reinserción

Segunda oportunidad para la reinserción

  • Arrabal comienza un año más su programa 'Trece Rosas' dedicado al acompañamiento integral para las reclusas

  • Desde 2007, unas 400 mujeres se han beneficiado del proyecto

Un grupo de mujeres participantes en el proyecto, ayer, durante la presentación. Un grupo de mujeres participantes en el proyecto, ayer, durante la presentación.

Un grupo de mujeres participantes en el proyecto, ayer, durante la presentación. / M. H.

El 5 de agosto de 1939, poco después de finalizar la Guerra Civil, 13 mujeres - de entre 18 y 29 años - procedentes de las Juventudes Socialistas Unificadas fueron asesinadas, a causa de sus ideologías políticas, por el régimen franquista. Antes de su fusilamiento, las encarcelaron y torturaron. Fueron apodadas las Trece Rosas. Sus memorias han pasado a la historia y han sido protagonistas de obras literarias, poéticas, filmografías y documentales. En su honor y bajo el mismo nombre -Trece Rosas- también va dirigido el programa de la asociación malagueña Arrabal, "por el vínculo de la prisión y porque las 13 rosas con un símbolo para las mujeres", asegura Rosa del Mar Rodríguez, coordinadora del Instituto Andaluz de la Mujer. Se trata un proyecto de acompañamiento integral para las mujeres reclusas.

Fátima (35) y Loli (48) son dos de las 17 mujeres que asistieron ayer a la presentación de la décima edición del programa. "Nos han ayudado mucho", declara Fátima. Tras cuatro meses recluida, lleva tres años con el tercer grado y ahora trabaja en la asociación. "Me ha cambiado, me ha dado vida", asegura por su parte Loli. Según cuenta, ha pasado diez años en prisión, hace tres que está fuera y casi uno y medio en libertad condicional. ¿Cómo es la vida de alguien que sale después de tanto tiempo en prisión? "Salí desorientada, sin saber qué poder hacer (…) Me daba miedo hasta cruzar la carretera", asegura. Los talleres y cursos de la asociación la ayudaron a insertarse en el ámbito laboral y también el social, "apenas conocía Málaga, siempre estaba en mi mundo, ya me entendéis. Ahora es cuando estoy conociendo mi ciudad, tengo otras amistades, tengo mi novio, mi casa, estoy muy contenta", manifiesta satisfecha. Desde que salió ha estado buscando su oportunidad. Estuvo haciendo prácticas durante seis meses en un supermercado, más tarde trabajó una temporada en la asociación y después en una lavandería. Ahora mismo lleva dos meses en paro, pero su búsqueda de empleo no cesa: "Me he recorrido Málaga echando currículum", asegura.

Trece Rosas es un programa específico para las mujeres que están en situación de privación de libertad (segundo grado, tercer grado o libertad condicional). Viene desarrollándose desde el año 2007 por la Asociación Arrabal AID y subvencionado por el Instituto Andaluz de la Mujer. El proyecto trabaja con mujeres que tienen normalmente responsabilidades familiares y sin hábitos laborales, con una necesidad económica y personal urgente. La gran mayoría de las mujeres no tienen claro su objetivo profesional, así como de forma general carecen de una formación adecuada y muy desubicadas en cuanto a la red de recursos disponibles para ellas.

Desde que se puso en marcha el proyecto se han beneficiado 400 mujeres, según informa Pepi Reyes, encargada coordinación del área de dinamización social donde se enmarca Trece Rosas. Ese proyecto anual cuenta con la participación de mujeres aproximadamente que acuden con ganas de tener una segunda oportunidad. El requisito principal para participar es simple "que tengan voluntad de participar y que presente necesidad de acompañamiento o ayuda", aclara Reyes.

Cuando se sale de una situación así, lo que más se anhela es encontrar apoyo, de la familia, de amigos pero también de la sociedad. Esta es la esencia de Trece Rosas Arrabal, ofrecer a estas mujeres, formación, trabajo y estabilidad, para que su inserción a la normalidad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios