Empadronamiento

Los municipios de la costa se lanzan a la búsqueda del residente extranjero

  • Los ayuntamientos preparan campañas para convencerles de los beneficios que aporta el empadronamiento

  • A mayor número de población más ingresos, servicios e infraestructuras

Los municipios de la costa se lanzan a la búsqueda del residente extranjero Los municipios de la costa se lanzan a la búsqueda del residente extranjero

Los municipios de la costa se lanzan a la búsqueda del residente extranjero

Los ayuntamientos de la costa quieren reflejar el número real de residentes en el censo. Campañas de empadronamiento, oficinas dirigidas al residente extranjero, charlas. Aunque son conscientes de que no es fácil convencer de las ventajas que aporta el empadronamiento para todo el que vive en el municipio pese a ser obligatorio, la población extranjera que reside aquí la mayor parte del tiempo no siempre lo hace. Esto se traduce en los mismos servicios para un número de habitantes superior para el que estos fueron planificados. Para que nos hagamos una idea, por cada mil nuevos vecinos se consigue un bombero más; con 2.400 un nuevo camión de basura; con 2.500 más policías locales; y con 3.800 empadronados ocho nuevos operarios de limpieza y contenedores de basura. “La necesidad de que las personas se empadronen está en que repercute directamente en los ingresos que recibe el municipio por parte de otras administraciones y en la ratio necesaria para la construcción de nuevas infraestructuras, desde un hospital o un centro de salud a un colegio”, explica Roy Pérez, concejal de Estadística del Ayuntamiento de Mijas, que actualmente trabaja en una nueva campaña de empadronamiento que pondrá en marcha a principios del próximo año.

Marbella ha aumentado su padrón en el último año en 10.000 personas con motivo del Brexit

Solo en Mijas residen 29.115 ciudadanos extranjeros de un total de 87.239 habitantes, según los últimos datos. De las 121 nacionalidades que conviven en la localidad los británicos son los más numerosos, con cerca de 8.000 vecinos censados, seguido de los marroquíes. Solo en el último año el número de empadronados británicos ha crecido en más de 300 personas. Sin embargo, esta cifra sigue muy por debajo de la cifra real de un municipio turístico que en los meses de verano triplica su población.

Entre los principales motivos por los que parte de esta población es reacia a empadronarse es el temor a pagar más impuestos. “A veces es por desconocimiento o porque piensan que podrían perder su pensión y no quieren perder sus derechos como alemanes o británicos, por lo que prefieren mantener la nacionalidad de su país y que en ningún censo conste que viven aquí”, apunta Aída Blanes, concejal de Residentes Extranjeros en Torremolinos, donde viven 15.175 extranjeros. “Al final, si tenemos un servicio de recogida de basura o de limpieza para una población de 70.000 personas cuando en realidad son 120.000 ciudadanos va a repercutir en la calidad de ese servicio”, indicó Blanes, quien agregó que el empadronamiento les permite disfrutar de ciertas ventajas como descuentos en tasas, el acceso a los talleres de laUniversidad Pouplar o el Patronato de Deportes, entre otros.

Torremolinos estima que tiene 120.000 vecinos pero solo hay censados 70.000

Donde sí parece haber un repunte importante de nuevos ciudadanos es en Marbella. En el último año se han empadronado 10.000 personas más en la localidad, un incremento que el portavoz del equipo de gobierno, Félix Romero, atribuyó al Brexit y a la puesta en marcha de la tarjeta de movilidad que da acceso gratuito al transporte urbano a las personas inscritas en el padrón municipal, superando así por primera vez los 150.000 habitantes.

Por su parte, Estepona cuenta a día de hoy con un total de 73.078 empadronados, de los que más de 19.000 son extranjeros. No obstante, según las estimaciones del Consistorio, la ciudad podría alcanzar los 100.000 empadronados si todos los residentes extranjeros se animasen a formar parte del padrón municipal. Desde el departamento municipal de Padrón aseguran que desde el verano se ha experimentado un aumento de británicos que se han empadronado en la ciudad. Sin embargo, muchas veces el problema está en la renovación del empadronamiento que se le hace a los residentes extranjeros cada dos o cinco años.

También en Fuengirola destacan un repunte significativo de empadronados británicos a causa del Brexit en el último año por parte de personas que llevan más de cuatro años residiendo de forma habitual en el municipio. Más concretamente, se han llegado a producir 297 nuevas solicitudes de alta en el censo. “Es una satisfacción que, frente a una situación como la del Brexit, muchos de los ciudadanos británicos, que llevan años residiendo en Fuengirola, hayan decidido quedarse aquí y empadronarse en nuestra ciudad, en lugar de fijar su residencia en su país de origen. Eso es señal de que aquí están a gusto y de que gozan de un nivel de calidad de vida y bienestar muy alto”, resaltó Rodrigo Romero, edil de Residentes Extranjeros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios