Los padres de Humilladero se movilizarán contra la pérdida de una línea de infantil de su colegio

Educación

Los alumnos entrarán diez minutos tarde a clase como medida de protesta contra la "masificación"

El Ayuntamiento recuerda que ya hay 8 niños de entre 4 y 5 años con necesidades especiales

Humilladero cumple casi 500 días sin agua potable en sus hogares

Entrada principal del colegio Nuestra Señora del Rosario de Humilladero
Entrada principal del colegio Nuestra Señora del Rosario de Humilladero / M.H.

Los padres del colegio público Nuestra Señora del Rosario de Humilladero han anunciado el inicio de movilizaciones para exigir a la delegación territorial de Educación de la Junta de Andalucía que no se elimine una línea de infantil para el próximo curso. En concreto, las familias comenzarán a realizar diferentes acciones a partir del próximo viernes.

La medida busca provocar que los tutores tengan que abrir una incidencia a los alumnos y que se exija una justificación a los padres. Será entonces cuando se responda: "No a la masificación de las aulas, sí a la educación de calidad".

Una protesta que han anunciado que se mantendrá durante todo el periodo de matriculación para el próximo curso y se está estudiando prolongar durante el resto del curso.

De este modo quieren mostrar su rechazo a la posible pérdida de dos profesores, uno para la línea que sería eliminada y un segundo profesor de apoyo. En este sentido, han recordado que en la actualidad existen ocho alumnos con necesidades especiales y otros dos que se encuentran en estos momentos en estudio. Sobre este hecho se hace especial hincapié y se resalta que si finalmente se produce la eliminación de unas líneas podrían llegar a existir hasta 10 alumnos con necesidades especiales en una sola clase de 25 alumnos.

Por su parte, desde el Ayuntamiento de Humilladero han mostrado su apoyo a los padres en estas movilizaciones y han reclamado a la delegación territorial de Educación que se tomen medidas para no eliminar la segunda clase de niños de 4 a 5 años.

En este sentido, la alcaldesa de la localidad, Auxiliadora Gámez, explicó que habían mantenido un encuentro con el delegado territorial de Educación, Miguel Briones, para exponer el problema surgido en el centro educativo y solicitarle una rectificación de la medida. "Nos han dicho que se trata de un problema de ratio", dijo Gámez, que recordó la situación especial que se vive en el colegio por el número de alumnos de esta edad con necesidades especiales.

Los padres también pusieron de manifiesto los posibles problemas que esta decisión conllevaría para el colegio debido a esta circunstancias especial. Y es que se considera que los profesores de clases superiores se verán obligados a tener que asistir a estos alumnos. Todo ello sin tener en cuenta las posibles consecuencias de bajas que no conllevan la sustitución de los profesores al no alcanzar el tiempo suficiente para ellos.

Lo último