Infraestructuras

La Diputación de Málaga entrega la innovación del vial alternativo al Puente Nuevo de Ronda

  • La nueva vía se plantea para poder reducir el tráfico por el casco antiguo rondeño

Entrega de la documentación a la alcaldesa de Ronda. Entrega de la documentación a la alcaldesa de Ronda.

Entrega de la documentación a la alcaldesa de Ronda. / M.H. (Málaga)

La Diputación de Málaga ha concluido la redacción de la innovación y estudio ambiental de la circunvalación sur del casco urbano de Ronda, un proyecto que permitirá la construcción de un vial alternativo al Puente Nuevo con zonas recreativas anexas. Así lo dio a conocer la vicepresidenta segunda de la Diputación, Margarita del Cid, junto a la alcaldesa de Ronda, María de la Paz Fernández, en una rueda de prensa en la que se han desgranado algunos detalles de la futura actuación.

Se trata de un proyecto redactado en su totalidad por la Diputación de Málaga y que se encuentra actualmente en fase de tramitación por parte del Ayuntamiento de Ronda y la Junta de Andalucía, ya que supone una modificación del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de Ronda. Tras la aprobación pertinente podrán dar comienzo las obras, que se desarrollarán en una parcela de 35.168 metros cuadrados de suelo no urbanizable protegido.

Aquí se construirá un vial que unirá el primer nivel que da acceso al núcleo urbano desde la carretera autonómica A-397 con caminos al sur del centro histórico, lo que permitiría evitar que los vehículos tuviesen que cruzar por el casco antiguo rondeño para salvar el cortado que divide al casco urbano.

De este modo se espera reducir de forma considerable el tráfico interno por el núcleo urbano y se solucionarán los problemas de conectividad viaria interna y de acceso al conjunto histórico del municipio, con el objetivo de preservar y mejorar este espacio protegido de carácter histórico-artístico que recibe un gran número de visitas cada año.

Al mismo tiempo, la actuación servirá para poner en valor el paisaje urbano, el centro histórico de la ciudad y sus principales monumentos, y añadirá un nuevo espacio de descanso para vecinos y visitantes con áreas recreativas y una senda peatonal. La construcción de este vial alternativo fue una de las promesas que realizó el actual Gobierno municipal antes de poner en marcha cualquier tipo de regulación de la circulación por el casco antiguo que en la actualidad representa la única vía para circular entre el centro de la ciudad, casco antiguo y barrio de San Francisco.

La decisión del anterior gobierno local de cerrar durante varias horas el tráfico por el Puente Nuevo provocó varias manifestación para pedir la rectificación de dicha medida que se implantó con el objetivo de mejorar la sostenibilidad.

Una medida que fue revertida por el actual equipo de gobierno, que tan solo mantuvo la calificación de la vía como zona residencial que obliga a circular a una velocidad máxima de 20 kilómetros por hora y confiere prioridad a los peatones al circular por la calzada, aunque en la realidad esta vía funciona como una calle más que no cuenta con esta regulación especial.

La medida provocó una profunda conflictividad durante la pasada legislatura con continuadas protestas tanto en forma de manifestación como en los actos organizados por parte del Ayuntamiento.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios