Unicaja Baloncesto | Rubén Guerrero y Francis Alonso Decisión estratégica

  • Francis Alonso y Rubén Guerrero vuelven a enfrentarse hoy en la NCAA con Carlos Jiménez de testigo en las gradas

  • Ambos acaban su periplo universitario en verano

Francis Alonso y Rubén Guerrero. Francis Alonso y Rubén Guerrero.

Francis Alonso y Rubén Guerrero. / @samford y @uncg

El Greensboro Coliseum de la ciudad de Carolina Norte acoge la próxima madrugada un enfrentamiento entre los dos malagueños en la NCAA, Francis Alonso y Rubén Guerrero, dos de los dos españoles más pujantes en la competición universitaria americana. Greensboro contra Samford, segundo (9-1) contra sexto (4-7) de la Southern Conference. Ya se midieron en diciembre pasado. En la grada estará Carlos Jiménez, el director deportivo del Unicaja, pendiente de la evolución de los dos jugadores en los que el club piensa para el futuro. Ambos acaban su periplo universitario este verano.

Hay expectación en el entorno cajista por ver cuál será el futuro de Alonso y Guerrero, cada uno a su manera dos jugadores excitantes y con aparente potencial para hacer carrera sólida profesional. Son dos jugadores de la casa y malagueños, formados en Los Guindos, en el caso de Francis desde la EBG, hasta que acabó la etapa junior. Rubén llegó desde Marbella. Antes de marcharse tuvieron sus minutos en LEB en el Clínicas Rincón, incluso.

El evidente talento natural (y trabajado) de Alonso para anotar y las cualidades físicas y atléticas de Guerrero, el malagueño más alto que ha jugado a un nivel apreciable (2.13 metros), llaman la atención. Su temporada en la NCAA está siendo notable. En su cuarto año en Greensboro, en partidos de su conferencia Alonso anota 16.3 puntos por partido, esta temporada con unos porcentajes de tiro algo peores que en la anterior (36% de campo), como referente ofensivo de su equipo. Además, suma 2.5 asistencias y 2.3 rebotes.

En el caso de Rubén Guerrero, en su sexto año en Estados Unidos (uno en una Prepschool en Wichita, tres en South Florida, uno en blanco en la disciplina de Samford como peaje por el cambio de universidad y éste), está exhibiendo su mejor versión, con mucha diferencia, en su periplo yankee. Relegado a un papel defensivo en South Florida, el ex jugador Scott Padgett (militó en Utah, Houston, New Jersey, Memphis y Granada y ahora es su entrenador) ha tocado la tecla para activar a Guerrero, que promedia 13.9 puntos, 8.1 rebotes y 2.2 tapones por duelo.

¿Es compatible la exigencia de un equipo que aspira a jugar la Euroliga cada temporada y la paciencia al hacer un hueco en la plantilla para jugadores que llegan de otro baloncesto? ¿Cuál es el nivel real de la NCAA? ¿A qué categoría española sería comparable? ¿Los números son extrapolables de alguna forma? Son preguntas que se hace el aficionado y que también se formulan en las oficinas de Los Guindos. A nadie le interesa más que a la propia entidad promocionar a jugadores formados en la casa con la inversión que se hace en ellos, aunque sea tras este largo master en Estados Unidos. Pero el puzle es complicado. Guerrero podría tener el rol de Viny, por ejemplo. La evolución de Alonso, más escolta en la NCAA, abre el abanico en un hipotético regreso. También cabe la opción de fichar y cederles a otro ACB, no hay que olvidar que, más allá del asunto sentimental, son cupos. Escasean y otros equipos de nivel también les vigilan. 

Ambos juegan en la Southern Conference, considerada una mid major, el segundo nivel de consideración entre las más de 350 universidades que componen la Division I. Hay nueve conferencias (ACC, Big 10, Big 12, Pac-12, SEC, Big East, American, Atlantic 10 y Mountain West) que se tienen en un estatus mayor (high major). Pero también salen jugadores de nivel de esas mid majors. Por poner un ejemplo cercano, Domas Sabonis y Kyle Wiltjer estuvieron en Gonzaga, que compite en la WCC, una de ellas.

El Unicaja usó con Alonso (22 años) y Guerrero (23) el derecho de inscripción preferencial,valedero para jugadores jóvenes hasta los 21 años. Ello da potestad para presentar por ellos una oferta cualificada y actuar según el proceso de contratación de la ACB. Al hacer esa oferta, están sometidos al derecho de tanteo y podrán igualar cualquier oferta que presente otro club español.

Queda constatar, claro, la voluntad de los jugadores, cuáles son sus planes una vez se gradúen. Ambos han expresado públicamente su deseo de jugar en el Unicaja más tarde o más temprano. Hay que mantener las distancias con las normativa que impone la NCAA, por la cual los jugadores pueden ser sancionados si negocian con agentes o cualquier club profesional. En el Unicaja se ha seguido la evolución de Alonso y Guerrero desde la lejanía, con un seguimiento constante de números y vídeos. Pero ahora llega, este verano, un momento decisivo, de alguna manera también estratégico para el club. Jiménez viajó para recabar información sobre el terreno, hoy podrá hacerlo en un partido in situ. También contemplará un par de partidos de NBA y regresará antes de regresar el lunes a Málaga.

Tanto Alonso como Guerrero hablaron de su experiencia en el programa Elegidos de Movistar. “Ojalá haga un buen mes y tenga una oferta para poder jugar en un club de ACB, ojalá también pueda hacer algún entrenamiento de un equipo de NBA”, afirmaba El Gigante, como le conocen en Samford, al tiempo que valoraba su progresión en Estados Unidos: “Las cosas que sabía hacer las hago mejor y más a menudo. Me lo estoy creyendo un poco más y para mí es el mejor paso que he dado. El juego es diferente al de Europa, pero es bueno conocer algo distinto”.

Ahora puedo leer más situaciones, con el balón y sin balón, siento que mejoré. He podido sacar mi carrera en cuatro años, ahora vamos a intentar repetir en la March Madness... Le diría a cualquier chico de España que si tiene la oportunidad de venir no la rechace. Es muy difícil al principio, solo y sin familia, pero aprendes mucho”, explicaba Alonso, que también hablaba sobre el partido que jugaron en Samford en diciembre y que fue su máxima anotación de la temporada (30 puntos) para la victoria de su equipo (75-83). “Salieron físicos y duros, fue raro para mí, nunca había tirado tantos libres”, decía Alonso. “Francis ha mejorado muchísimo, ahora es uno de los mejores anotadores europeos de la NCAA. Ellos tienen un equipo buenísimo, mejoramos, perdimos por poco en casa y vamos a intentar ganarles allí”, remachaba Guerrero. Carlos Jiménez será testigo de un duelo entre dos jugadores que, quizá, pueden regresar a Málaga.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios