Resultado y crónica del Unicaja - Galatasaray Seriedad y suspense (88-83)

  • El Unicaja encadena sus mejores minutos para liderar hasta por 18 puntos, pero la reacción final del Galatasaray deja el partido en cinco puntos de margen

  • Líder en solitario

Carlos Suárez pelea por un rebote. Carlos Suárez pelea por un rebote.

Carlos Suárez pelea por un rebote. / Javier Albiñana

A lomos de un gran Axel Toupane, en una notable segunda mitad colectiva empeorada por un final que se enmarañó y que pudo costar caro, el Unicaja derrotó en un partido serio al Galatasaray. Era un encuentro de exigencia y el equipo de Luis Casimiro respondió elevando el listón. Con minutos de congestión, también con fluidez sobre todo en la segunda mitad, mostró más argumentos que el cuadro turco. Llegó a ganar por 18 puntos el equipo malagueño en el cuarto final, tras posiblemente los mejores minutos de la temporada, pero una reacción final turca comprimió el partido hasta el 88-83 final. Ayudó a la desconcentración un arbitraje que, por momentos, fue desquiciante. Se pudo conseguir un average mejor con el equipo con el que previsiblemente se peleará la primera plaza del grupo, pero se mantiene el 0 en el casillero de derrotas.

Son las vías de mejora de un equipo al que se le va poniendo mejor cara. El Unicaja empezó el partido espeso, con un 1-10 adverso para un Galatasaray más enchufado. La lesión de Jaime Fernández dejaba hueco para que Avramovic ganara minutos, pero el serbio volvía a estar intrascendente con esta opción. Es una apuesta del club que ofreció detalles interesantes en pretemporada, pero le está costando arrancar.

La ausencia de Jaime obligaba a nuevas estructuras de quinteto, sobre todo sin un Avramovic con peso. Fue Toupane quien emergía con más fuerza para demandar minutos. El francés tiene la planta y las cualidades para ser un jugador desequilibrante. La creación de juego en el bote puede potenciarla si obtiene un rol con peso. Estuvo, activo, forzando faltas y robando un par de balones. Le falta una lectura más correcta cuando intenta crear, detectar superioridades. Después tendría continuidad en la segunda mitad. También Gerun producía y la entrada de Alberto Díaz equilibró más al equipo.

Con 18-21 se iba al final del primer cuarto, pero habían mejorado las sensaciones respecto al arranque. Ejim subía el nivel defensivo y el Unicaja ya competía de tú a tú con un equipo también llamado a estar en el Top 8 de la competición, en las eliminatorias. El trío Harrison-Webster-Auguste tiene peligro y lo demostraba.

Una canasta de Deon Thompson daba la primera ventaja del partido al Unicaja tras varios ataques en los que no se cristalizaba esa remontada (29-27). Y ahí el partido se equilibraba, con cambios en el liderazgo en el marcador. Se escapaban algunos rebotes que no se debían escapar (aunque había equilibrio al descanso) y faltan esos detalles de mejor conocimiento mutuo en ataque para ir cuadrando. Una llamarada de Deon Thompson, que mejora los ataques, al menos de forma conceptual, cuando recibe el balón, propició que el Unicaja se fuera al descanso con ventaja (41-39).

Conforme pasaba el encuentro iba adquiriendo más protagonismo Josh Adams (1/6 en el tiro en el primer tiempo). Encontró a Gerun para jugar continuaciones y bajo el aro, una entrada de calidad, otra asistencia a Waczynski, dos tiros libres... Una secuencia interesante, jugando de base, que permitía al Unicaja seguir arriba en el marcador. Porque el Galatasaray seguía percutiendo, con sus americanos al mando, pero también alguna mano de sus turcos.

Siguieron buenos minutos con Alberto Díaz al mando. La rotación se había comprimido, sin Avramovic y Rubén Guerrero ya en la segunda mitad. Toupane y Waczynski se alternaban en el puesto de dos cuando Adams tenía descanso. Es un nicho de crecimiento en versatilidad que tiene también el equipo, por más que ninguno tenga el desborde de Jaime Fernández. Los buenos minutos del Unicaja tenían premio con una renta al final del tercer cuarto (64-58), aumentada con un triple de Alberto tras dos buenas defensas al comienzo del último cuarto. Y llegaron otro dos de Toupane, más un mate del francés tras robo. Y el marcador se disparaba (75-60).

Gran aparición del jugador francés, con confianza para decidir y firmar la escapada del Unicaja, directa hacia la victoria. Mezclados con excelentes momentos defensivos en este tramo, el equipo malagueño consiguió coger las riendas del partido, al que Toupane asestó el golpe que parecía definitivo con otro triple más (78-60).

Pero el partido no había acabado, ni mucho menos. Tres triples consecutivos y una antideportiva de Adams permitían al Galatasaray firmar un 0-11 que dejaba faena por hacer. Rápidamente devolvía a pista Casimiro a Alberto Díaz, con quien se atajaba el corte, pero le pitaban una segunda técnica por simulación que le sacaba del partido a falta de 1:36. Bajó hasta los cinco puntos el Galatasaray tras un mal ataque cajista. Adams metió un triple, repelió Harrison, Waczynski anotó un tiro libre y Elegar cogió al rebote a falta de 22 segundos para meter otro tiro libre (87-80). Koksal, tras dos rebotes de ataque, encestó un triple a falta de 1.9 segundos. Con un tiro libre de Elegar acabaría el duelo (88-83).

El Unicaja se queda como líder en solitario del grupo de la Eurocup y encadena su quinta victoria consecutiva. Con mucho campo de mejora aún, pero con una evidente línea ascendente y con un gran reto el próximo domingo en la pista del Valencia Básket. Más dificultad.

Consulte las estadísticas del partido

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios