Feria de Málaga 2019 Fin de una Feria "histórica" que en 2020 volverá a los ocho días

  • La ocupación hotelera supera el 95% y la facturación en hostelería aumenta un 3%

  • Más de un millón de personas han asistido a los espectáculos organizados por el Ayuntamiento

El alcalde con miembros del equipo de gobierno. El alcalde con miembros del equipo de gobierno.

El alcalde con miembros del equipo de gobierno. / M. H.

La Feria de Málaga se despidió ayer tras diez días de fiesta y jolgorio que la han convertido en la más larga de su historia. Sin embargo, las dos jornadas añadidas desaparecerán el próximo año y se retomará el formato clásico de ocho, según anunció ayer la concejala de Fiestas, Teresa Porras, en el balance tradicional postferia. Mientras, el alcalde, Francisco de la Torre, se mostró prudente: “La comparación de este año con el pasado nos dirá si mantenemos los diez días en los próximos años”, aunque admitió que “a lo mejor ha sobrado alguno”.

La concejala explicó que la ampliación de este año se ha debido a la adaptación de la fiesta al calendario: “Esta situación es algo que pasa cada cinco años”, señaló. Porras indicó que “el año que viene el 14 de agosto cae en viernes, así que comenzaría ese día y acabaría el sábado 22”.

En términos generales, el balance de la Feria fue positivo, aunque el alcalde se mostró cauteloso: “Ha sido una Feria con un gran éxito”, a lo que añadió que “hay que esperar estudios que profundicen más”. Pero, sin duda, uno de los grandes beneficiados de ésta y de los dos días adicionales han sido el sector hotelero y los apartamentos turísticos, que este año han superado el 95% de ocupación. La cifra supone un aumento de cuatro puntos porcentuales respecto al año anterior, con el 91%, según la Asociación de Empresarios Hoteleros de la Costa del Sol (Aehcos). Cabe destacar que en los dos últimos días se ha conseguido el récord de ocupación, con el 96% entre el viernes 23 de agosto y ayer.

Más de 300 actuaciones en una decena de escenarios han amenizado la Feria

En cuanto a la hostelería, los restaurantes facturaron un 3% más respecto a 2018, según los datos de la Asociación de Empresarios de Hostelería (Mahos), que achaca el aumento a la prolongación de la Feria. “Hemos recibido a más de un millón de personas en las actuaciones”, recalcó orgulloso De la Torre. Durante la Feria, se han realizado más de 300 en una decena de escenarios como los de las plazas del centro histórico, el Auditorio Municipal o la explanada de la juventud, entre otros. Además, más del 90% de los artistas que han protagonizado las actuaciones son malagueños y todas ellas han sido gratuitas. “Hemos notado una gran satisfacción”, señaló el alcalde.

La programación ha sido variada tanto en el Centro Histórico como en el Real. En el primero, los verdiales tomaron la calle Larios; el flamenco más puro se vivió en la Peña Juan Breva; los más pequeños pudieron disfrutar de la Feria Mágica en la calle Alcazabilla y los feriantes tuvieron música en directo en siete plazas. Respecto a este último, el Ayuntamiento estima que 409.000 personas asistieron a las actuaciones musicales, logrando un 10% más en comparación con la Feria 2018.

En cuanto al Real, unos 114.000 feriantes pasaron por el Auditorio a disfrutar de los conciertos previstos como el de Camela, que consiguió el lleno absoluto, o el de Rosario Flores. Pero, si hay algo que caracterice al Cortijo de Torres son los caballos. Estos animales se convirtieron en los protagonistas de numerosas actividades y exhibiciones, que consiguieron 700.000 espectadores “ecuestres”, según el alcalde, “cada año es mejor que el anterior”, añadió.

Limasa concluyó la Feria con la recogida de 1.604 toneladas de basura. De ellas, 1.059 proceden del Centro Histórico, mientras que tan solo 545 vienen del Real. La diferencia entre ambos sitios puede llamar la atención, pero hay que tener en cuenta que el Centro genera de forma habitual 450.000 kilos. “La cantidad de residuos es algo muy expresivo”, decía el alcalde, que explicó que es un indicador de la cantidad de visitantes. El incremento global de basura ha sido del 29,5%. En el recinto ferial, los residuos han aumentado un 24,97% respecto al año pasado, mientras que en el Centro ha sido del 31,97%.

“La Feria de Málaga es una fiesta en la que apostamos por la calidad de la misma en los dos lugares donde se celebra”, refirió De la Torre. Al ser preguntado por las mejoras para la próxima edición, el alcalde se mostró satisfecho con cómo es la Feria actualmente y respondió que había poco que mejorar: “Yo creo que vamos alcanzando, no la perfección, pero sí una nota alta”, añadió. Aún así, un punto que señaló para su mejora fue el consumo de energía: “Tenemos que tener una mayor previsión del consumo energético que vamos a tener para ser capaces de dar respuesta, pero sin pasarnos”. También apuntó que se podría incrementar el presupuesto: “Consideramos una inversión este gasto en Feria para la imagen de la ciudad”.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios