Málaga

La obra del AVE barato Málaga-Sevilla se hace esperar y sigue sin fecha de inicio

  • El Gobierno central adjudicó los trabajos hace seis meses

  • Adif aduce que se espera culminar el proceso de expropiación de terrenos

Imagen de archivo de un tren a su paso por la localidad cordobesa de Almodóvar del Río. Imagen de archivo de un tren a su paso por la localidad cordobesa de Almodóvar del Río.

Imagen de archivo de un tren a su paso por la localidad cordobesa de Almodóvar del Río.

Una de las infraestructuras clave impulsadas por el Gobierno central para reducir en unos 20 minutos el tiempo de viaje en ferrocarril entre Málaga y Sevilla, el baipás de Almodóvar del Río, se hace esperar. Tras ser adjudicadas las obras a principios de noviembre del año pasado, el Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif) sigue a la espera de que se complete el proceso de expropiaciones de los suelos necesarios para activar los trabajos.

Así lo confirmaron desde el ente dependiente del Ministerio de Fomento. Las fuentes consultadas no supieron precisar qué plazos se manejan en este momento para el arranque de los trabajos de una actuación cuyo coste inicial ronda los 12 millones de euros y unos 20 meses de periodo de obra. Conforme a estos parámetros, no parece que pueda ser realidad hasta los primeros meses de 2022.

"Se está finalizando todo el tema legal de las expropiaciones y muy pronto los terrenos necesarios se pondrán al disposición de la empresa adjudicataria. Pero las obras aún no han comenzado", expusieron las fuentes. El procedimiento administrativo se está alargando más de lo inicialmente contemplado, toda vez que el último proceso de enajenación de fincas fue abierto a información pública por la Secretaría de Estado de Infraestructuras, Transporte y Vivienda el pasado mes de octubre. 

En total, la actuación afectaba a 16 fincas y más de 137.000 metros cuadrados de terreno. En aquel momento se daba un plazo inicial de 15 días hábiles para que todas las personas o entidades interesadas pudieran formular por escrito sus alegaciones. Las primeras expropiaciones activadas datan de mediados del año pasado.

Más reciente en el tiempo, a finales del pasado enero, tuvo lugar el último movimiento administrativo realizado por Adif en el marco del baipás, la contratación de los servicios de consultoría y asistencia para el control de las obras del proyecto por algo más de un millón de euros.

Pese a la oposición en su momento del Parlamento de Andalucía y de varios ayuntamientos, entre ellos el de Málaga, el Gobierno central no modificó los planes del Ministerio de Fomento, Adif y Renfe de construir este atajo para los trenes de alta velocidad en Almodóvar del Río. Esta actuación fue una de las más destacadas de las recogidas en los Presupuestos Generales del Estado de 2019, con una reserva de 11 millones de euros.

Según el Gobierno, el baipás diseñado ofrece capacidad suficiente para las circulaciones previstas sobre estas líneas a futuro, ya que la solución de vía única es similar a la existente en otras líneas de la red de Alta Velocidad ya en explotación y, por otro lado, la solución es compatible con una futura ampliación para dotarla de los equipamientos solicitados en la fase de información pública por la Junta de Andalucía (vía doble y enlaces a distinto nivel mediante estructuras tipo salto de carnero), que podrán ser acometidos cuando las necesidades de los tráficos así lo requieran.

Las obras afectan a un ramal de conexión de 1,7 kilómetros aproximadamente entre el punto 363/302 de la LAV Madrid-Sevilla y el 5/211 de la LAV Córdoba-Málaga, que aprovecharía los escapes ya instalados que existen en ambas líneas (en Almodóvar y en La Marota). Una vez en servicio este ramal, disminuirán los tiempos de viaje tanto en la conexión con Sevilla como en la de Granada. El nuevo trazado discurre íntegramente en el término municipal de Almodóvar del Río, y tiene una longitud de 1,7 kilómetros, radio mínimo de 500 m y 28,8 milésimas de pendiente máxima.

Ante las fuertes críticas que el proyecto originalmente planteado por el Gobierno del Partido Popular, posteriormente mantenido por los actuales responsables de la Administración central, ya con el PSOE al frente, el Ministerio de Fomento precisó a mediados de 2017 que no había alternativa posible que permitiese reducir la distancia entre Málaga y Sevilla a 70 minutos. Sobre el particular, el entonces director general de Infraestructuras, Manuel Niño, aseguró que el único modo de alcanzar estos ritmos de desplazamiento era con la construcción de una nueva vía de alta velocidad entre las dos ciudades. Un proyecto que fue impulsado por la Junta hace más de una década, siendo posteriormente abandonado por incapacidad económica para hacer frente al mismo.

La apuesta de Fomento sí va a permitir, una vez ejecutada, pasar de 1 hora y 55 minutos que tarda el tren en este momento a 1 hora y 35 minutos. Incluso, caba la opción de que se ganen otros diez minutos de ahorro si Renfe fija conexiones directas entre Málaga y Sevilla, sin paradas intermedias.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios