Consejo de Gobierno andaluz

El Tajo de Ronda, el Monte de Jabalcuza y la Cueva del Hundidero, son declarados monumentos naturales

  • La Junta incluye estos tres enclaves de la provincia de Málaga entre los diez nuevos lugares protegidos de Andalucía por albergar valores ambientales excepcionales

El Tajo de Ronda, declarado monumento natural. El Tajo de Ronda, declarado monumento natural.

El Tajo de Ronda, declarado monumento natural. / J. Flores

El Tajo de Ronda ha sido declarado monumento natural, junto al Monte de Jabalcuza y a la Cueva del Hundidero, también enclaves de la provincia de Málaga, situados en los municipios de Alhaurín de la Torre y Montejaque, respectivamente. El Consejo de Gobierno de la Junta ha aprobado este martes la inscripción de los tres en la Red de espacios naturales protegidos de Andalucía (Renpa), con la categoría de Monumento Natural.

Además de estos, otras siete zonas de Andalucía han recibido dicho reconocimiento, con cuya protección se garantiza la conservación de los excepcionales valores ambientales que albergan estos espacios y elementos de la naturaleza.

En concreto, el Tajo de Ronda es reconocido entre estos enclaves como un área de carácter eco-cultural. Destaca por ser una impresionante formación geológica creada por la acción erosiva del río Guadalevín durante milenios en el término municipal de Ronda. Su importancia radida, además, en la importante colonia de cernícalo primilla que habita en sus riscos y escarpes.

Pero no es el único espacio natural de la provincia de Málaga incluido por la Junta de Andalucía entre estos diez nuevos lugares. También han sido reconocidos la Cueva del Hundidero, en Montejaque, y el Monte Jabalcuza, en el municipio de Alhaurín de la Torre, ambos incluidos como monumentos naturales de tipo mixto.

La cueva del Hundidero, ubicado en el municipio de Montejaque, comprende tanto la boca de la Cueva del Hundidero como el río Guadares y parte de sus riberas. Esta cavidad alberga una de las mayores colonias sedentarias de murciélagos cavernícolas.

Monte Jabalcuza, en Alhaurín de la Torre. Monte Jabalcuza, en Alhaurín de la Torre.

Monte Jabalcuza, en Alhaurín de la Torre. / M. H.

Por su parte, en el Monte Jabalcuza, situado en el término municipal de Alhaurín de la Torre, se distinguen mármoles dolomíticos blancos y azules y un suelo especial conocido como terra-rossa, debido a su alto contenido de arcilla. Es un punto estratégico, desde el que se visualiza el cordón montañoso litoral y el valle del Guadalhorce y donde destaca un relieve alomado que llega hasta la línea de costa.

Los nuevos monumentos declarados por el Consejo de Gobierno se suman a otros 49 ya reconocidos en Andalucía, cuya superficie total supera ahora las 1.556 hectáreas, frente a las 1.368 hectáreas protegidas anteriormente.

Tal y como recoge la normativa en vigor, los monumentos naturales son espacios o elementos de la naturaleza constituidos básicamente por elementos de notoria singularidad, rareza o belleza que merecen ser objeto de protección especial, así como las formaciones geológicas, los yacimientos paleontológicos y demás elementos de la gea que reúnan un interés especial por la peculiaridad o importancia de sus valores científicos, culturales o paisajísticos.

Pantano del entorno de la Cueva del Hundidero en Montejaque. Pantano del entorno de la Cueva del Hundidero en Montejaque.

Pantano del entorno de la Cueva del Hundidero en Montejaque. / J. Flores

Otros nuevos monumentos naturales en Andalucía

Junto al monumento natural del Tajo de Ronda, la Cueva del Hundidero y el Monte Jabalcuza, figuran la Junta ha declarado otros siete nuevos monumentos naturales en Andalucía. Tres áreas de carácter geológico, que son el Peñón de Bernal y los Canales de Padules, en la provincia de Almería, y las Huellas Fósiles de Medusas de Constantina (Sevilla); dos de tipo biótico, las encinas de la Peana y del Marchal del Abogado, también en Almería; y dos mixtos, la Cueva del Agua de Tíscar (Jaén) y el Nacimiento de Riofrío (Granada).

Además, el Gobierno andaluz ha ampliado los límites de Encina de la Dehesa de San Francisco, ubicada en Santa Olalla del Cala (Huelva) y cuya denominación será a partir de ahora Encina y Alcornoque de la Dehesa de San Francisco.

El Peñón de Bernal (Almería) se encuentra ubicado en la Zona Especial de Conservación (ZEC) Sierras de Gádor y Énix, concretamente entre los términos municipales de Vícar, Dalías y El Ejido. Destaca por el alto valor geológico de su entorno y las vistas que ofrece del Poniente Almeriense.

Encinas de la Peana y del Marchal del Abogado (Almería) son ejemplares milenarios de la Sierra de los Filabres

Canales de Padules (Almería), situado en los municipios de Almócita y Padules, entre la Sierra de Gádor y Sierra Nevada, resalta por las llamativas formas de erosión hídrica y el relieve abrupto en el que queda encajonado el río Andarax entre dos altas paredes de roca. Este relieve crea una red de pequeños lagos abrigada por árboles y grandes zonas de sombra.

Las huellas fósiles de Medusas (Sevilla) en el Parque Natural Sierra Norte de Sevilla incluye el yacimiento paleontológico de este nombre ubicado en Constantina, donde se encuentra una superficie de piedra con 550 millones de años de antigüedad que supone el mayor conjunto de fósiles cámbricos de Europa. En total son 120 metros cuadrados con 90 fósiles de medusas en buen estado de conservación.

Encinas de la Peana y del Marchal del Abogado (Almería) son ejemplares milenarios de la Sierra de los Filabres y se encuentran actualmente en el municipio de Serón. La Encina de la Peana está considerada como el árbol más grande de Andalucía según el catálogo elaborado por la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible, mientras que la del Marchal del Abogado se reconoce como Monumento Natural en base a su gran porte y la amplia superficie que abarca su copa.

La cueva del Agua de Tíscar (Jaén) se trata de una profunda garganta ubicada en el término municipal de Quesada y formada porla erosión del río Tíscar, por donde transcurren sus aguas mediante saltos, cascadas y fuentes antes de concluir en el conocido como Pilón Azul, cerca de la aldea de Belerda.

El nacimiento de Riofrío (Granada) situado en el territorio de Loja, en épocas de precipitaciones abundantes pueden afloran desde este acuífero más de mil litros por segundo. Sus corrientes subterráneas mantienen el agua a una temperatura constante de 14 grados centrígrados durante todo el año y supone un enclave especialmente favorable para las piscifactorías de truchas y esturiones que se encuentran aguas abajo.

Etiquetas

,

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios