Exposición en el Museo del Patrimonio Municipal Una luz prendida para el despertar cultural de Málaga

  • El MUPAM acoge la exposición 'Palmeras de fuego', con una amplia selección de obras de la colección de arte del Colegio de Arquitectos

Algunas obras recogidas en la exposición 'Palmeras de fuego' Algunas obras recogidas en la exposición 'Palmeras de fuego'

Algunas obras recogidas en la exposición 'Palmeras de fuego' / M. H.

Aunque muchos en esta Málaga de la cultura ni siquiera lo sospechen, nada del milagro contemporáneo habría tenido lugar sin un puñado de Quijotes que durante los años 80 hicieron del Colegio de Arquitectos un particular nido de arte, cultura y pensamiento. A su manera, aquella experiencia significó una contrapartida mediterránea a la Movida, o una demostración de que la llamada contracultura podía revestir formas distintas, populares y a la vez de vanguardia, pero sobre todo en una amplia variedad de tendencias (tan abundantes, al cabo, como creadores). Ahora, a modo de reivindicación y de ajuste de cuentas, el Museo del Patrimonio Municipal (MUPAM) acoge en sus salas de La Coracha desde este miércoles la exposición Palmeras de Fuego, donde se muestra una selección de obras de los fondos de arte del mismo Colegio de Arquitectos. La muestra fue presentada por la concejala de Cultura, Gemma del Corral; el decano del Colegio de Arquitectos, Francisco Sarabia; y el comisario de la muestra, Pedro Pizarro, precisamente uno de los protagonistas de aquella aventura que contribuyó a hacer de Málaga un territorio reconocible en lo cosmopolita.

En esta colección están representados autores que en su momento fueron noveles junto a otros de gran prestigio que han significado innovación y ruptura en el arte español. Además, se pueden encontrar ejemplos de artistas de Inglaterra, Dinamarca, Portugal, Austria, Israel, Holanda, Cuba, Croacia, Bahamas, Uruguay, Finlandia, Alemania, Estonia y República Dominicana. Entre los artistas seleccionados hay creadores malagueños que van desde la Generación del 50 hasta la actualidad, como Francisco Peinado, Enrique Brinkmann, Dámaso Ruano, Agustín Parejo School, Bola Barrionuevo, Joaquín de Molina, José Seguiri, Gabriel Padilla, Joaquín Ivars o Chema Lumbreras. Entre los artistas de proyección y reconocimiento internacional presentes en esta exposición destacan Luis Gordillo, Hamilton Finley, Eduardo Chillida, Javier Utray, Rafael Agredano, José María Larrondo, Daniel Canogar, Ouka Lelee, Pérez Minguez o Eva Lootz. En definitiva, según Pizarro, "toda una nómina de artistas que han contribuido con valiosas aportaciones al arte durante el periodo analizado".

La muestra contiene obras de Brinkmann, Ruano, Chillida, Gordillo, Leele y Canogar, entre otros referentes

Sostiene además el comisario sobre la colección que "dada su vocación de radiografiar lo que ha sucedido en estas cuatro décadas posee un amplio abanico de obras". "De esta manera el Colegio de Arquitectos de Málaga, gracias a sus actividades y exposiciones, se convirtió en un baluarte de la cultura local, dinamizando, promoviendo y enmarcando casi cuatro décadas que situaron a la ciudad entre las pioneras de otras similares y que motivó convertirla en un referente nacional", agregó. En este punto, explicó que el Colegio de Arquitectos "funcionó como eje vertebrador de una programación cultural en ciernes que comenzaba a perfilarse como un brote de tendencias, estilos, perfiles, movimientos urbanos y todo bajo un incomparable vergel que rodeaba la gran mansión de estilo colonial que es como un estandarte de su importancia en la ciudad y que mantiene un patrimonio cuyo valor artístico es comparable a su valor contextual".

Por su parte, el decano de la institución colegial señaló, en referencia al movimiento cultural de aquellos años, que "el Colegio de Arquitectos supo liberar la faceta más poética, creativa y transgresora de una parte de la sociedad malagueña del momento, con actividades que estuvieron a la altura de las organizadas en Madrid o Barcelona, Galicia o País Vasco". Igualmente, destacó que "fueron tan frenéticos y fértiles en la producción de eventos culturales que no deben quedar en el olvido y debemos otorgarles, en su justa medida, su valor en la transformación cultural de nuestra ciudad a día de hoy".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios