Gastronomía

La joya rosada de los vinos de Ronda

  • Las bodegueras elaboran ya más de una docena de vinos rosados de muy diferentes variedades

  • Frescor, intensidad y color se mezclan en unas producciones muy diferentes entre ellas

Antonio Martínez muestra parte de los rosados existentes en Ronda Antonio Martínez muestra parte de los rosados existentes en Ronda

Antonio Martínez muestra parte de los rosados existentes en Ronda / Javier Flores (Ronda)

Los vinos rosados son uno de los grandes desconocidos del sector, aunque, cuando llega el verano, la demanda de los mismos sube y en los últimos tiempos están siendo redescubiertos, ya que ahora las bodegas ponen empeño y esfuerzo en que sean vinos de calidad.

Es el caso de la Serranía de Ronda, en la que buena parte de las bodegas han incorporado la elaboración de rosado desde hace unos años y la producción de los mismos no deja de aumentar, hasta el punto de que en la actualidad hay más de una docena tipos de rosados en Ronda, lo que supone una de las variedades más amplias que existen, según explica Antonio Martínez, responsable del Centro Integral del Vino y responsable de la empresa de enoturismo, Milamores, que está especializada en visitas a bodegas de la zona.

Y es que, como ocurre con la elaboración de tintos, los bodegueros rondeños han apostado por elaborar rosados muy diferentes unos de otros y con variedades de uva muy dispares, lo que hace que la gama existente sea realmente diferente y entre uno y otro se puedan apreciar importantes cambios, incluso para un neófito en la materia.

Solo en el color ya se puede apreciar este aspecto, ya que la gama discurre desde los muy claros hasta los que cuentan con un color intenso y potente sabor con toques de madera, lo que hace que sean realmente especiales y no ocurra como en otras regiones en las que tienen unas características muy parecidas.

Eso sí, al igual que en resto de variedades, la producción de botellas es muy limitada y es fácil que se agoten en el mercado, ya que algunos de ellos han logrado un importante renombre y las bodegas suelen recibir encargos con mucha anterioridad a que la añada comience a ser comercializada, por lo que resulta complicado en algunos casos hasta encontrarlos en la propia bodega.

“Es una de las bebidas del verano, son vinos muy refrescantes y con un sabor intenso y variado, están hechos a conciencia”, explica Antonio, que considera que los rosados y, en especial, los de Ronda, están viviendo una etapa de reconocimiento importante.

Antonio tampoco duda en calificar la variedad de rosados existentes en la comarca como una de las “más variadas” de España, lo que hacen que disfrutar de alguna de sus producciones sea especial cada vez que cambiamos de bodega, tanto por la forma de elaboración como por la uva que se utiliza.

A ello se une que algunos de los bodegueros han optado por variedades de uva con las que no se elaboran rosados en ninguna otra parte, lo que hace que sean vinos únicos que solo pueden degustarse en esta zona.

En este sentido, Antonio Martínez explica que los rosados con una cogida expresamente para su elaboración son vinos “más frescos” y con más acidez ya que la recogida se realiza cuando está más verde. Por el contrario, aquellos que se elaboran a partir de un sangrado “son vinos con más matices y con más aroma y menos acidez”.

Otro de los aspectos que los hacen diferentes es la gran variedad de uvas que se utilizan para su producción, ya que existen a base de tempranillo, garnacha, syrah, merlot, cabernet franc o zweigelt y moscatel negra, dos uvas que no están dentro del Consejo Regulador pero que dos uvas especiales existentes en la zona de Ronda. Además, también se están ha siendo algunas elaboraciones a base de malbec. “Estos tres creo que son únicos en España”, al tiempo que también destaca la producción a base de cabernet franc, otra rareza a la hora de ser utilizada esta uva para hacer rosados en España.

“Tenemos una variedad en colores, intensidades o sabores que yo en pocos sitios lo encontré”, insiste Antonio, al tiempo que los califica como “muy expresivos”, algo que les confiere el ser elaborados en una zona de mucha calidez y mucho sol.

“Son vinos que cuando te los echas a la boca te dicen algo, no son simplemente un vino ligero y fresco”, explica este experto en vinos.

Una gran variedad que tiene una tirada muy limitada, ya que de 1 millón de botellas de vino que se producen en la Serranía de Ronda tan solo 40.000 botellas son de rosado en los años con más producción, ya que las bodegas están elaborando en su mayoría entre 600 y 2.000 botellas, ya que se trata de un vino de los denominados de ‘autor’.

Además, se trata de vinos que acompañan adecuadamente a la comida fresca que suele abundar en la época estival, como es el caso de las ensaladas. Un cambio en el concepto de elaboración que está provocando el “redescubrir” de este tipo de vinos.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios