Un tesoro bajo el mar

Málaga lidera un proyecto para crear una red de conservación de áreas marinas en el mar de Alborán en una iniciativa pionera de la UICN para proteger los ecosistemas más amenazados por la presión humana

Raquel Garrido / Málaga | Actualizado 30.01.2011 - 12:32
zoom
Share
Un oasis de coral del tamaño de tres campos de fútbol o la desembocadura de un río que quedó sumergido bajo el agua cuando el nivel del mar subió hace entre 6.500 y 10.500 años. Los fondos del mar de Alborán guardan con recelo un incalculable tesoro que pocos tienen la suerte de haber podido contemplar. Montes, cañones y valles submarinos habitados por multitud de especies configuran un paisaje único que los expertos están de acuerdo en que hay que conservar y proteger a toda costa antes de que las enormes presiones humanas a las que están sometidos terminen por hacerlos desaparecer.

La primera en dar el paso ha sido la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), con sede en Málaga, que ha puesto en marcha un ambicioso proyecto con el que pretende constituir la que sería la primera red de áreas marinas protegidas de todo el Mediterráneo. La inmensa riqueza natural que alberga el mar de Alborán lo han hecho merecedor del centro de todas las miradas de los científicos de numerosos organismos de España, Marruecos y Argelia, que intentan ponerse de acuerdo sobre las áreas y especies más representativas que serán incluidas en el proyecto Med-RAS.

No sólo serán zonas protegidas, según María del Mar Otero, técnico del programa marino de la UICN. "Se incluirán áreas de pesca y otras que contengan restos arqueológicos para garantizar que toda la riqueza del mar de alborán está representada", señaló. Ya hay una decena de puntos elegidos por los expertos y que terminarán de perfilarlos en febrero, antes de que en marzo sean los Gobiernos de los tres países involucrados los que consensúen finalmente la propuesta.

Uno de los montes submarinos más singulares de todo el mar de Alborán está entre ellos. Está situado a tan sólo 55 kilómetros de las costas malagueñas, tiene una superficie de 35.000 metros cuadrados y se cree que en él existe o existió en otra época un arrecife de coral de enorme valor natural, algo poco habitual en el Mediterráneo. Investigadores del centro oceanográfico de Málaga estudiaron por primera vez la cima de este monte, bautizado con el nombre de algarrobo por su cercanía con el municipio malagueño, hace algo más de tres años y los hallazgos dejaron boquiabiertos a los científicos.

A unos cinco kilómetros de la costa de Marbella existe otro cañón submarino de enormes dimensiones que se formó hace miles de años en la desembocadura del río Verde. A este valle arenoso bajo el mar se le conoce como el Placer de las Bóvedas y los que han tenido la oportunidad de explorarlo coinciden que algo único, razón por la que también podría engrosar la lista de la futura red. ¿Por qué se ha elegido el mar de Alborán en todo el mediterráneo? Para Alain Jeudy de Grissac, responsable del programa de Conservación Marina de la UICN, la respuesta está clara y es "una zona de una riqueza inmensa" donde confluye lo mejor de dos mares.
0 comentarios
Normas de uso

Este periódico no se responsabiliza de las opiniones vertidas en esta sección y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenido ofensivo o discriminatorio.

Nuevo comentario
Concurso

Ganadores del concurso

Ya conocemos a los ganadores del premio del público y del jurado.

PUBLICIDAD