Vivir

Andrés Olivares, abanderado de la Feria de Málaga 2018

  • “Ondearé esa bandera de lado a lado, e intentaré que llegue lo más alto posible para que acaricie a los que ya no están”

Andrés Olivares, segundo por la derecha, abanderado de la Feria de Málaga 2018. Andrés Olivares, segundo por la derecha, abanderado de la Feria de Málaga 2018.

Andrés Olivares, segundo por la derecha, abanderado de la Feria de Málaga 2018.

La asociación de comerciantes Centro Histórico de Málaga ha presentado esta mañana al abanderado de la Feria: Andrés Olivares, presidente de la Fundación que lleva su nombre, quien ha asegurado que le llena de “orgullo y satisfacción” portar la bandera de la ciudad en unas fechas tan señaladas.

Olivares ha confesado que cuando se lo propusieron le “entró de todo por el cuerpo” porque a él lo que le gusta es ser “el papá de Luis”, pero que acogió la noticia como algo “por encima de lo que alguien puede esperar”, y afronta con ilusión poder estar rodeando de tanta gente el la Romería de la ciudad que se celebrará el próximo 11 de agosto.

Pero, lo que más le entusiasma es poder ondear la bandera “de lado a lado” para intentar así, “que llegue lo más alto posible para que acaricie a los que ya no están y que por el otro lado que no suba tanto para que siga acariciando a los que están”, ha afirmado, visiblemente emocionado, Olivares, que ha deseado “estar a la altura” y que ensayará el movimiento de la bandera como “Andrés hace las cosas, desde el corazón”.

El presidente de la Fundación ha señalado que el verdadero significado -para él- de ser abanderado es trasladar el compromiso de esta sociedad con algo tan importante para él, por su experiencia vital de vida, como el cáncer infantil y portar la bandera de Málaga en su Feria, es, “de alguna forma, ser el representante” de ello, por lo que lo considera un “regalazo”.

Para Olivares lo mejor de las fiestas de la capital malagueña es “su esencia” y ha recordado con cariño como su padre fue uno de los miembros de la asociación del Centro Histórico de Málaga que impulsaron la Feria, además de ha querido compartir un grato recuerdo de su infancia que fue la primera vez que se atrevió a bajar a caballo para pasear por el centro de la ciudad.

“Ir a una buena caseta y bailar muchas sevillanas” es lo que Andrés Olivares nunca se pierde en la semana de Feria y además, ha recomendado a todo el que se acerque que “la disfrute, que la viva y que se me meta en todos los rincones”, porque -a su juicio- Málaga tiene unos “rinconcitos preciosos”. Las fiestas son un momento importante para él, y apela a compartirla en familia, para inculcar a los niños los valores de algo tan tradicional.

Por su parte, la presidenta de la asociación Centro Histórico de Málaga, María José Valenzuela, ha mantenido que para la entidad, “tomar esta decisión ha sido muy fácil”, porque en el momento en el que salió el nombre de Andrés Olivares, por unanimidad, todos estuvieron de acuerdo.

Valenzuela ha aseverado que en esta edición, la 38º, que sea Andrés quien se encargue de la bandera en las fiestas les parece “un gran honor”, para así dedicárselo a la Fundación, que “tanto bien ha hecho y hace por esos niños con una enfermedad difícil y ayuda tanto a los familiares como a ellos”.

El alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, que también ha acudido al acto, ha querido felicitar a la asociación Centro Histórico de Málaga por la propuesta, ya que Andrés es “una figura de ejemplo de solidaridad, de respuesta inteligente, sensible y cercana a una situación personal y familiar durísima”; además, para el regidor, es digno de admirar que Olivares sublime “ese dolor en una postura tan positiva y constructiva”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios