Jueves Santo | Traslado del Cristo de la Buena Muerte

La lluvia no quiso más emociones

  • El traslado del Cristo de la Buena Muerte se hizo de manera directa por las precipitaciones

Legionarios portan al Cristo de Mena bajo la lluvia. Legionarios portan al Cristo de Mena bajo la lluvia.

Legionarios portan al Cristo de Mena bajo la lluvia. / Jesús Mérida

El traslado del Cristo de la Buena Muerte, vulgo de Mena, siempre es esperado con impaciencia por centenares de personas que se trasladan hasta la capital a vivir un momento protagonizado por la Legión. Miles de personas abarrotan las calles por las que realizan su recorrido desde el Palmeral de las Sorpresas hasta la plaza Fray Alonso de Santo Tomás. Toman la ciudad, literalmente. Mientras, los hermanos de la Congregación de Mena trabajan para que todo quede dispuesto ante un cielo de incertidumbre.

Frente a los aspavientos de un público enfervorizado de patriotismo -se quejó de periodistas, cuerpos de seguridad e incluso de la altura de la tribuna de autoridades, que desde la rivera del Guadalmedina tapaba parte de la visión del público-, con algunas banderas atadas al cuello y vivas a la Legión y a España, las nubes comenzaron a cubrir el cielo mientras llegaban las autoridades. Este año, sin ministros y con el alcalde Francisco de la Torre fuera del podio, donde se presentaron el hermano mayor de Mena, Antonio de la Morena; el presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno; y representantes de la Castrense, la Marina y la Legión.

Apenas sonó el clarín y aparecieron guiones y banderines por la puerta de Santo Domingo cuando la lluvia comenzó a caer con intensidad. Aguantando estoicamente el chaparrón, los legionarios cantaron El novio de la muerte mientras el Crucificado tallado por Palma Burgos cruzaba la corta distancia entre la iglesia y la casa hermandad a paso lento, lo que acabó por empapar la talla. Al vivirse un traslado tan particular, el público demandaba más y los soldados ofrecieron La canción del legionario para el disfrute general de los presentes. La talla quedó entronizada como en años anteriores y dispuesta para la salida procesional de esta tarde justo en el momento en que dejó de llover.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios