Málaga

Un tiroteo en Estepona acaba con un narcotraficante muerto en Algeciras

  • Cuatro encapuchados abordaron al fallecido en un restaurante y lo metieron en un vehículo

  • Su cuerpo apareció dos horas después

Comentarios 0

Martes por la noche. Un grupo de encapuchados aborda a un hombre que cenaba en un restaurante en Estepona y tras un tiroteo y propinarle una paliza lo meten en un coche. Dos horas después de ese secuestro, el cuerpo de un hombre aparece en los alrededores del Hospital Punta de Europa de Algeciras. Sin documentación alguna, la investigación policial logra identificarlo y constatar que es el secuestrado: el fallecido es Brian Martos Carmona, un condenado por narcotráfico residente en la localidad gaditana que habría sido víctima de un ajuste de cuentas según los primeros indicios.

La Policía Nacional investiga desde la madrugada de ayer lo ocurrido a este hombre de 28 años de edad, cuyo cuerpo apareció con varias heridas de arma blanca en el rostro, cabeza y el costado derecho. Aunque según la autopsia, la causa de la muerte es otra: un tiro. El fallecido había aparecido sin documentación alguna en la calle Santa Teresa Jornet, hasta donde se desplazaron agentes de la Policía tras recibir una llamada a las 00:30. Tras practicarle maniobras de reanimación sin éxito y certificar los servicios sanitarios su fallecimiento, los agentes activaron el protocolo por muertes violentas, por lo que se desplazaron hasta el lugar efectivos de la brigada de la Policía Científica para una primera inspección ocular y hacer una reseña del fallecido, que carecía de documentación. Inmediatamente se tuvo la sospecha de que la muerte tenía relación con un suceso ocurrido horas antes en Málaga. A las 22:30 se había denunciado el tiroteo y posible secuestro de Estepona, en la avenida España. Testigos aseguraban a los agentes que habían presenciado como un hombre que se encontraba cenando en un restaurante fue abordado por varios encapuchados. El individuo trató de huir corriendo, pero los asaltantes abrieron fuego y finalmente lo alcanzaron. La Policía tenía la matrícula del coche que se había llevado al hombre secuestrado y constató que el vehículo estaba domiciliado en Algeciras. Tras realizar una búsqueda, la Policía Local encontró el vehículo sospechoso aparcado en una calle de la ciudad. Al principio se pensó que sería una prueba de relación con el suceso, pero apareció un segundo vehículo con la misma matrícula en otra ciudad, por lo que no se ha podido constatar su relación con los hechos.

El fallecido es Brian Martos Carmona y fue detenido hace cuatro años en una narcolancha

Brian Martos tenía una relación demostrada con el narcotráfico. Hace cuatro años su nombre ya aparecía ligado a una detención en Gibraltar por importación prohibida tras ser sorprendido en una narcolancha con 21 garrafas de combustible. La investigación la está desarrollando la Unidad de Delincuencia Especializada y Violencia (UDEV) de Algeciras junto a policías de Estepona. La subdelegada del Gobierno en Málaga, María Gámez, destacaba ayer que "si se confirma la relación con este incidente, efectivamente se sumaría a otros casos de redes criminales relacionadas con el narcotráfico en la Costa del Sol y que algunos por desgracia ya se repiten en la localidad de Estepona. Son hechos que por desgracia ya son conocidos en este entorno de la provincia y la Costa del Sol".

En este sentido, aseguró que "la Policía Nacional está trabajando firmemente y avanzan en su investigación para perseguir a los delincuentes y ponerles freno". Estepona fue hace apenas unas semanas también escenario de otro episodio violento. Un hombre de nacionalidad británica y con antecedentes por tráfico de drogas y tenencia de armas moría tras ser abatido por la Policía Nacional en Estepona. Los agentes, según la Comisaría Provincial, lo buscaban después de que horas antes recibieran un aviso de que había protagonizado un accidente de tráfico en las cercanías de Puerto Banús y que había huido del lugar con un arma de fuego. La investigación llevó a un apartahotel. Una vez allí, cuando iban a proceder a su detención, los policías fueron recibidos a tiros e hicieron uso de su arma para repelar la agresión "en defensa de su integridad física y la de terceras personas".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios