Patrimonio

Castillos de Málaga: bastiones del pasado que resuenan en el presente

  • La provincia malagueña está jalonada por numerosas fortalezas de leyenda

  • Tal y como está la cosa, a lo peor hay que empezar a restaurarlas y reforzarlas

Acceso al recinto del castillo de Álora, sede del primitivo cementerio de la localidad. Acceso al recinto del castillo de Álora, sede del primitivo cementerio de la localidad.

Acceso al recinto del castillo de Álora, sede del primitivo cementerio de la localidad. / Málaga Hoy

Como decíamos ayer, son muy numerosos los castillos de Málaga, auténticos bastiones del pasado que resuenan en el presente, hitos de un ayer que es necesario conocer para saber por qué nos dirigimos inexorablemente hacia el futuro que parece aguardarnos con tanta saña.

Una senda de los castillos, fortalezas, baluartes, bastiones de la provincia que recorrer para recordar que nos asentamos en un vasto legado patrimonial y que la seguridad con la que contamos hoy en día no se alcanzó -sin esfuerzo ni dolor- de la noche a la mañana y que, ni mucho menos, es algo que esté garantizado por siempre.

Repartidos por toda la geografía de la provincia malagueña se localizan hasta 90 castillos, en diversos estados de conservación: desde las fortalezas restauradas y recuperadas que siempre han mantenido su utilidad, hasta el mero montón de piedras, testigos mudos del verdadero valor que la perspectiva del tiempo otorga a las cosas.

Así, diez castillos listamos en este comienzo de año en el que el peso de la fecha, 2020 d.C., hace que nos pongamos demasiado intensos y dramáticos.

Castillo de Álora

El castillo de Álora fue empleado como cementerio durante siglos. El castillo de Álora fue empleado como cementerio durante siglos.

El castillo de Álora fue empleado como cementerio durante siglos. / Malaga.es (Jesús Ponce)

El castillo de Álora, en estado de ruina consolidada, se alza sobre un cerro vigilando la localidad desde hace siglos. Del castillo de Álora se conservan dos torres en buen estado, ya que han sido reconstruidas, y numerosos lienzos de muralla, con nichos adosados en su interior porque durante más de doscientos años ha sido empleado como cementerio.

Adosados a esta fortaleza se encuentran los restos de la antigua parroquia del pueblo, destruida por un terremoto y que hoy en día es la Capilla de Jesús Nazareno de las Torres.

La torre del homenaje del castillo de Álora está habilitada para su visita, y desde ella hay unas magníficas vistas de los alrededores.

Castillo de la Peña de Ardales

El castillo de la Peña de Ardales se sitúa sobre, eso, una enorme peña. El castillo de la Peña de Ardales se sitúa sobre, eso, una enorme peña.

El castillo de la Peña de Ardales se sitúa sobre, eso, una enorme peña. / Málaga Hoy

Como gran parte de las fortalezas malagueñas, el castillo de la Peña de Ardales está situado sobre un gran promontorio rocoso a 496 metros de altitud, dominando la localidad, asentada a sus pies, y la ancha llanura que se extiende en dirección a la Sierra de Peñarrubia y que constituye una de las entradas naturales hacia Málaga, de ahí su importancia estratégica.

El castillo de la Peña de Ardales está compuesto por las ruinas de un castillo medieval que data del siglo IX al XV, y una gran iglesia mudéjar del siglo XV, que contiene un impresionante artesonado y varias capillas barrocas. Se construyó durante la revuelta de Omar Ibm Hafsun y formó parte de sus dominios hasta que los Omeyas cordobeses pusieron fin a la rebelión con la conquista de Bobastro.

Esta fortaleza tiene comunicación visual con la torre almenara de la Sierra de Peñarrubia y el castillo de Turón.

A partir del siglo XIII, tras la conquista del valle del Guadalquivir por las tropas castellanas, el castillo de Ardales cobrará nuevamente importancia, pues la zona se convertirá en frontera entre Castilla y el reino nazarí de Granada, cambiando de unas manos a otras en varias ocasiones.

En la actualidad, del castillo también podemos diferenciar dos recintos amurallados. El exterior se adapta al terreno, bordeando el contorno de la peña sobre la que se edificó, configurando una planta irregular. El recinto interior, probable alcázar o residencia señorial situado en la parte más elevada de la peña, es de planta cuadrada, y tendría una torre en cada esquina.

En total se conservan nueve torres que rodean el perímetro de la peña, aunque es probable que otras hayan desaparecido. Una de ellas, quizás la del homenaje, cierra el recinto superior por el noroeste.

Castillo de Casares

El castillo de Casares se encuentra en estado de ruina consolidada. Como muchos de nosotros. El castillo de Casares se encuentra en estado de ruina consolidada. Como muchos de nosotros.

El castillo de Casares se encuentra en estado de ruina consolidada. Como muchos de nosotros. / malaga.es

Situado sobre un abrupto macizo de roca caliza y en lo más alto del pueblo, se alza el conocido como castillo de Casares. La arquitectura del castillo de Casares es irregular, adaptada al relieve, con dos entradas originales en codo, con puertas de arco, por las calles Villa y Arrabal.

Además de restos de la muralla, se conservan también parte de los muros y torres del alcázar, situados en la parte más elevada de la meseta.

Esta fortaleza servía de elemento de comunicación entre las ensenadas litorales de Manilva y Estepona, y las fortalezas, torres y aldeas del interior, así como con la ciudad de Ronda. Y es que desde su ubicación se dominan los valles, colinas y llanuras costeras que se extienden desde la serranía de Ronda hasta la bahía de Algeciras, teniendo enlaces ópticos con Jimena, Castellar y Gibraltar.

Los restos que se conservan de la fortaleza, así como los resultados de las diversas excavaciones realizadas en su solar, no arrojan datos sobre asentamientos anteriores al medievo. Así, las primeras referencias a esta fortaleza son de fuentes árabes del siglo XIII, cuando, formando parte del protectorado benimerín, Casares adquirió gran importancia como una de las fortalezas situadas entre el litoral del Estrecho y la Serranía de Ronda.

Castillo de la Duquesa, Manilva

El castillo de la Duquesa ha tenido, y tiene, diversos usos a lo largo de los años. El castillo de la Duquesa ha tenido, y tiene, diversos usos a lo largo de los años.

El castillo de la Duquesa ha tenido, y tiene, diversos usos a lo largo de los años. / manilva.es

El castillo de la Duquesa en Manilva se encuentra en la playa de La Duquesa y recibe también el nombre de Fortín de Sabinillas, por encontrarse junto a este núcleo costero.

El castillo de la Duquesa fue construido en el siglo XVIII por Francisco Paulino durante el reinado de Carlos III, con el fin de defender esta zona de las constantes incursiones de piratas y corsarios.

La fortaleza se construyó aprovechando unos viejos muros romanos y que apenas superaban un metro de altura. La estructura del castillo albergaba un destacamento para la caballería y otro para la infantería, así como un pajar, una cocina y una capilla.

Fue empleado como cuartel de la Guardia Civil durante años y, actualmente, es un lugar de encuentro de citas culturales y de ocio, además de albergar restos arqueológicos encontrados en la zona, por lo que este castillo nunca ha dejado de ser empleado.

Castillo de Lízar, Frigiliana

Nadie sabe con seguridad cuándo se construyó el castillo de Lízar. Nadie sabe con seguridad cuándo se construyó el castillo de Lízar.

Nadie sabe con seguridad cuándo se construyó el castillo de Lízar.

No se sabe con certeza cuando se construyó el castillo de Lízar de Frigiliana, si en el siglo IX -coincidiendo con la revuelta de Omar Ben Hafsun contra el emir de Córdoba- o durante el siglo XI -coincidiendo con la construcción de otros recintos similares por parte de los almorávides-.

El castillo de Lízar disponía de agua procedente de una acequia, que le llegaba a través de un pequeño acueducto y ocupó una superficie de unos 4.000 metros cuadrados. Ubicado en lo alto del pueblo, se conserva en muy mal estado: en la actualidad únicamente quedan de él restos de su cimentación y parte de la rampa de acceso.

Según las crónicas que nos han llegado de la época, esta importante defensa fue destruida por los ejércitos cristianos en el año 1569 por orden de Luis de Requesens, comendador mayor de Castilla, con el beneplácito de Felipe II, que deseaba acabar con todo lo que le recordara la rebelión de los moriscos y tampoco quería que volviera a ser refugio de sus enemigos.

No se conoce la estructura de su trama interior, pero sí la del trazado exterior, gracias a la conservación de algunos lienzos de muralla de poca altura y restos de muros. Así, la fortaleza cubriría la totalidad de la corona del cerro de Lízar. Además, se presupone que la defensa del castillo contaría con varias torres y por lo menos un acceso desde la cara sur, hacia el pueblo, aunque también pudo tener otra puerta en la cara norte, siendo un punto de acceso más fácil.

Castillo de Cártama

El castillo de Cártama custodia desde hace siglos la Vega del Guadalhorce. El castillo de Cártama custodia desde hace siglos la Vega del Guadalhorce.

El castillo de Cártama custodia desde hace siglos la Vega del Guadalhorce. / malaga.es (Miguel Ángel Mateos)

Sobre la agreste cumbre del cerro de la Ermita, desde la que se disfruta de inmejorables vistas de la Vega del Guadalhorce, un castillo musulmán del siglo X otea el horizonte: es el castillo de Cártama, que se erigió durante siglos como uno de los principales baluartes de la defensa de Málaga.

La ubicación estratégica de este castillo resultaba clara si tenemos en cuenta que vigila la Hoya de Málaga, el último tramo navegable del Guadalhorce, al pie de las sierras Espartales y la Llana, puerto fluvial durante la época romana.

El castillo de Cártama posee una planta rectangular, con doble recinto defensivo, de modo que el primero disponía de diez torres y, el segundo, que se acercaba a la ciudad, mantiene ocho torres y una torre albarrana.

Además, dicha fortaleza estaba preparada para soportar asedios con el apoyo, entre otras cosas, de un aljibe realizado en época califal. Este depósito está excavado en la roca, con forma cuadrangular cubierto con bóveda de cañón.

Fortaleza del Rey Chico o Castillo de Qasr Bunayra, Casarabolena

La elevada Fortaleza del Rey Chico de Casarabonela. La elevada Fortaleza del Rey Chico de Casarabonela.

La elevada Fortaleza del Rey Chico de Casarabonela.

La Fortaleza del Rey Chico, también conocida como castillo de Qasr Bunayra, de Casarabolena data, en su mayor parte, del siglo X y está declarada como Bien de Interés Cultural, aunque de ella perduran pocos restos, en concreto varias torres y algunos lienzos de muralla.

Se cree que el castillo de Qasr Bunayr tiene un origen romano, aunque fueron los árabes los que le proveyeron de esplendor.

Concretamente, Umar ibn Hafsum, en el año 922, lo convirtió en su base de operaciones contra Bobastro, de modo que en esa época nazarí fue un bastión fundamental.

De hecho, es el principal exponente del antiguo asentamiento árabe en la localidad, creciendo a su alrededor la ciudad islámica amurallada, lo que acabo el día 2 de junio de 1485 cuando los castellanos entraron en el municipio y emplearon el asentamiento como fortaleza militar hasta el siglo XVIII.

Alcazaba de Ronda o Castillo del Laurel

De la Alcazaba de Málaga sólo queda un recuerdo. De la Alcazaba de Málaga sólo queda un recuerdo.

De la Alcazaba de Málaga sólo queda un recuerdo. / Javier Flores

La alcazaba de Ronda fue parcialmente destruida durante el asedio de Ronda en 1485 durante la Reconquista, trabajo que, cerca de 400 años después, terminarían las tropas francesas durante la Guerra de la Independencia. Para rematar, además, la alcazaba de Ronda sufrió daños a principios del siglo XX como resultado de la ampliación de la calle de las Imágenes y la construcción sobre él de un internado que recibió el nombre de Castillo del Laurel.

Un viejo colegio internado que hoy en día está abandonado y cuyo patio se usa de aparcamiento. Queda muy poco de la estructura árabe original, y a pesar de que en numerosas ocasiones se ha intentado rehabilitar como hotel, la Junta de Andalucía nunca ha concedido los permisos necesarios para ello.

El posicionamiento primigenio de esta fortaleza obedecía a su una importancia estratégica para Ronda, ya que aprovechaba un espolón rocoso situado, adaptado con al menos dos líneas de murallas. En el interior, el castillo estaba protegido por un muro de torres fortificadas, encontrándose la torre del homenaje en el lado oriental frente a la ciudad.

De este modo, su situación permitía que la entrada a la ciudad y los dos arrabales pudiera controlarse desde la fortificación, formando, junto con la desaparecida Puerta de las Imágenes, un sistema defensivo casi inexpugnable, sólo vulnerable mediante asedio.

Castillo del Águila, Gaucín

El castillo del Águila observa con mirada atenta a los vecinos de Gaucín. El castillo del Águila observa con mirada atenta a los vecinos de Gaucín.

El castillo del Águila observa con mirada atenta a los vecinos de Gaucín. / gaucin.es

En lo más alto del pueblo de Gaucín se encuentran las ruinas del castillo del Águila. Su origen es árabe y fue construido en el siglo XX.

Del castillo del Águila se conservan la muralla, la torre homenaje, los aljibes y algunos otros elementos, gracias ha que ha sido reconstruido en varias ocasiones, a lo largo de los siglos por su valor estratégico.

La última de dichas reformas tuvo lugar en el año 1808 con motivo de la Guerra de la Independencia, reforma que fue reforzada en 1842 durante la regencia del general Espartero. Hasta el siglo pasado estuvo artillado y guarnecido. 

El castillo del Águila oculta un camino subterráneo de escape, obra de los árabes. Junto a la fortaleza, por la parte oriental, encontramos la ermita del Santo Niño, que en un tiempo fue habilitada como cuartel, y una de las torres del castillo, que se empleó como polvorín.

El castillo cementerio de Benadalid

El cementerio de Benadalid ya es indistinguible del castillo original. El cementerio de Benadalid ya es indistinguible del castillo original.

El cementerio de Benadalid ya es indistinguible del castillo original. / Javier Flores

Fuera del casco urbano de Benadalid, al norte de esta localidad, localizamos un viejo cementerio con torres cilíndricas que no es nada más ni nada menos que un castillo: el castillo cementerio de Benadalid.

No está claro el origen del castillo de Benadalid: no se sabe a ciencia cierta si se remonta a la época romana o a los siglos XIII o XIV porque es una de las fortalezas más extrañas en su adscripción medieval y la cita documental más antigua data del año 1286.

Su edificación es de planta regular y en forma trapezoidal, con el acceso principal en la base mayor y orientado al noroeste. Sus muros son de mampostería trabada con mortero de cal y cuenta con tres torres cilíndricas, a falta de una por causa de un derrumbe. En el centro del recinto se encuentra un aljibe subterráneo y junto al acceso hay otra torre de sección cuadrangular.

En su exterior se reviven, una vez al año que, como todo el mundo sabe, no hace daño, las luchas que debieron disputar las fuerzas moras (¿hoy en día hay que decir árabes?) y cristianas, alterando la calma y tranquilidad que reina en la zona durante la mayor parte del tiempo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios