Semana Santa

Salesianos, solemnidad desde el barrio de Capuchinos

Salida de la hermandad de Salesianos este Miércoles Santo.

Salida de la hermandad de Salesianos este Miércoles Santo. / Marilú Báez

La Hermandad Salesiana y Cofradía de Nazarenos del Santo Cristo de las Penas, María Santísima del Auxilio, San Juan Evangelista y San Juan Bosco tiene su origen en 1985, de mano de un grupo de jóvenes antiguos alumnos del Colegio Salesiano de San Bartolomé de Málaga. Los mismos alumnos que, bajo la atenta mirada de María Auxiliadora, son cada Miércoles Santo espectadores de su caminar por la capital malagueña.

La Hermandad Salesiana cuenta con múltiples elementos distintivos que hacen de esta cofradía un ejemplo de solemnidad, del que fueron testigos los cientos de malagueños que la acompañaron por su recorrido desde el barrio de Capuchinos hasta el centro de la ciudad. 

Uno de ellos es la túnica de color negro con una cola de dos metros de longitud recogida en un cinturón de esparto. También el escudo de la corporación estampado en los ropajes de cada uno de sus hermanos nazarenos o los portadores de trono luciendo un negro impoluto. Sin embargo, es el ángel del trono del Santo Cristo de las Penas quien capta las miradas.

Una mujer dedica una saeta a pie de trono. Una mujer dedica una saeta a pie de trono.

Una mujer dedica una saeta a pie de trono. / Marilú Báez

Como cada año, este ángel situado en la parte trasera del trono procesional, cambia de estética y sirve como motivo conmemorativo de los acontecimientos que tienen lugar ese año dentro del mundo de las cofradías malagueñas. Este Miércoles Santo, el ángel porta sobre sus manos un alfiletero que, como si de una ofrenda se tratase, busca pedir por la salud de todas las camareras que de manera silenciosa y desinteresada vuelcan su trabajo y esfuerzo en su titular mariana, la Virgen del Auxilio.

Este no es la única imagen del trono del Cristo de las Penas con singularidades y es que otros ángeles llevan elementos curiosos en sus manos, como una caña para encender las velas o un ramillete de flores.

Un pequeño monaguillo en brazos de un penitente de la hermandad de Salesianos. Un pequeño monaguillo en brazos de un penitente de la hermandad de Salesianos.

Un pequeño monaguillo en brazos de un penitente de la hermandad de Salesianos. / Marilú Báez

El Santo Cristo de las Penas y María Santísima del Auxilio son acompañados por San Juan Evangelista, María Magdalena, María Cleofás y María Salomé, todas las obras esculpidas por Manuel Carmona Martínez. Juntos, muestran el momento en el que Cristo, próximo a expirar, nos encomienda a su Santa Madre en la persona del discípulo amado. Y tal como se representa, el pueblo de Málaga se encomienda a ellos en una jornada llena de fe y devoción que iniciaron de forma puntual desde su casa hermandad, frente al Santuario de María Auxiliadora. Una saeta precedió el momento de emprender un recorrido que les llevó a hacer estación de penitencia en la Catedral como cada Semana Santa. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios