El jeque Al-Thani, con el Málaga CF Genuine El Al-Thani más genuino

  • El catarí acudió al entrenamiento del Málaga Genuine y recibió un balón firmado por toda la plantilla

Al-Thani, junto a la plantilla del Genuine

Al-Thani, junto a la plantilla del Genuine / Javier Albiñana (Málaga)

El mundo del fútbol, pese a las muchas connotaciones negativas que le acompañan, motivadas por sonoros actos de violencia, también tiene cosas muy positivas. Y es que el deporte, cuando se pone al servicio de quien lo necesita, es un antídoto contra los prejuicios y los estereotipos, así como una perfecta vía de integración. Con ese objetivo nació en el seno de Martiricos la Fundación MCF, responsable del Málaga Genuine.

Son las cuatro de la tarde en el Campo de la Federación. El sol malagueño calienta la hierba de un césped que pisan cada jueves unos chicos y chicas muy especiales. No son futbolistas de élite, no firman autógrafos ni ganan fortunas. Son gente corriente que se divierte jugando al fútbol y haciendo deporte como cualquier otra persona. Ellos son el Málaga CF EDI, más conocidos como el Málaga Genuine, un equipo con distintas capacidades que ayer recibió la especial visita del presidente del club malaguista, el jeque Abdullah Al-Thani.

El máximo dirigente del Málaga fue el gran protagonista de la tarde, siendo objeto de la dedicación de los goles de los jugadores del equipo blanquiazul durante el partidillo del entrenamiento. Además de él, fueron apareciendo otras personalidades del club, como Adriana Martín, jugadora del Málaga Femenino y Ben Barek, consejero consultivo; o Roberto Gómez, el hijo del mítico exmalaguista Juan Gómez Juanito, que se unió al entrenamiento con una camiseta en la que llevaba el 7 de su padre.

El catarí hizo piña con los jugadores del Genuine, que, al grito de "Campeones, campeones" y "A primera, a primera", saltaban y corrían alrededor de Al-Thani, que se dio un baño de besos y abrazos. Además, recibió un regalo por parte de la plantilla, el balón oficial de LaLiga Genuine firmado por todos los integrantes. El encargado de entregárselo fue el capitán del equipo, Carlos Javier Zaragoza, un chico que juega de central y que afirma que cada jueves vive "una experiencia única y muy bonita". El zaguero del Genuine, que incluso tuvo unas palabras en inglés con el jeque, es un gran amante de los idiomas, tal y como comprobó Al-Thani, que le felicitó por su dominio de la lengua británica: "Eres un chico muy inteligente. Yo tengo que llevar un traductor, pero tú eres capaz de hablar conmigo en inglés sin problemas".

El chico, visiblemente emocionado con la inesperada visita del presidente blanquiazul, afirmó que con el Genuine está viviendo cosas increíbles y que nunca olvidará, como la del entrenamiento de esta semana: "Esto es siempre una fiesta. La alegría de cada día es el buen rollo que hay aquí siempre. Si uno está desanimado, tenemos que ir todos a levantarlo y ayudarle a que se ría. Aquí abrimos las puertas a todos, invitamos a quien quiera venir. Esos son los valores reales del deporte".

Carlos Javier es solo uno de los tantos ejemplos que hay dentro del Genuine para derribar barreras, según cuenta Lucas Rodríguez, coordinador de la Fundación MCF: "Hay que romper muchos estereotipos. Cada uno tiene sus propias capacidades, y ellos tienen muchísimas. Eso es lo que hay que potenciar. Creo que poco a poco iremos desterrando todos los tópicos porque, realmente, ellos son capaces de todo lo que se propongan. Nosotros les llamamos supercapacitados, porque ellos no tienen límites. Nadie los tiene".

El cariño es el ingrediente principal en las reuniones del Genuine, muestra de ello, que Lucas hablaba a la vez que abrazaba a los jugadores que iban llegando e incorporándose al entrenamiento: "Los que estamos en esta dinámica, queremos pasar todo el tiempo posible con ellos. Si faltas a un entrenamiento, es como que te falta algo. Es mucho más lo que nos dan ellos que lo que le podemos dar nosotros. Esto es un equipo, pero, sobre todo, una familia".

Según cuenta el coordinador, el proyecto ha cogido una velocidad muy alta y crece a niveles agigantados, con grandes proyectos de futuro: "Para el año que viene tenemos lista de espera. Creo que seremos más de 80, y nadie se va a quedar sin entrar en el equipo. No sé cómo, pero nos apañaremos para que quepan todos".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios