Málaga

El levante y la baja humedad reactivan puntos calientes en el incendio de Pujerra

El levante y la baja humedad reactivan puntos calientes en el fuego de Pujerra / Plan Infoca

El viento de levante y la falta de humedad están reavivando varios puntos calientes localizados dentro del perímetro del incendio de Pujerra, declarado el pasado miércoles y que ha afectado también a los municipios vecinos de Júzcar y Benahavís, el cual se encuentra estabilizado y unos 150 efectivos terrestres trabajan para su control, según han informado este domingo desde el Plan Infoca.

Así, han detallado que este domingo están operando sobre el terreno “5 medios aéreos, 150 efectivos terrestres y 7 camiones autobomba”, en una jornada en la que “el viento y la baja humedad reavivan las llamas o los puntos calientes dentro del perímetro”, siendo el mayor culpable el segundo aspecto, que está  “en torno al 30% hacia abajo” en la vegetación, generando “reproducciones constantes”.

Las rachas de viento de levante soplan hoy con una velocidad que alcanza “entre 30 y 40 kilómetros por hora en las crestas”, es decir, en “la parte alta de las montañas”, mientras que en las vaguadas o zonas bajas se registran “en torno a los 25 y 30 kilómetros por hora”, lo que está complicando las labores de extinción.

A ello se suma “la humedad relativa muy baja de la vegetación, en torno al 25 al 30%”,  lo que está generando junto con el empuje del viento que se estén registrando “muchas reproducciones dentro del perímetro que pensábamos que estaban apagados”, unas condiciones que están haciendo que “volvamos a tener llama otra vez”, han indicado.

El incendio ha quemado 3.500 hectáreas de monte bajo y matorral. El incendio ha quemado 3.500 hectáreas de monte bajo y matorral.

El incendio ha quemado 3.500 hectáreas de monte bajo y matorral. / Javier Flores (Benahavís)

De este modo, desde el servicio de extinción han explicado que las labores que se están desarrollando tienen el objetivo de consolidar “la línea de control de ese incendio”, para lo que los efectivos “están trabajando por tierra y aire esperando un buen resultado”, pesa que las previsiones meteorológicas apuntan a que “la humedad relativa va a ser muy poca. Esta situación generada en el entorno es “mala” para el dispositivo que opera en la zona, ya que “los bomberos forestales no pueden prácticamente ni respirar”, han agregado.

En este sentido, desde el Infoca han señalado que la vegetación, al no recuperar la humedad durante la noche, “quema enseguida” cuando “sopla un poco de viento”, una situación que han asimilado a una “barbacoa”; por lo que los trabajos de extinción se están desarrollando en la jornada de este domingo “por todo el perímetro”.

“Lo que estamos haciendo es consolidar la línea del perímetro que delimita el incendio, esa línea kilométrica que sería la valla que le ponemos”, donde se está actuando “con medios aéreos y terrestres fundamentalmente en toda la superficie”, han indicado desde el Plan Infoca.

De esta manera, las labores se están centrando principalmente en “limpiar la vegetación” para hacer un “cordón de seguridad” y se están practicando “operaciones quirúrgicas en zonas concretas del incendio para hacer que esos puntos calientes que hay en muchas zonas no se vuelvan a reavivar “, han precisado.

Respecto a los flancos dónde se están apagando esos puntos calientes, han indicado que en la jornada de hoy “se está actuando en todo el perímetro” en función de la detección de la reactivación de las llamas por parte del “avión de coordinación”, asegurando que “no hay un flanco que nos preocupe ahora mismo en concreto”.

El fuego fue declarado el pasado miércoles, 8 de junio, en el paraje de La Resinera, localizado en el término municipal de Pujerra, y se extendió a los municipios vecinos de Júzcar y Benahavís, provocando el desalojo de hasta 2.000 residentes que ya han regresado a sus viviendas y la quema de unas 3.500 hectáreas de monte bajo y matorral.

 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios