Málaga

Quejas por encierros en ascensores tras la nueva normativa de seguridad del suministro eléctrico

  • Las eléctricas están actualizando sus contadores, que cortan la luz de manera automática cuando llegan al límite y causan problemas en las comunidades de vecinos

Contadores de luz de una comunidad de vecinos. Contadores de luz de una comunidad de vecinos.

Contadores de luz de una comunidad de vecinos. / M. H.

Los nuevos equipos de control de potencia eléctrica que las distribuidoras están instalando en viviendas causan problemas en las comunidades de vecinos, especialmente en el suministro de agua y en los ascensores, provocando cortes de luz recurrentes que hacen que los vecinos se queden atrapados en los elevadores.

Según relata Pilar Aurrecoechea, presidenta de una comunidad de vecinos en la barriada de Nueva Málaga, en los últimos 15 días se han quedado atrapados tres vecinos desde la instalación de este nuevo equipo al suministro eléctrico de las zonas comunes, de las que depende la luz de las escaleras, del ascensor y de los motores que envían agua a los hogares. “Yo no sabía actuar de primera mano, ya que en lugar de reclamar a Endesa reclamé el electricista”, detalla, explicando que este técnico le enseñó un truco para devolver la luz de manera temporal, “pero queremos una solución permanente”.

La empresa del mantenimiento de este ascensor y de otros, Embarba, precisa que en las últimas dos semanas han atendido hasta 100 avisos por encierros, apuntando a que se trata de un problema a nivel nacional por la instalación de estos nuevos equipos.

La distribuidora y comercializadora de electricidad Endesa explica que se les está enviando una carta a los presidentes de las comunidades de vecinos explicando este cambio normativo, que les obliga “por seguridad y legislación” a instalar nuevos contadores de electricidad que permitan la discriminación horaria –tarifas que permiten cobrar dependiendo de los tramos horarios del día que se usen– y la telegestión –control remoto de la potencia eléctrica–. Todos estos nuevos equipos tienen que estar instalados y operativos antes de final de año.

Su funcionamiento es similar al de los plomos de la vivienda: si se excede los kilovatios de potencia que se tienen contratados, saltan y se detiene la distribución de luz automáticamente. Para restablecerla, basta con desconectar algún aparato eléctrico.

Esto no es posible con elementos comunes de la comunidad como los ascensores o la ventilación, que requieren un suministro continuo de electricidad. Por esta normativa, se requiere que la persona que esté de presidenta de la comunidad ajuste cuánta potencia contratada se necesita. Antes de esta modificación legal, el exceso de potencia eléctrica se cobra como un extra en las cuentas de la comunidad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios