Málaga

Cada día se registra al menos una agresión sexual en Málaga

  • Las violaciones crecen un 11% en la provincia y un 20% en la capital

  • Expertas abogan por "aplicar las leyes con perspectiva de género"

Manifestación en Málaga tras la puesta en libertad de los miembros de 'la Manada'. Manifestación en Málaga tras la puesta en libertad de los miembros de 'la Manada'.

Manifestación en Málaga tras la puesta en libertad de los miembros de 'la Manada'. / o

"Observamos una mayor tolerancia con las agresiones sexuales a mujeres. Se están recrudeciendo los estereotipos de género, en lugar de que exista un pensamiento hegemónico avanzado en igualdad". Los colectivos feministas asumen con preocupación las estadísticas, que reflejan un incremento del 11,5% de los delitos contra la libertad e indemnidad sexual, con 262 casos denunciados en el primer semestre de este año, frente a los 235 registrados en el mismo periodo de 2017. Los datos reflejan que la provincia registra al menos una agresión cada día. Así lo recoge el último balance de criminalidad que ha publicado el Ministerio del Interior y que, sin embargo, revela una bajada generalizada de la mayoría de los delitos, caso de los robos con violencia, en domicilios, los hurtos y las sustracciones de vehículos. Por contra, suben un 28,6% los homicidios y asesinatos consumados, los secuestros y el tráfico de drogas.

De los 262 delitos contra la libertad sexual, 20 son violaciones, a las que el informe se refiere como agresiones sexuales con penetración. El incremento ha sido del 11,1% tras registrarse dos casos más en estos seis primeros meses. El resto de delitos contra la libertad e indemnidad sexual ascienden a 242, lo que supone un aumento del 11,5% respecto al primer semestre de 2017.

Las cifras referidas a la capital muestran que la subida entre enero y junio en esta materia ha sido superior, aunque se trata de un fenómeno propio de toda España y que no solo afecta a la provincia de Málaga. Los investigadores han detectado 101 comportamientos que atentan con la libertad sexual, un 21,7% más que el año pasado, cuando en esos seis meses se denunciaron 83 casos. El balance recoge que se denunciaron seis agresiones sexuales con penetración, una más que en 2017. Pero además, se han contabilizado otros 95 delitos contra la libertad e indemnidad sexual, lo que lleva consigo una subida del 21,8%.

El repunte de estas denuncias se debe en gran parte al efecto que ha generado el caso de la Manada, al haber animado a muchas víctimas a acudir a las comisarías de la Policía Nacional y a los cuarteles de la Guardia Civil para poner nombre a cualquier episodio que pudiera ser constitutivo de un delito contra la libertad sexual. "La violencia sexual estaba antes más tapada y, a partir de entonces están saliendo a la luz, con independencia del resultado que ha tenido el juicio", apostilla Carmen Martín, presidenta de la Plataforma Violencia Cero, quien también recalca que cada vez se producen "más violaciones en grupo". "Lo dicen las estadísticas", asevera. Oficialmente, se desconocen.

Asimismo, aboga por que los jueces y magistrados hagan ejecutar las leyes con "perspectiva de género", dado que, a su juicio, "existen mecanismos legales que no se están aplicando". "Una agresión es una agresión", subraya. "¿Por qué siempre que una mujer presenta una denuncia se cuestiona su declaración? Parece que tenemos que justificar la violencia que hemos vivido", remacha.

La portavoz del colectivo insiste en las "relaciones amorosas igualitarias" y recuerda al sector masculino que "cuando una mujer dice no es no". "Para eso hay que intervenir en todo el proceso educativo, desde la guardería. Es necesario la formación en políticas de igualdad entre hombres y mujeres", resalta.

Por su parte, Rosa Gómez, que pertenece a la Federación Feminista Gloria Arenas, exige "condenas ejemplarizantes" a los agresores y que los jueces reciban "una formación adecuada". Asimismo, denuncia las consecuencias del fácil acceso de los menores al porno, que adoptan "comportamientos sexuales que rozan la violencia de género". Convencida de que existe una "amenaza real", recomienda "mirar al delincuente". "No se está impidiendo que tengan soporte social ni tampoco penalizando a los cómplices. Hay una dejación del Estado de garantizar la seguridad de las mujeres", sostiene.

Desde los San Fermines de 2016, cuando se produjo la agresión a una joven, el balance de criminalidad apunta a un incremento del 78% de las agresiones sexuales, con 218 denunciadas ese año y 235 en 2017. Además, se registraron 18 en ambos ejercicios. Cabe recordar que este tipo de agresiones no siempre se denuncian, en parte por el pundonor de las víctimas, que a veces prefieren guardar silencio. Las expertas denuncian la "doble victimización" a la que se ven sometidas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios