Málaga Hoy En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Málaga

Coronavirus en Málaga: Los balcones se llenan de luz

  • Primera jornada de aplausos en la que el sol aún no había caído

Coronavirus: El primer día de aplausos en Málaga en el que el sol aún no ha caído, en fotos Coronavirus: El primer día de aplausos en Málaga en el que el sol aún no ha caído, en fotos

Coronavirus: El primer día de aplausos en Málaga en el que el sol aún no ha caído, en fotos / Marilú Báez

Los aplausos y consignas de ánimo que lanzaron este domingo los malagueños desde sus balcones tuvieron más luz que nunca. Era la primera vez desde el confinamiento que la ronda de apoyo desde las ventanas de cada barrio estaba arropada por la luz del sol. El cambio de hora en la madrugada trajo consigo una nueva visión del panorama de cada hogar.

Al fin, malagueños y malagueñas se vieron las caras cuando aplaudían a las 20:00, las sombras pasaron a ser rostros llenos de esperanza, la que abandera esta iniciativa desde los albores de este estado de alarma. Las palmas van dedicadas a todo ese personal sanitario que se desvive en los hospitales para aportar otro tipo de luz a esta pandemia de coronavirus; también a los profesionales primarios que sustentan al país de alimento, así como aquellos que lo reparten detrás del mostrador. Pero los aplausos también van dirigidos a todos y cada uno de esos españoles que sigue en casa y respetan el confinamiento. Va por ellos.

Había alguno que se aventuraba a sus ventanas y balcones desde casi un cuarto de hora antes de que marcaran las ocho de la tarde. Se agarraban al alféizar con rapidez igual que el que se apresura para ponerse primero en la cola del recreo. La ronda de aplausos se ha convertido en un pequeño ritual para muchas personas, una bocanada de la humanidad y libertad que, en parte, arrebata el estado de alarma. A partir de ahora será más humano si cabe. Los vecinos volverán a verse las caras, volverán a ver sonrisas y alguna que otra lágrima de emoción que aún genera este movimiento colectivo, este abrazo lejano entre comunidades.

Ya no habrá que deducir qué vecino es el que canta siempre primero el Resistiré, ni cual el que arranca el Sí se puede, tampoco el Viva España o el tan recurrente en estos días El pueblo unido, jamás será vencido. Todos vuelven a tener nombres y apellidos en cada vecindario gracias a la luz del sol, esa que también ha querido aportar en una lucha que es de todos.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios