parque Natural de la Sierra de las Nieves está más cerca de ser una realidad. Antes, deberá pasar una segunda vez por la mesa del Ejecutivo y someterlo a votación en las Cortes.

Se trata de 23.000 hectáreas que albergan el 65 por ciento de la superficie de pinsapar española, e incluye dos tipos de abeto, pinsapo y blanco, únicos en la Península Ibérica y en peligro de extinción. Además, destaca por sus afloramientos de peridotitas --rocas ultra básicas que constituyen una de las más escasas en la corteza terrestre--, por ser escenario de grandes formaciones rocosas y por su paisajes kársticos, con numerosas simas.

Pero esta zona ofrece mucho más. La variedad de enclaves y la multitud de microclimas presentes, se traducen en una amplia diversidad de hábitats que permiten albergar en torno a 150 especies de aves y una rica fauna terrestre. Entre las especies que habitan destacan el águila real, el águila perdicera, el halcón peregrino o el búho real; sin olvidar que en sus ríos y arroyos pueden encontrarse todavía una buena representación de cangrejo autóctono; además de grandes mamíferos como la cabra montés y el corzo.

Convertirse en parque nacional va a suponer una serie de beneficios, encaminados fundamentalmente a la conservación de sus valores naturales y sus paisajes. Asimismo, se dota a la zona de una marca propia que conllevará un impulso en cuanto a inversión y promoción. Por ende, la Sierra de las Nieves se situará en el punto de mira a nivel turístico --donde se aboga por el 'turismo verde'-- y junto a ella, los municipios que la integran, lo que espera se traduzca además en un revulsivo para la lucha contra la despoblación rural que sufren algunas localidades de la zona.

En total, 14 municipios estarán bajo el paraguas de pertenecer a este parque nacional. Son Benahavís, El Burgo, Istán, Monda, Parauta, Ronda, Tolox y Yunquera, dentro del propio parque; más Alozaina, Casarabonela, Guaro, Igualeja, Ojén y Serrato, en su zona periférica de protección y área de influencia económica. En total, 63.893 habitantes. Aprobados los trámites pendientes, la comunidad autónoma andaluza pasará a contar con tres parques nacionales: el de Doñana, Sierra Nevada y la Sierra de las Nieves. Este último se incluirá en la red española como el decimosexto.

Imagen de la nevada en la reciente borrasca Filomena. Imagen de la nevada en la reciente borrasca Filomena.

Imagen de la nevada en la reciente borrasca Filomena. / Javier Flores

La máxima protección de España a los parajes andaluces comenzó en 1969, con la declaración de Doñana como Parque Nacional, posteriormente ampliado en 2004. En la provincia de Huelva, en su práctica totalidad, y en la de Sevilla, se extienden 54.252 hectáreas donde sus emblemáticas marismas, que abarcan la mitad del terreno, conviven con playas, dunas móviles entre las que crecen pinares y matorrales, cotos y numerosas lagunas.

Su localización al sur de Europa, bañada por el mar Mediterráneo, y su proximidad al continente africano, la convierte en una zona clave para las rutas migratorias, dando refugio a más de 300 especies de aves, entre ellas, el águila imperial, uno de los emblemas de Doñana y que, al igual que el lince, se encuentra en peligro de extinción. 37 especies de mamíferos, 21 tipos de reptiles, once de anfibios y 20 de peces de agua dulce se pueden encontrar en ella.

Considerada una de las zonas naturales protegidas más importantes de Europa, Doñana ha sido declarada Reserva de la Biosfera en 1981 y reconocida en 1994 como Patrimonio Mundial de la Unesco. Desde 2006, la gestión de este parque nacional corresponde en exclusiva a la comunidad autónoma de Andalucía.

Por su parte, Sierra Nevada, entre Granada y Almería, fue declarada Parque Nacional en 1999, incorporando los ecosistemas de alta montaña mediterránea a la red española, que hasta el momento no estaban representados. Cuenta con 86.208 hectáreas de extensión y una quincena de cumbres que superan los 3.000 metros de altitud, dos de ellas, las más altas de la Península, el Mulhacén y el Veleta.

Alberga un rico patrimonio cultural e histórico en el que se solapan los legados tartesos, romanos y visigodos, singularmente en la vertiente alpujarreña. Del periodo musulmán quedan los sofisticados sistemas de regadío que recogen el agua del deshielo. En cuanto a la flora, más de 2.000 especies vegetales viven en el parque, donde destaca una fauna ligada a los hábitats de la alta montaña, como es el caso de la cabra montés. Sierra Nevada forma parte de la Red Natura 2000 y desde 1986 está declarada Reserva de la Biosfera. La gestión del parque corresponde en exclusiva a Andalucía, cesión que se produjo en el año 2006.

La Red de Parques Nacionales de España protege además al Archipiélago de Cabrera, los Aigüestortes i Estany de Sant Maurici, Garajonay, Islas Atlánticas, Monfragüe, Ordesa y Monte Perdido, Picos de Europa, Sierra de Guadarrama, Tablas de Daimiel, Teide y Timanfaya. Por su parte, la Sierra de las Nieves se incluiría como el decimosexto enclave natural con la máxima protección a nivel nacional.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios