Málaga

Las violaciones, lejos de mermar, se triplican en Málaga durante los nueve primeros meses de este año

Una de las fotos que dejó la última manifestación del 25N.

Una de las fotos que dejó la última manifestación del 25N. / CARLOS GUERRERO

Una joven de 22 años denunció haber sido violada en una discoteca de Torremolinos por un portero. Los hechos se remontan a septiembre. Según la versión de la víctima, el trabajador supuestamente la introdujo a la fuerza en un almacén de la sala de fiestas, aprovechando un momento en el que se quedó sola. Allí habría abusado de ella. Este es uno de los casos que engrosa las estadísticas de agresiones sexuales con penetración registradas en Málaga durante los nueve primeros meses de este año.

En los datos recogidos en el último balance elaborado por el Ministerio del Interior, correspondiente al tercer trimestre del 2023, destacan sobremanera los delitos contra la libertad sexual, más en concreto aquellos en los que se produce agresión sexual con penetración, contabilizándose un total de 127 frente a los 93 que se registraron en el mismo periodo de 2022. Las violaciones se han incrementado de esta manera en un 36,6%.

Las cifras arrojadas por el departamento que lidera Fernando Grande-Marlaska denotan que el incremento de los delitos contra la libertad sexual continúa en una tendencia de fuerte aumento iniciada, sobre todo, a partir del año 2014, lo que guarda relación “con las activas políticas de concienciación y de reducción de la tolerancia social y personal frente a este tipo de hechos delictivos”, ya que esto se traduciría a su vez en una mayor disposición de las víctimas a denunciarlos. 

Siguiendo esta línea, el resto de infracciones penales que atentan contra la indemnidad sexual han experimentado  igualmente un aumento -aunque en menor medida-, concretamente del 12,7%: 445 frente a los 395 del pasado año.

En el informe llama también la atención el incremento que ha experimentado la cibercriminalidad  en la provincia (48,7%), una tendencia al alza que se observa desde hace ya algunos años y de manera muy significativa desde 2016 como consecuencia de la penetración y el uso de internet, así como las formas de comercio y compras on line. Particularmente notoria es la fuerte subida de las estafas informáticas.  Desde enero a septiembre de 2022 se registraron 7.465;mientras que en el ejercicio correspondiente a este año se han contabilizado 11.705, lo que representa el doble (56,8%).

Resulta lógico que la criminalidad se haya incrementando en un 7%, que se refleja en muchos de los delitos castigados penalmente, como los secuestros. Durante el tercer trimestre de este año se han producido 17 retenciones indebidas de personas para exigir dinero por su rescates o para otros fines; diez más que en el mismo periodo que 2022. El tráfico de drogas se ha incrementado en un 14,6% y las sustracciones de vehículos en un 6,3%. 

Los homicidios dolosos y asesinatos en grado de tentativa se han mantenido con un total de 45; mientras que los consumados han disminuido en uno: 14 frente a 13. Las infracciones penales graves y menos graves de lesiones y riña tumultuaria ha mermado igualmente en un 2,4%, pasando de 879 a 858.

A nivel regional también destacan las agresiones sexuales con penetración. Entre enero y septiembre de este año fueron denunciadas 474, un 22,5% más que en el mismo periodo del año pasado, y continúan también disparados los ciberdelitos, que aumentaron un 38,1%. Del mismo modo, los secuestros pasaron de 12 a 29. e Se produjeron 62 homicidios y asesinatos frente a los 58 de 2022, mientras que los robos con violencia aumentaron un 4,1%, los robos con fuerza en domicilios y establecimientos un 6,3% y las sustracciones de vehículos un 7,7%. Así, todos los delitos aumentaron en la región, excepto los relacionados con el tráfico de drogas, que pasaron de 3.556 a 3.529 (un 0,8% menos).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios