Málaga CF Munir recibirá el Premio Zamora al portero menos goleado de Segunda

  • El portero marroquí fue el portero menos goleado de Segunda División con tan solo 29 tantos encajados en 38 partidos

  • Su éxito es también parte del gran engranaje defensivo que solidificó el equipo

  • Cifuentes (Cádiz) y Mariño (Sporting de Gijón) los guardametas que más se le acercaron

Munir atrapa un esférico durante el encuentro ante el Albacete. Munir atrapa un esférico durante el encuentro ante el Albacete.

Munir atrapa un esférico durante el encuentro ante el Albacete. / E. P.

Suena utópico, hasta difícil de creer por la situación que ha vivido el Málaga y la plantilla durante estas 42 jornadas de Segunda División, pero Munir Mohand es el Zamora de esta Liga Smartbank. El portero marroquí, que tuvo descanso en esta última jornada, ha encajado tan solo 29 goles en los 38 partidos que ha disputado esta temporada con la elástica blanquiazul. De hecho en 18 de esos 38, en casi la mitad de los duelos, dejó la portería imbatida, a cero. Encajó un promedio de 0,47 goles por partido. Supone el segundo título Zamora que logra un portero blanquiazul, el mítico Gallardo lo logró a título póstumo.

Munir ha sido de largo el portero que mejor promedio obtuvo esta temporada defendiendo la portería. Hasta última hora rivalizó con Alberto Cifuentes, guardameta de un Cádiz que ya saborea la Primera División tras consumar su ascenso directo. El veterano portero encajó 32 goles en 37 partidos, un promedio de 0,86 goles encajados por duelo. Le siguen Diego Mariño, del Sporting de Gijón, que cerró la temporada con 37 tantos recibidos en los 42 encuentros que defendió el arco asturiano, promediando 0,88.

Tras ésta, son cuatro las ocasiones en las que se ausentó el portero marroquí del arco blanquiazul, las anteriores debida a la llamada de su selección. Kellyan (2) y Gonzalo (2) se repartieron esas titularidades y esa labor tan importante en la delicada situación que ha vivido el club desde el inicio, desde agosto. Curiosamente, sus tres ausencias por la llamada de Marruecos supusieron la derrota: a Kellyan le tocó sudar con un ascendido como el Cádiz (1-2) y con un aspirante como el Almería (0-1); mientras que Gonzalo cayó en Santo Domingo ante el Alcorcón (1-0).

El premio, aunque recae sobre Munir, es extensible a la zaga y la plantilla al completo. El Málaga, tanto en la etapa de Víctor Sánchez del Amo como en la actual de Sergio Pellicer, destacó por su responsabilidad defensiva, su rigor y compromiso constante. Desde el inicio de la temporada hasta hoy siempre quedó patente las importantes carencias ofensivas, la creación de ocasiones y la puntería –pese a los números de Armando Sadiku–.

El equipo se solidificó en base a su defensa, en limitar el potencial ofensivo del rival y en esto, Munir fue una pieza determinante como última barrera al gol rival. El marroquí, discutido en diferentes momentos de la temporada por diversos errores, siempre garantizó alguna que otra parada de mérito por partido.

Aunque cabe destacar que las estadísticas reflejan que no fue uno de los porteros más exigidos del campeonato. Munir acabó la temporada con 83 paradas en los 38 duelos que disputó, promediando 2.18 por encuentro. Quedó muy lejano a los más destacados: Edgar Badía con 137 paradas para el Elche y Daniel Barrio, con 132 para el Numancia. Datos que refuerzan la importancia que tuvieron sus compañeros en su éxito.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios